2018-06-02

217.- ¿Se puede negar la existencia de Dios?


La pregunta del título surge una y otra vez en las redes sociales dedicadas al tema del ateísmo.

Examinaré respuestas típicas y justificaré la mía, que es afirmativa.


1) No se puede probar la inexistencia de algo que no existe.

Esta respuesta no tiene sentido, porque presupone que Dios no existe.

Además es incorrecta, porque se puede probar la inexistencia de algo que no existe. Por ejemplo, se puede probar la inexistencia de un círculo cuadrado, porque su definición es autocontradictoria.


2) Todas las cosas son inexistentes hasta que se demuestre lo contrario.

No es así. Ejemplos:

- Las bacterias existían y mataban gente antes de que las descubriéramos.

- El planeta Neptuno existía antes de que lo descubriéramos.

- Los extremófilos en el fondo del océano existían antes de que los descubriéramos.

En este momento podría existir vida microbiana en Marte: no se puede confirmar, pero no por eso se puede concluir que no existe.


3) Los negativos no se pueden probar.

No siempre.

Supongamos que un sujeto nos cuenta que en uno de sus viajes encontró una isla que no aparece en los mapas, y que en esa isla viven elefantes voladores. Son idénticos a los elefantes africanos en forma, dimensiones y peso, pero vuelan usando las orejas como alas.

¿Necesitamos ir a la isla para saber si miente o no?

No, porque dada la densidad atmosférica y gravedad terrestre, es físicamente imposible que un animal de 5 toneladas levante vuelo batiendo "alas" de 2 m2. Los elefantes voladores no pueden existir en este planeta.

Algunos negativos sí se pueden probar.


4) Ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia.

No siempre.

Si alguien afirma que una casona abandonada en África es la guarida de un león viejo, podemos inspeccionar la casona, y aunque no veamos al león (podría estar de caza), si no encontramos hedor de león, ni huellas de león, ni excremento de león, ni restos de comida de león, ni pelos de león… podemos concluir confiadamente que la casa no es la guarida de un león.

Si la evidencia debiera existir, la ausencia de evidencia sí es evidencia de ausencia.


5) No se puede exigir al escéptico que pruebe la inexistencia de la "tetera de Russell".

Cierto, pero la tetera de marras es una mala analogía. Funciona bien con un dios indefinido (como el dios del deísmo), pero no con un dios personal como el cristiano.

Un dios indefinido que sólo pone en marcha el universo pero que no crea seres vivos, no hace milagros, no premia ni castiga, que no es necesariamente "justo" ni "bondadoso", se parece a la tetera invisible. No se puede demostrar su inexistencia, pero podemos vivir nuestras vidas como si no existiera. Sólo tiene interés académico.

Pero la pregunta "¿Se puede negar la existencia de Dios?" se refiere casi siempre al típico dios personal omnipotente, justo y bondadoso que creó el universo para nosotros, que hace milagros si se le ruega lo suficiente y que nos otorga la vida eterna, premiando a los creyentes y castigando a los ateos.

Ese dios es importante. Si existe, más vale que nos informemos bien acerca de qué espera de nosotros, porque nos estamos jugando la dicha eterna o el sufrimiento eterno.


6) No es necesario negar a Dios; un ateo sólo es alguien que no cree en dioses.

Sí, esa parece ser la definición más aceptada de "ateo". Seguramente todos los ateos cumplimos con ese requisito: no creemos que exista dios alguno, personal o impersonal.

Pero esa postura deja abierta la posibilidad para que el creyente alegue que "el ateo no puede probar la inexistencia de Dios", que es un "creyente" igual que él, que "el ateo tiene fe en la inexistencia de Dios", que "el ateísmo es otra forma de religión", etc.

Independientemente de cuál sea el significado más aceptado de una cierta palabra, lo importante es determinar si se puede negar al típico dios en el que se apoyan las religiones organizadas para dictar normas y controlar la vida de la gente.

Algunos apologistas cristianos exigen a quienes se definen como ateos que demuestren que no existe dios alguno, incluso uno que no interactúa en absoluto con el universo y con nosotros, porque ése es el significado de "ateo", según ellos. De esa forma colocan ante el ateo una valla casi imposible de salvar, basada en una minucia semántica.

Lo importante no es el significado de la palabra "ateo", el cual depende del diccionario que se consulte. Lo importante es responder la pregunta acerca de la existencia del típico dios personal que inspira a las religiones organizadas.





Esas son algunas respuestas a la pregunta "¿Se puede negar la existencia de Dios?" que aparecen frecuentemente en grupos ateos de Facebook y de Google+. Están todas equivocadas, en mi opinión.

Entonces, ¿cómo se puede probar que "Dios" (el típico dios personal) no existe?


1) Los atributos de Dios son autocontradictorios.

Cito la entrada "207.- Sobre el Ateísmo Esencial Total":

No es posible un ser que tenga las siguientes características:

- Sea infinito y cree algo fuera o más allá de él.

- Sea perfecto y tenga necesidad o estímulo de crear algo nuevo.

- Sea perfecto y bondadoso y cree un mundo imperfecto y con mal.

- Sea omnibenevolente y justo a la vez.

- Sea omnisciente y después se arrepienta de lo que ha creado.

Dios se parece al "elefante volador" de la isla desconocida, o a una "tetera de Russell" hecha completamente de cerámica y completamente de acero, la cual no puede existir, porque viola el principio de no contradicción.


2) La evidencia ausente.

Si el universo hubiera sido creado para nosotros por un ser omnipotente, observaríamos que había surgido en una fecha no muy lejana junto con el Sol, la Tierra, la Luna y algunos otros cuerpos celestes, más o menos como relata el Génesis. En cambio, tenemos evidencia de un inicio desde un punto microscópico, sin aporte de energía, es decir, de un fenómeno natural. Además, el universo actual es demasiado grande, demasiado antiguo y demasiado letal como para haber sido creado para nosotros.

Si las distintas especies de seres vivos hubieran sido creadas por Dios, tendrían la misma antigüedad. En cambio, observamos que surgieron gradualmente y secuencialmente mediante procesos naturales marcados por eventos catastróficos, tales como erupciones volcánicas gigantescas e impactos de grandes asteroides. Las especies actuales, menos del 1 % de las que alguna vez existieron, evolucionaron gradualmente desde formas simples a otras complejas a lo largo de miles de millones de años, porque en la biósfera de este planeta, uno entre trillones, se dieron las condiciones apropiadas.

Estudios sistemáticos han encontrado que no hay evidencia de sanaciones milagrosas, y algunos milagros (regeneración de miembros amputados) nunca ocurren, lo cual indica que los supuestos milagros son consecuencia de patologías mal diagnosticadas, o remisiones no explicadas todavía por la ciencia médica.

Se puede encontrar más información sobre los puntos anteriores en las siguientes entradas:

- Sección "La evidencia ausente" de la entrada "98.- En defensa del Nuevo Ateísmo – Parte 2".

- Sección "3.- Evidencia científica y contradicciones con los atributos de Dios" de la entrada "126.- Por qué soy ateo".

Dios se parece al "león viejo" de la casona abandonada: no encontramos la evidencia que debiera haber dejado. En este caso, ausencia de evidencia es evidencia de ausencia.

De hecho, es más grave aún: encontramos evidencia que contradice el perfil de Dios.


3) El castigo a los ateos

Según los sacerdotes católicos, pastores evangélicos y clérigos islámicos, Dios castiga a quienes lo niegan. La sanción puede ser terrible (como el infierno de Dante o el infierno islámico, ambos eternos), moderada (como el "alejamiento de Dios" de algunos cristianos), o temporal (como el "hospital de almas" de otros).

En cualquier caso es un castigo, y un ser superior que no deja evidencia de su existencia ni se revela ante los ateos, pero que los castiga de todas formas por no creer en su existencia, necesariamente sería malvado y traicionero.

En cambio, Dios está definido como justo y bondadoso.

El castigo a los ateos es, en mi opinión, el clavo final en el ataúd de Dios.





En resumen, el típico dios personal omnipotente, milagrero, justo y bondadoso que creó el universo para nosotros tiene atributos autocontradictorios, no deja evidencia de su existencia, pero castiga a quienes lo niegan. Por lo tanto no puede existir.





8 de Junio de 2018: esta entrada generó un gran número de críticas en Facebook y G+, las cuales agrupé y respondí en la entrada siguiente.


21 comentarios :

Kamu Syldeck dijo...

Hola:

Es más bien, que se debe negar la existencia de Dios, (padre cósmico que nos cuida y nos da consuelo), si se pretende ser honesto intelectualmente.

Si alguien cree en esta entidad y lo dice, es sólo honesto emocionalmente.

Saludos.

Jack Astron dijo...

Interesante, gracias por tu comentario.

Manuel Herrera dijo...


“No se puede probar la inexistencia de algo que no existe.”
Esta aseveración, que la expones como un argumento erróneo, me parece que está tu razonamiento insuficientemente sustentado.

Bastaría, sin entrar en si es posible o no desde el punto de vista matemático, que alguien demostrara que es operable la cuadratura de un circulo, o que probase con un hecho irrefutable, la existencia de un elefante sustentado con sus pabellones auriculares el aire. Si no lo aporta, ahí se para el diálogo, ya que en el terreno de la especulación, alguien podría contraargumentar, sin demostrar tampoco nada y por tanto imposible de falsar, que en una realidad de seis dimensiones sería plausible cuadrar el círculo o que en un lugar puntual de la Tierra la gravedad, por una causa desconocida, fuese de tal levedad que permitiese cual Yumbo volar a un elefante. Es la evidencia, por la presencia de la prueba, la que hace de facto la existencia del ente que se pretende demostrar.
La ciencia, sobre la existencia de una determinada entidad, lo que pide es conocimiento alrededor de una afirmación que proclame su existencia. Nadie, hace 150, podía afirmar la existencia de los extremófilos. Si alguien plantease a cualquiera de aquellos científicos, la existencia de esos pequeños seres, de seguro, que manifestaría su extrañeza y le pediría a continuación, tres cosas: La hipótesis en la que basa la viabilidad de la existencia de aquellas formas de vida, una muestra, a ser posible, de esos microorganismos y el camino para acceder a ellos, para comprobar la verosimilitud de tan novedosa proposición en su propio laboratorio. Si se diese solamente la primera condición, la proposición quedaría suspendida hasta que se proporcione la hipótesis. Pero si no se diese ni la primera, lo que queda comprometida, es la propia existencia de aquello que se pretende afirmar. Por consiguiente, desde un punto de vista empírico, aquello que se afirma y no se puede demostrar, para la ciencia no existe.

Solo se demuestra lo que existe. Para entender como esto primero debemos darnos cuenta que en la ciencia no puede existir la demostración de la inexistencia de algo, lo que la ciencia busca es demostrar si algo existe.
Lo que se afirma sin prueba se rechaza sin pruebas. O lo que es lo mismo: lo que no pueda ser demostrado para la ciencia, no existe.
La razón por la que es ilógico pedir pruebas de la inexistencia de algo es simple, imagina todos los fenómenos o personajes ficticios que necesitan ser demostrados como inexistentes, ¿habría que demostrar la inexistencia de todos ellos?, por ejemplo si a ti te dicen que existe una tetera orbitando alrededor del sol entre la tierra y marte ¿qué es lo primero que harías?, pedirías evidencia claro está, pero no hay un telescopio lo suficientemente poderoso y preciso que pueda ver un objeto tan diminuto y que no emite la cantidad de luz o radiación necesaria para que sea captado, entonces ¿existirá dicha tetera?, la persona que afirma tal cosa usará el viejo argumento de "denme pruebas de su inexistencia", pero por la infalsabilidad del fenómeno esto es imposible, sin embargo existe una manera de falsar de forma muy cercana un fenómeno, y esto es estableciendo la probabilidad de que dicho fenómeno exista o que tan dentro de las leyes conocidas puede existir dicho fenómeno.

Fermin Barajas Pazos dijo...

Al margen de teorías especulativas y ciñéndonos al estado de derecho, el tal "dios" no existe, si nos atenemos a estos dos principios jurídicos:

AFFIRMANTI INCUMBIT PROBÁTIO (quien afirma algo, debe probarlo).

INCERTA PRO NULLIS HABENTUR (lo incierto se considera inexistente).

Ergo, están fuera de la ley todas las religiones-iglesias-sectas que se han enriquecido haciendo creer a los fieles ingenuos que el tal "dios" existe, sin demostrarlo.

Jack Astron dijo...

Manuel

Estoy de acuerdo que, en general, es absurdo pedir pruebas de inexistencia. Entiendo el ejemplo que pusiste sobre la “tetera de Russell”, que, de hecho, mencioné en la entrada. Repito el punto 5 (en rojo):

5) No se puede exigir al escéptico que pruebe la inexistencia de la "tetera de Russell".

Cierto…
(Así comencé mi respuesta).

Más adelante, en el punto 1 azul, escribí:

Dios se parece ... a una "tetera de Russell" hecha completamente de cerámica y completamente de acero, la cual no puede existir, porque viola el principio de no contradicción.

Lo mismo ocurre con el “círculo cuadrado”, al menos en nuestra realidad.

En general, las pruebas de inexistencia aplican a entidades cuya definición es autocontradictoria.

En lo referente a la ciencia, tú mismo pareces aceptar que es posible probar inexistencia con tu última frase:

sin embargo existe una manera de falsar de forma muy cercana un fenómeno, y esto es estableciendo la probabilidad de que dicho fenómeno exista o que tan dentro de las leyes conocidas puede existir dicho fenómeno.

Y ello aplicaría al “elefante volador”.

Saludos.

Jack Astron dijo...

Hola Fermín

Concuerdo en general con tu comentario.

“Lo incierto se considera inexistente” parece correcto desde el punto de vista jurídico, pero no sé si es válido en otros ámbitos.

Por ejemplo:

La existencia de las bacterias era incierta hace unos cuantos siglos, pero existían, y si se hubiera aplicado el principio anterior se habrían declarado erróneamente como inexistentes.

La existencia del planeta Neptuno era incierta hasta mediados del siglo 19, pero existía, y si se hubiera declarado como inexistente no habría tenido sentido buscarlo.

Quizás estamos ante un problema semántico.

Saludos.

Fermin Barajas Pazos dijo...

Las sectas no se han hecho multimillonarias con las bacterias, ni con Neptuno,pero sí con la palabra "dios", por lo que,de acuerdo con el ordenamiento jurídico, están obligadas a demostrar su existencia o,si no lo hacen, a devolver las inmensas fortunas acumuladas ilegalmente.

Fermin Barajas Pazos dijo...

Jack, una acción delictiva, como es el enriquecimiento ilícito, yo creo que debe tener repercusión en todos los ámbitos, ya que las sectas religiosas están sujetas también a las leyes en vigor, máxime si tenemos en cuenta su proceloso y sospechoso objeto social.

Jack Astron dijo...

Sí, venden una mercancía inexistente y más encima no pagan impuestos..

Kamu Syldeck dijo...

El problema, según lo veo, es la ausencia de una buena educación para la ciudadanía.

Estamos tan enfocados en formar productores, que olvidamos formar seres pensantes, que conozcan y ejerzan el pensamiento crítico, que le den importancia al crecimiento como personas, no sólo en lo material. Que maduren de una buena vez.

La religión, como la homeopatía, existen porque son avaladas por un gran sector de la sociedad, en altas y bajas esferas. Gente que no le importa quedar como ignorante, que no procura adquirir conocimiento para mejorar su perspectiva, sólo quieren vivir el momento, sentirse bien, aunque sea a base de engaños.

Boiron, por ejemplo, ha generado grandes ingresos y, en la práctica, el ordenamiento jurídico no le ha hecho devolver lo mal habido.

Porque lo real es que hay muchos intereses creados en éste y otros asuntos, como el tema de Dios, para aprovecharse del grueso de la población.

Y ésta última, convencida de que no puede vivir de otro modo, mejor, se quedan de lo más tranquilas que abusen de ella.

Y no son plenamente conscientes de esto.

Hay que poner estos temas sobre la mesa, aunque no sea lo políticamente correcto, dentro del marco del respeto, denunciar cuando corresponda. Es tarea de todos.

Voltaire dijo...

Jack, en general creo que trataste los arugmentos mas importantes, sin embargo creo qeu falta uno muy de moda, asi que solo por jod*r, te recuerdo que en tu lista de argumentos no trataste el "ajuste fino". Recuerdo que alguna vez escribiste sobre este argumento, que parecía que el propósito de dios era crear agujeros negros.

Kamu Syldeck dijo...

Es como aquello de que el Sol y la Luna parecen del mismo tamaño visto desde la superficie de este planeta. Si recuerdo, porque nuestro satélite es 400 veces más pequeño que el Sol, y éste último está 400 veces más lejos de la Tierra que la Luna.

Sólo así se da el eclipse solar que conocemos, "esa coincidencia no debe ser tal, tiene que haber intencionalidad."

Se contesta diciendo que antes la Luna estaba más cerca de la Tierra y que este satélite se aleja de nosotros 4 centímetros al año.

Pero se insistirá que es una intencionalidad que justo los seres humanos estemos aquí para verlo.

En fin...

Al igual que el ajuste fino "explica convincentemente" nuestra presencia en el universo, pero hubo un tiempo en el que en el cosmos no pudo existir vida y al "final" tampoco podrá mantenerla.

La necesidad emocional impide ver el panorama general. Indispensable para ser objetivo.

Saludos.

Jack Astron dijo...

Hola Voltaire, sí era esta entrada:

110.- El universo "finamente ajustado"

Si insistimos en el "ajuste fino" de las "leyes físicas", entonces es mucho más probable que el objetivo del creador hayan sido los agujeros negros.

Pero es como dice Kamu, la necesidad emocional de ser el objetivo final es superior.

Jack Astron dijo...

Respecto de la inexistencia y la ciencia: a mí me parece que el método científico nos permite demostrar inexistencia en ciertos casos.

Por ejemplo, supongamos que en el siglo 19 alguien hubiera afirmado que existían marcianos parecidos a nosotros, es decir, seres de inteligencia y tamaño similar al nuestro viviendo en buena parte de la superficie del planeta, en la cual existían ciudades, canales, puentes, grandes murallas, etc.

Esa afirmación no se podía negar en el siglo 19, porque Marte era una mancha borrosa en los rudimentarios telescopios de la época. No habría tenido sentido exigir a un escéptico que negara dicha afirmación, tal como ocurre con la "tetera de Russell".

Pero actualmente tenemos bastantes fotografías de alta resolución del planeta (tomadas desde orbitadores y vehículos robóticos) que sólo muestran paisajes desérticos. No hay mares, ríos o lagos. No hay fuentes de luz artificial en el cielo nocturno. No captamos ondas electromagnéticas artificiales marcianas, pudiendo hacerlo fácilmente. La atmósfera marciana es 100 veces más tenue que la nuestra y contiene un 95% de CO2.

Ahora sí podemos negar la existencia de una civilización global de marcianos parecidos a nosotros viviendo en la superficie de su planeta.

El caso es muy parecido al del león y la casona que aparece en la entrada.

La analogía de la "tetera de Russell" demuestra que no tiene sentido exigir pruebas de inexistencia en muchos casos, pero no demuestra que no se pueda probar inexistencia en todos los casos. A veces se puede.

E. Rodríguez dijo...

· "El castigo a los ateos es, en mi opinión, el clavo final en el ataúd de Dios."

Pero eso no permitiría en todo caso negar la existencia de Dios, sino mostrar que hay contradicción entre "un modo de concebir la supuesta bondad de Dios" y un modo de "concebir el castigo al ateo por tal DIos alno creer en él".

Dicho de otro modo: no hay que confundir X con lo que se diga de X. Lo que se diga de X puede ser contradictorio, pero eso sólo permite establecer que X no puede ser del modo que se dice, y no que necesariamente por ello no exista X.

No veo pues tal ataud.

E. Rodríguez dijo...

·Si insistimos en el "ajuste fino" de las "leyes físicas", entonces es mucho más probable que el objetivo del creador hayan sido los agujeros negros.

Falso, pues el ajuste fino de las leyes físicas se muestra como argumento en un sentido antrópico. REPITo. ¡ANTRÓPICO!.
Es desde el principo antrópico (respectivo al hombre, y a la posibilidad de que lo que sabemos del universo de modo global, requiera de la existencia del hombre para que sea conocido y posible, y su relación con el ajuste fino de las coonstantes fisicas para que ello haya sido posible).

Obviamente es discutible y polémico (yo de hecho me hago un lio mental cada vez que pienso en ello), pero es de todas, todas, absurdo decir que ello supone que el propósito de DIos era más bien crear agujeros negros. Lo que presupone es que usted confunde a Dios como si este fuera un mero ingeniero humano que debe optimizar recursos, tiempo y tal, por apremios propios de las impelencias del universo creado.
Lo importante es mostrar la enigmática relación que hay entre "ajustes fino y principio antrópico" y existencia "del cerco humano de comprensión como una parte del cosmos en el cosmos".

saludos.

E. Rodríguez dijo...

Respecto a la Tetera de Russell:

Claramente tenemos muchas pruebas contra el “teterismo”. Por ejemplo, hasta donde yo sé, el único modo para que una tetera pudiera llegar a orbitar alrededor del sol sería que algún país, con una suficientemente desarrollada capacidad de tiro al espacio, la pusiera en órbita. Ningún país con una capacidad tal es lo bastante frívolo como para malgastar sus recursos intentando poner en órbita a una tetera. Además, si algún país lo hubiera hecho, hubiera estado en todas las noticias; ciertamente hubiéramos oído hablar de ello. Pero no hemos oído nada.

Hay mucha evidencia contra el “teterismo”. Por lo que, si el teísmo es como el “teterismo”, el ateo, para estar justificado, debería tener (como el “a-tetero”) pruebas poderosas contra el teísmo.

saludos

Riskov dijo...

Interesantes tus argumentos, E. Rodríguez. Pero tienen sus correspondientes contrargumentos. Resumiendo:

La tetera de Russell no es de fabricación humana; fue creada para el te de la cinco de las deidades y olvidada en el espacio una vez que estas se pasaron a la ambrosía. Ya sabes, placer de dioses.
Quedo a tu disposición para demostrar que esto es falso.


El principal problema racional del teísmo no es que haya pruebas poderosas contra él (que las hay), sino que no hay pruebas poderosas a favor del teísmo.


El tema del "ajuste fino" como argumento en un sentido antrópico es demasiado arrogante para el Homo sapiens. Viene a decir que todo se ha hecho para nosotros y que, más aún, ignoremos el resto del Universo hostil.
Esto me suena al capítulo de Génesis.


Y, por último, tu frase:
Pero eso no permitiría en todo caso negar la existencia de Dios, sino mostrar que hay contradicción entre "un modo de concebir la supuesta bondad de Dios" y un modo de "concebir el castigo al ateo por tal DIos al no creer en él".

Pero el concepto Dios viene con unos libros sagrados y unos intermediarios. Si estos mienten o, al menos, se equivocan gravemente, podría quedar un dios desconocido. Si defiendes este, serías deísta, no teísta. No confundamos conceptos.

Un saludo.

Kamu Syldeck dijo...

E. Rodriguez:

Dios nos castiga con el infierno por ser honestos intelectualmente, cuando se supone que el es amor, ¿o la sinceridad no es virtud?.

Si quieres hablar de la posibilidad de existencia de algun dios, con d, sugerencia.

Al que se niega es a Dios, el perfecto de las principales religiones monoteístas, porque va en contra de la lógica y de lo observado en el universo, conocimiento obtenido por la ciencia y luego reflexionado, filosofía, (Renzo, si estás ahí, reemplaza en adelante por mi mentalmente filosofía por razón ;)

El ajuste fino es usado por apologistas religiosos para decir que hay la intención de que surgiera vida y vida inteligente. Que como las constantes de la naturaleza son tan precisas que tiene que haber sido así.

Pero la vida es uno de los tantos procesos del cosmos, NO SU FINALIDAD. Además, aún ahora tiene que ocupar un volumen insignificante en el universo, después todo se volverá muy oscuro, frío y aburrido.

Que bueno que no soy inmortal e indestructible...

Ahora, cuando Russell habló de su tetera, no es tan importante su origen como que, tal como está planteada, no se puede negar. Como el dios deísta, al menos por el momento.

Que estés bien.

Jack Astron dijo...

Suscribo las respuestas de Riskov y Kamu.

Podría agregar lo siguiente.

---

Lo que se diga de X puede ser contradictorio, pero eso sólo permite establecer que X no puede ser del modo que se dice, y no que necesariamente por ello no exista X.

Si X no puede ser del modo que se dice, entonces X, tal como está descrito, no puede existir.

Si un elefante no puede volar aleteando con sus orejas, entonces, un "elefante que vuela aleteando con sus orejas" no puede existir. (Ver más detalles en la entrada).

Un creador que no se revela ante sus criaturas, pero que de todas formas las castiga por no creer en él, es un creador malvado y traicionero. Pero "Dios" está definido como justo y bondadoso. Por lo tanto, Dios no puede existir.

De hecho, los apologistas no pueden renunciar a esos rasgos: ellos NECESITAN que Dios sea justo y bondadoso. Tiene que ser bondadoso para que les perdone sus pecados, y tiene que ser justo para que respete su promesa de premiarlos por ser creyentes.

Un dios malvado y traicionero podría mandarlos al infierno porque se le da la gana, independientemente de cómo se hayan comportado, y toda su apologética, rezos y cánticos serían inútiles.

---

"Falso, pues el ajuste fino de las leyes físicas se muestra como argumento en un sentido antrópico. REPITo. ¡ANTRÓPICO!."

Ya lo sé :)

La entrada citada es medio en broma - medio en serio :)

110.- El universo "finamente ajustado"

En todo caso, dado que los valores de las constantes de las leyes físicas necesarios para que se formen estrellas son básicamente los mismos que los que se requieren para que surja vida como la nuestra, y que muchas estrellas terminan convirtiéndose en agujeros negros (AN), no hay ninguna razón para suponer que el hipotético creador del universo estaba más interesado en nosotros que en los AN. De hecho, con el actual "ajuste fino" de nuestro universo, los AN se forman inexorablemente; en cambio, nosotros pudimos no haber surgido nunca.

---

Ningún país con una capacidad tal es lo bastante frívolo como para malgastar sus recursos intentando poner en órbita a una tetera

Mmm… ¿pero un automóvil sí? :)

http://www.bbc.com/mundo/noticias-42981121

(Ya sé que en este caso no fue un país).

---

Saludos.

Renzo dijo...

El "ajuste fino" es tan chapuzas que sólo "funciona" en una parte ridículamente minúscula del Universo observable, en el resto el supuesto creador se dedicó a poner todo en contra de la posibilidad de que el "rey de la creación, hecho a imagen y semejanza de Dios" pueda sobrevivir ni tan solo unos segundos.
Como "ingeniero", diosito, merece un despido disciplinario por incompetencia y despilfarro inútil de recursos, eso sin entrar en el daño causado a miles de millones seres con capacidad para sentir dolor, sufrimiento, miedo...., que han formado parte involuntaria de su experimento de adolescente imbécil.