2021-09-25

303.- ¿El virus de la fe?


Autor: Riskov

¡Qué cantidad de población ha adoptado una creencia religiosa! Sin duda, forman una mayoría abrumadora. Es de destacar que más del 90% de ellos (no dispongo de datos precisos pero es notorio) ha adoptado la creencia de sus padres. ¿La gente ha elegido libremente, sin condicionantes, entre la vasta oferta de credos? Bien parece que no; se trata de herencia casi siempre.

Por lo tanto, tenemos una mayoría de población creyente en alguna religión por haber sido enseñados, adoctrinados, de pequeños. Y ya hemos ido viendo en conversaciones anteriores cómo las creencias religiosas se blindan contra el razonamiento para mantenerse en pie.

Tenemos un conjunto de ideas obtenidas por herencia que se mantienen contra todo razonamiento. Son ideas que se propagan por inercia cultural y se quedan fijas mayoritariamente, condicionando la forma de pensar de las personas implicadas. Funciona de forma similar a un virus. Al no tratarse de un virus biológico, algunas personas (Richard Dawkins es uno de los promotores) le han dado la denominación de "meme".

Meme sería cualquier idea que se propaga de forma cultural entre cerebros humanos y se blinda ante los razonamientos. Las ideas religiosas estarían comprendidas. Veamos: ¿Por qué es casi imposible que, tras un largo debate racional, un creyente no pase a otro credo, al agnosticismo o al ateísmo? ¿Cómo puede ser que cada creyente defienda que su doctrina heredada es la verdadera, siendo cada una incompatible y contradictoria (ver el artículo 193 en "entradas relacionadas")?



Hay multitud de argumentos que deberían llevar, al menos, a la duda, a no poder asegurar poseer la verdad. Un debate racional debería hacer reflexionar a un creyente sobre las dudas y lo que no sabemos, lo cual le podría hacer transitar hacia algún grado de agnosticismo. Cuando menos, debería llevar al creyente a la prudencia de asegurar poseer la verdad. Bien sabemos que esto no sucede.

¿Pero, entonces, qué sucede? Pues ya estamos bien acostumbrados a que el creyente blinde su doctrina rechazando todos los argumentos que se le ofrezcan, sin que muestre el más mínimo cuestionamiento. ¿Por qué?

Como vimos en la entrada 204 (relacionada al pie) el pensamiento religioso ofrece ventajas emocionales. Blindar esas ideas mantiene dichas ventajas. Pero no es gratuito; a cambio, exige una disfunción racional sobre esas ideas. Este es el concepto de meme, el virus de la fe: se propaga entre cerebros, ofrece confort emocional y provoca una limitación racional para blindarse ante cuestionamientos.

Aquí se pueden encontrar similitudes entre los virus biológicos y los culturales: buscan propagarse, crean disfunciones y luchan por mantenerse activos. Estas disfunciones no se limitan a la irracionalidad sobre el propio meme sino que llegan, incluso, a la muerte: violencia porque mi doctrina es la verdadera y hay un dios que me pide que la imponga. Llega a establecer guerras o a provocar atentados masivos. Ya hemos visto que los daños infringidos por las ideas religiosas son muchos, a todos los niveles.

Sabemos de la gran dificultad de erradicar el virus en una persona. En una sociedad erradicarlo no ha sido posible; sí lo es sustituir un virus por otro.

La cura contra los virus de la fe es a largo plazo; la medicina se compone de racionalidad, información, comprensión y paciencia, mucha paciencia.

Ningún país ha decaído por ser demasiado racional.


Entradas relacionadas

121.- Diagrama de flujo para elegir religión

190.- Creyentes moderados vs. radicales

193.- ¿Qué libro sagrado es perfecto?

204.- El Pensamiento Dogmático

229.- Introducción al pensamiento de los Testigos de Jehová

231.- "Creyendo en Dios en cinco minutos"

274.- Esos predicadores de camisa blanca

280.- Los Peregrinos del Mayflower

294.- ¿En qué dios crees?



2021-09-10

302.- La chapuza más grande contada al hombre


Autor: Bernat

Es alucinante pensar que la supuesta "verdad" sobre Dios depende de interpretaciones tan subjetivas como irracionales de unos cuantos "expertos" en descifrar la mente de Dios. Pero, más curioso es que, por una parte, se afirme saber cuál es esa voluntad divina y, por otra, que se diga que "los caminos del Señor son inescrutables" o que "la mente del Señor es inalcanzable".

Esa ambigüedad ha hecho posible dirigir a las masas por parte de las jerarquías eclesiásticas, domeñándolas como rebaño ingenuo. Así, si se pregunta por la voluntad de Dios se contesta: "doctores tiene la Iglesia", pero si se pregunta algo que es incomprensible ante los ojos de la razón, como es el problema del mal, se contesta con la ya señalada evasiva ya citada acerca de la inescrutabilidad de los caminos del Señor.

De esa forma, los dirigentes de la Santísima Iglesia acomodan sus interpretaciones –que valen tanto para un roto como para un descosido- a sus intereses espurios, manejando a su antojo toda la masa de creyentes aplicando tácitamente el "haz lo que yo digo, pero no lo que hago".

Da pánico pensar que nuestra vida eterna está en manos de unos intérpretes que no se ponen de acuerdo entre ellos. ¿Os imagináis qué sucedería si en pleno vuelo comercial supierais que quienes pilotan el avión no son pilotos, sino dos simples ciudadanos que leen el manual de instrucciones del avión e interpretan cada uno por su lado el modo con que se maneja el aparato?

2021-08-29

301.- La teleología divina


Autor: Bernat

No recuerdo en qué artículo, un creyente hacía alardes de haber demostrado la existencia de Dios a base de presentar las incoherencias de las teorías de la evolución darwinista. No soy quien para discutir la validez o invalidez de dicha teoría, ya que no soy ni biólogo ni científico. Pero no importa, ya que eso es lo de menos.

En dicho artículo –por aquello de llamarle algo, puesto que hay artículos de pesca, artículos de deporte, artículos de labranza, pues aquello era un artículo de entretenimiento- se burlaba, su autor, de las pretensiones por parte de la ciencia de que la vida hubiera surgido por azar. Se decía, el autor, que cómo es posible que un orden, que se ve tan claro, como el de todos los órganos del cuerpo humano –haciendo hincapié una vez más en el ojo-, como el de los astros, como la colocación "adrede" del sol y de la luna y un largo etcétera de "ajustes", que según él era imposible que sucedieran si no es por una clara intención divina, pudieran haberse producido sin más que por puro azar. Una vez más salió a colación el asunto tan manoseado del reloj y el relojero, pero, una vez más, se cumplió la regla: se olvidó del "diosero" esto es, el creador de dioses. No puede existir un reloj sin relojero. Y es cierto, por ello, se dicen esos pseudofilósofos, no puede haber un universo sin Dios. No vamos a hablar una vez más del principio de parsimonia ni de la navaja de Occam –que, a ese paso, no les vale ni la cuchilla de Guillotine- ya que no sirve de nada. Ya sabemos que los principios de la lógica sólo son válidos cuando benefician al creyente, pero no cuando esos mismos principios son esgrimidos por el ateo en contra de los "argumentos" de los creyentes. Simplemente me dedicaré a quejarme de un dios tan chapucero e impotente como el que resultaría si tal universo hubiera sido hecho con toda la sana intención y sana teleología divina.

2021-08-16

300.- Analicemos la irracionalidad


Autor: Riskov

Una persona queda reconfortada cuando tiene un sistema de creencias en la que confiar. La creencia en una doctrina confiere varias ventajas:
  • Ofrece respuestas que nos alejan de la incertidumbre. Aún hay gente que prefiere una mala respuesta a un "no lo sé".

  • Ofrece esperanzas, aunque sean irracionales.

  • Efecto placebo. Cuando se cree en que algo positivo va a suceder se produce una predisposición positiva, más aún cuando muchos de los que nos rodean comparten esa creencia.

  • Ofrece un sentimiento de pertenencia a una comunidad. Gracias a ello cimienta las poblaciones en torno a una creencia común y otorga autoridad a los dirigentes, que lo son por gracia divina.

  • Proporciona un sentido teleológico. Es una ventaja útil, sobretodo, para personas que tienen dificultades en dar sentido terrenal a su corta vida.

  • Ofrece un sistema de pensamiento simple, que proporciona seguridad y es relativamente eficaz. La aceptación de una doctrina ofrece un entendimiento sencillo del mundo, que disminuye la incertidumbre y la necesidad de analizar su veracidad, aminorando asimismo los matices y las complejidades.

2021-07-31

299.- La mente como un "chip" implantado


Autor: Riskov

El pensamiento dualista, tradicional e intuitivo, dice que poseemos dos entidades con esencias diferentes con el objetivo de generar inteligencia: el cerebro físico y la mente inmaterial. Descartes desarrolló este concepto, que no lo inventó, llegando a concretar que la mente ejercía control sobre el cerebro a través de la glándula pineal.

En realidad, la "mente" es un concepto análogo al de "alma". La primera sería la encargada de las ideas dentro del ente global "alma". Si existe una, muy probablemente existirá la otra; y viceversa, si no hay mente en sentido ontológico (como un "chip" implantado) no se requiere la presencia del alma.

Me remito a la entrada 277.- Religiosa…mente, en la cual se desarrolla bien una explicación sobre este tema. Asimismo, el resto de entradas relacionadas al pie de este artículo son de muy recomendable lectura. Como también sería recomendable ofrecer estas lecturas a cada creyente que paulatinamente va llegando a este blog a hablarnos sobre la mente inmaterial: así no tendríamos que repetir cada vez "el error de Descartes" ni la actividad cerebral.

2021-07-20

298.- Dios lo hizo


Autor: Riskov

El dios de los huecos, ese que sirve como respuesta para aquellas cuestiones que aún no la tienen. La ciencia avanza en el conocimiento de la naturaleza pero hay algunos temas con grandes interrogantes:
  • ¿Cómo se originó el Big Bang?

  • ¿Cómo se formó la primera forma de vida?

  • ¿Cómo surge la consciencia?

  • ¿Cómo Unidas Podemos llegó al gobierno de España?

Para las tres primeras cuestiones los creyentes tienen su respuesta: Dios lo hizo. Para la cuarta ni Dios tiene cabal explicación.




Se trata de cuestiones especialmente difíciles para la investigación. Hay buenos modelos que reflejan el comportamiento de las partículas a partir del primer nanosegundo tras el BB pero se desconoce el origen. Se desconoce la primera forma de vida y es muy difícil "caminar hacia atrás" para buscarla y trazar su formación. La consciencia es lo más complicado de definir e investigar de la biología; realmente, es un cerebro investigándose a sí mismo. Más aún, un producto de la formación del Universo investigando al Universo.

2021-07-10

297.- La Biblia no tiene contradicciones


Autor: Riskov

¡Acompañadme a visitar los versículos 1 al 3 de 2 Samuel 24! :

Volvió a encenderse la ira de Jehová contra Israel, e incitó a David contra ellos a que dijese: Ve, haz un censo de Israel y de Judá. Y dijo el rey a Joab, general del ejército que estaba con él: Recorre ahora todas las tribus de Israel, desde Dan hasta Beerseba, y haz un censo del pueblo, para que yo sepa el número de la gente. Joab respondió al rey: Añada Jehová tu Dios al pueblo cien veces tanto como son, y que lo vea mi señor el rey; mas ¿por qué se complace en esto mi señor el rey?

¡Seguid tras de mí a contemplar los versículos 1 al 3 de 1 Crónicas 21! :

Pero Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que hiciese censo de Israel. Y dijo David a Joab y a los príncipes del pueblo: Id, haced censo de Israel desde Beerseba hasta Dan, e informadme sobre el número de ellos para que yo lo sepa. Y dijo Joab: Añada Jehová a su pueblo cien veces más, rey señor mío; ¿no son todos éstos siervos de mi señor? ¿Para qué procura mi señor esto, que será para pecado a Israel?

Estos pasajes fueron escritos a buen seguro por dos autores diferentes. Relatan un mismo episodio; de lo contrario, se trataría de dos episodios de gran similitud. Son análogos pero no tienen fecha para situarlos, lo que nos impide fijarlos en un momento determinado, aunque todo parece indicar que sería el mismo. Sería inusual que hubiera más de un censo organizado en vida de David y Joab. ¡Pero uno es protagonizado por Jehová y el otro por Satanás!

2021-06-28

296.- ¿Estamos Solos?


Autor: Riskov

No, no voy a escribir sobre la inmensidad del Universo. Esta reflexión gira en torno a la soledad del ateísmo ilustrado en nuestro planeta.

Dicen algunos estudios que hay en torno a un 13 % de ateos en el mundo. Bien, una buena cifra, capaz de competir de cerca con las mayores religiones. ¿Pero qué hay dentro de ese posible 13 %?

Si constituyéramos un grupo homogéneo y compacto tendríamos una masa crítica capaz de mucha influencia. Sin embargo, veamos...

El ateísmo ilustrado es el posicionamiento racional frente a las religiones. Este ateísmo reconoce el valor de la libertad de creencia de cada individuo y ofrece argumentos cuestionadores de cada mito religioso. Tolera la convivencia de todas las religiones dentro de un marco legal, mientras defiende la superioridad de la razón y el conocimiento frente al pensamiento tradicional y supersticioso.

2021-06-16

295.- La sumisión a Dios


Autor: Bernat

Si repasamos la historia de las religiones podemos observar un hecho común en todos los creyentes que llama la atención. Me refiero al hecho de que el humano que cree en espíritus o en dioses se siente inferior a todos ellos, traduciendo dicha inferioridad en una sumisión autoimpuesta. ¿Pero, por qué la creencia en seres superiores tiene que implicar necesariamente una postura que rebaja la dignidad humana? La razón la hallamos en el miedo y en la ignorancia inherente en el hombre antiguo y, también en parte, posiblemente, en el instinto de conservación.

Desde tiempos ancestrales, la aparición de líderes -como reguladores de la disciplina en la tribu- iba acompañada de esa misma sumisión. No obstante, el acatamiento a la autoridad venía dada por la necesidad de la sociedad de organizarse alrededor de un director de la misma en evitación de un caos. Poco a poco, los líderes tuvieron que hacerse con un brazo ejecutor: los ejércitos, la policía o los guardaespaldas, quienes llevaban a cabo la voluntad de la autoridad de turno ejecutando ciegamente los castigos a los que era sometido el pueblo en caso de desobediencia. Con el paso del tiempo, la necesidad de obedecer –por parte del brazo ejecutor- sobrepasó los límites de lo racional pasando a ser una máquina ciega e inexorable que satisfacía los caprichos de las autoridades independientemente de la pertinencia de las órdenes, con lo que el pueblo pasó a ser sometido por la fuerza y no tanto por una necesidad de disciplina.

En el proceso de antropomorfización, el hombre primitivo atribuyó a los dioses las mismas características de los hombres poderosos convertidos en sus líderes, de tal manera que si en las relaciones de poder entre humanos el inferior se sometía al más poderoso por miedo a las represalias, así, también, lo entendía en su relación con los poderes del cielo. El hombre se sometía por miedo –no fuera cosa que les partiera un rayo- y la sumisión se convirtió en un mecanismo psicológico que aplacaba las iras de los poderes celestes. Dicho mecanismo –interiorizado durante milenios- quedaría arraigado en lo más profundo del hombre antiguo pasando a ser –en palabras de Richard Dawkins- un verdadero "meme".

2021-06-05

294.- ¿En qué dios crees?


Autor: Riskov

Con cierta frecuencia visitan este blog algunas personas opuestas al ateísmo y en defensa de la existencia de dios, con mucha más atención a lo primero que a lo segundo. Bien, se oponen a los argumentos ateos pero, ¿en qué dios creen? Y no pocas veces nos quedamos sin respuesta o bien con una ambigua.

Es de suponer que quien se opone al ateísmo es para defender un postulado religioso concreto. El creyente debe tener una idea específica de su objeto de creencia. ¿Qué características tiene el dios cuya existencia defiende? ¿Es el postulado en alguna doctrina religiosa? ¿Interviene en este mundo? ¿Nos escucha? ¿Se ha puesto en contacto con el ser humano? ¿Ha inspirado algún libro sagrado?

Entre los creyentes de religiones tradicionales no se presenta esta cuestión pero sí con las nuevas olas de espiritualidad personal. El individualismo ha pegado fuerte en la nueva religiosidad.

2021-05-23

293.- El Nuevo Ateísmo


Autor: Riskov

El nuevo ateísmo es la denominación con la que se bautizó (nunca peor dicho, valga la broma) al movimiento protagonizado por Richard Dawkins, Daniel Dennet, Sam Harris y Christopher Hitchens, también llamados los cuatro jinetes del no-apocalipsis.

Los cuatro autores citados, al principio de manera individual y sin organizarse entre ellos, salieron a la luz pública a divulgar el ateísmo, cada uno con su estilo y sus ideas particulares. Un científico, dos filósofos (uno de ellos también neurocientífico) y un periodista que decidieron de forma separada hablar públicamente de su ateísmo, justificarlo e, incluso, debatir con creyentes y que, posteriormente, hace unos quince años, se hicieron conjuntamente famosos.

Realmente no se debe entender como un nuevo ateísmo en el sentido de ser un nuevo concepto de ser ateo, pero es cierto que su divulgación subía un peldaño sobre lo ya conocido por tres factores principalmente: su actividad pública en defensa del ateísmo, sus publicaciones sobre el tema y sus denuncias a las religiones como perniciosas contra la razón, sin posibilidad de compatibilizar la religión con una sociedad ilustrada.

2021-05-16

292.- Pseudo-Razonamiento


Autor: Riskov

Debates y más debates pero nunca se llega a ningún punto de acuerdo si una de las partes insiste en defender una posición previamente determinada. ¿Es posible razonar en estas condiciones? Veamos.

Un intercambio racional requiere respetar varios puntos:
  • Partir de premisas ciertas, comprobadas. De lo contrario, hay que señalarlas como provisionales y discutibles.
  • Llegar a conclusiones lógicas derivadas de las premisas, sin falacias.
  • Escuchar los argumentos contrarios y analizarlos de manera lógica.
  • Estar dispuesto a aceptar los argumentos contrarios si están correctamente construidos.
  • Concretar los puntos de acuerdo y matizar las posiciones iniciales.

¿Esto ocurre en los debates de carácter religioso? Evidentemente no. ¿Y qué es lo que falla? Falla en cuanto se adopta como premisa la conclusión deseada. Posteriormente, se intenta justificar esta conclusión, proceso denominado racionalización. Esto se utiliza para defender una creencia o una doctrina, por medio de pretextos racionalizados, imposibilitando la construcción de inferencias racionales.

De la misma manera que la pseudo-ciencia parte de la conclusión deseada, para justificarla mediante estilo científico con el objetivo de aparentar ser un silogismo válido, el pseudo-razonamiento es una defensa de la conclusión deseada con apariencia de validez lógica. Para conseguir su fin la pseudo-ciencia es selectiva con las evidencias, rechaza las que no interesan a su conclusión, aceptando las que sí están a su favor aunque sean de validez cuestionable. El pseudo-razonamiento emplea la misma estrategia; no en vano este sirve para defender la pseudo-ciencia, cualquier religión, superstición o ideario político.

2021-05-05

291.- Me piden un absurdo


Autor: Riskov

¿Cuántas veces hemos tenido que escuchar la sentencia: "¡Demuéstrame que Dios no existe!"? Un absurdo que sirve para encharcar el debate. Vamos a intentar tratar este tema con cierta profundidad y separar lo lógico de lo ilógico. Para ello debemos establecer una primera distinción ante la cuestión ¿Y qué dios debo analizar? Esta distinción será entre el deísmo (un dios que después de crear no se volvió a comunicar con su creación) y el teísmo (un dios personal, el tradicional de las religiones).

El deísmo es minoritario y, normalmente, menos agresivo. Aquí la cuestión es poco relevante. El dios creador desconocido que no observa ni escucha, que no nos espera al final de la vida, no genera grandes debates ni pasiones. Solamente habría intervenido en el momento inicial y después es equivalente a que no existiera. Por ello, el deísta apenas se diferencia en su práctica diaria con un agnóstico o un ateo. Esta hipótesis es infalsable, indemostrable en uno u otro sentido, razón por la cual es muestra de ignorancia o bien de provocación pedir una demostración de su inexistencia.

2021-04-27

290.- El origen del castigo


Autor: Bernat

Directa o indirectamente, las interminables discusiones sobre la existencia del libre albedrío afectan al derecho penal y a la filosofía del derecho como bases de todos lo sistemas jurídicos actuales al menos en los estados democráticos.

Aquí mismo, en ese foro, hay detractores del libre albedrío y, por tanto, defensores de los sistemas judiciales como único mecanismo de defensa de la sociedad ante los actos antijurídicos. No obstante, siempre he defendido la idea de que del libre albedrío no surge ni la responsabilidad ni la culpabilidad, sino que tanto una como otra son constructos culturales heredados por vía consuetudinaria y no como una inferencia lógica de la existencia del libre albedrío. Y, por esa misma razón, he dejado de indagar sobre si el determinismo es cierto o no.

Ser libre o no, no tiene importancia para la acusación de "culpable" de un delincuente ni de ninguna persona. Es más, ni siquiera hay diferencia entre la libertad de quien considera que existe el libre albedrío y de quien lo niega, esto es, que aún no existiendo el libre albedrío somos libres de hacer lo que nos plazca, otra cosa es que dichas acciones que llevamos a cabo estén determinadas de antemano, lo que no impide el poder satisfacer nuestros deseos. Dicho de otra manera: hacer lo que nos place, aunque dichos deseos estén determinados, es, al fin y al cabo, la finalidad del hombre. La felicidad es posible aún siendo un robot orgánico.

Pero no voy a tratar una vez más el tema de la libertad humana, sino lo que se desprende de ella, como es la culpabilidad.

2021-04-12

289.- La vida no puede tener sentido aunque Dios exista


Autor: Bernat

Defino "tener sentido" como el fin con que ha sido creado, fabricado o hecha una cosa o acción; el por qué se ha hecho tal cosa. A partir de dicha definición, nada puede tener sentido por sí mismo, sino que el sentido lo da siempre el creador, el fabricante o el hacedor.

Quiero dejar bien claro que cuando se habla de si la vida tiene sentido, excluyo el significado vulgar que mucha gente le da al interpretarlo como que cada uno "puede dar sentido a su vida". El verdadero sentido de la vida es el teleológico, esto es, el para qué hemos sido creados o para qué hemos venido al mundo. La respuesta no puede ser "para aprender", "para evolucionar" o "para ser felices" puesto que el hombre no tenía necesidades antes de existir. Crear a un ser con necesidades para, luego, satisfacerlas, es un sinsentido.

Se deduce, entonces, que lo creado, lo fabricado o construido sólo y exclusivamente puede ser un medio para un fin, y no un fin en sí mismo.

Con ese razonamiento pretendo matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, ridiculizar todas aquellas aseveraciones procedentes de orientalismos, maguferías y esoterismos en general, cuando se habla de que "estamos aquí para aprender, para evolucionar, o con una meta determinada".

2021-04-04

288.- Magisterios No Superpuestos


Autor: Riskov

Los creyentes que no quieren adoptar una posición anticientífica tienen una disonancia cognitiva incómoda entre los postulados de su religión y el conocimiento científico adquirido hasta la fecha. Si desean mantener las creencias religiosas tradicionales al mismo tiempo que mantienen el progreso científico en temas como la evolución, la imperfecta biología de todos los seres vivos, el inmenso universo hostil y poco ordenado, con su cronología, etc, tendrán que justificarse a sí mismos cómo compatibilizar postulados contradictorios.

Para su auxilio llegó Stephen Jay Gould, científico agnóstico que, en su libro de 1999 "Ciencia versus religión, un falso conflicto", presentó una solución al conflicto entre ciencia y religión. ¿Y cómo lo hizo? Veamos.

Gould define el término «magisterio» como «un dominio en el que una forma de enseñanza mantiene las herramientas adecuadas para elaborar un discurso significativo y llegar a una solución». El principio de magisterios no superpuestos (Non overlapping magisteria en el original) establece, por lo tanto, que el magisterio de la ciencia cubre «la esfera de lo empírico: de qué está formado el Universo (hecho) y por qué funciona de determinada manera (teoría). El magisterio de la religión se extiende sobre preguntas acerca del sentido último y asuntos morales. Estos dos magisterios no se superponen, ni abarcan todo lo que puede conocerse».

2021-03-22

287.- Un ser perfecto, todopoderoso, justo, omnisciente y omnibenevolente


Autor: Riskov

El cristianismo predica una deidad absoluta, con características supremas, lo máximo imaginable:
  • Es perfecto.
  • Es eterno.
  • Es infinito.
  • Es todopoderoso.
  • Presenta la suprema justicia.
  • Es omnisciente.
  • Es omnibenevolente.

Es lógico deducir que una religión pretenda que su deidad sea suprema, insuperable, hasta llegar incluso a lo irracional. Vamos a analizar esto.

Es todopoderoso, cualidad por la que puede actuar de manera ilimitada. Sin embargo, es omnibenevolente, por lo que solo puede actuar bien. ¿Puede hacer algo negativo, malo? ¡No, es Dios! ¡Es perfecto, todo lo que hace es bueno! O bien es todopoderoso y entramos en un dilema sobre si puede hacer el mal manteniendo la virtud de la perfección o bien es mediopoderoso y solo puede hacer el bien. Incluso podemos profundizar más: si solo puede hacer lo correcto su capacidad de acción es muy limitada, incluso nula; solo podría tomar la mejor decisión, la cual estaría determinada.

Encarna la suprema justicia, cualidad por la que premia o castiga en exacta correspondencia a las acciones realizadas (y sus intenciones, supongo). Sin embargo, es omnibenevolente, por lo que solo premia. Es inimaginable que pueda castigar mostrando virtud de omnibenevolencia. ¿Pero si todo es benevolencia, como puede ser perfectamente justo? Además, no es menester recordar cada uno de los muchos pasajes bíblicos donde Jehová ordena castigar, incluso con genocidios.

2021-03-06

286.- Dios, el libre albedrío y la imperfección


Autor: Bernat

Cuando se le pregunta a un cristiano, sobre todo católico, por qué Dios no creó al hombre perfecto, se contesta que, si Dios hubiera hecho eso, el hombre sería también Dios, y no puede haber más que un sólo Dios. Según esa contestación, está claro que Dios hizo al hombre imperfecto, por lo que cabe esperar comportamientos imperfectos del hombre.

¿Por qué, entonces, Dios exige el cumplimiento perfecto de las leyes divinas bajo amenaza de castigos eternos? ¿Cómo, Dios, exige perfección a lo imperfecto? La solución está en el libre albedrío. Dicha capacidad, según la teología, permite al hombre elegir libremente entre el bien y el mal, por lo que es responsable y culpable de sus actos. O sea que, por un lado, tenemos a un ser imperfecto, pero, por otro, tenemos una capacidad que le hace responsable de elegir de forma errónea como es elegir el mal. De ello, se deduce que el libre albedrío es una capacidad imperfecta al permitir cometer el error de poder elegir el mal. Pero se objetará que esa elección es libre por lo que es culpable del acto que cometa, y así entramos en un bucle sin fin.

2021-02-23

285.- Por qué la filosofía oriental no es filosofía


Autor: Bernat

La palabra filosofía apareció en occidente entre el mundo griego hace dos mil quinientos años, significando etimológicamente "amor a la sabiduría" y, por extensión, amor a la verdad.

En occidente, se convirtió en una materia de estudio que empezó abarcando tanto el nivel científico, teológico como filosófico en general. Cuando estudiamos su historia, pasamos de los presocráticos, hasta los tan conocidos Aristóteles y Platón, sobre todo, para más tarde adentrarnos en la teología de la mano de la escolástica. Curiosamente, a partir de las creencias religiosas, salió la auténtica filosofía como crítica a todo aquello que se creyera sin fundamento racional.

Los primeros disidentes de la teología surgieron de entre los mismos creyentes, aunque de forma disimulada, puesto que la Inquisición estaba siempre al acecho. Quizás, uno de los más prominentes pensadores que ocultaban su posible ateísmo, fue Baruch Spinoza, quien negaba el libre albedrío y formuló una idea de "Dios" que apuntaba más al ateísmo que al dios cristiano, de tal forma que podía esconder sus reales pensamientos. Le siguieron insignes pensadores, como Descartes, Leibniz, Kant, Hume, y otros que, más que pensadores, fueron grandes científicos pero que alternaban ciencia y filosofía, como fueron Copérnico, Tycho Brahe, Giordano Bruno, Galileo, Kepler, etc.

2021-02-07

284.- Desmontando la perfección de Dios


Autor: Bernat

Independientemente de lo que diga el DRAE, ese concepto expresa para muchos un estado ideal que es atribuido exclusivamente a Dios, a quien se le adjudican todas las virtudes que el hombre desearía para sí, pero en el grado máximo.

Dios es el desiderata humano por excelencia. El hombre, en su pequeñez, se imagina cómo sería un ser que tuviera todas aquellas propiedades que, elevadas a la máxima potencia, permitirían satisfacer todas las necesidades humanas. Así, la omnipotencia, la omnisciencia, la atemporalidad, la omnipresencia, etc, le permitirían saberlo todo, poderlo todo, ser inmortal... No obstante, hay que preguntar de qué sirve tener el poder infinito sin materia. En la vida real, hay un montón de necesidades que satisfacer puesto que la materia orgánica de la que estamos formados, a través de la evolución de las especies, ha desarrollado unos instintos como “motores” que nos impulsan a actuar. Es la zanahoria atada a un palo colgando delante de un burro. Por lo tanto, no podemos imaginar tener hambre o sed sin un cuerpo orgánico que necesita la energía de los alimentos para sobrevivir. Por la misma razón, ni el sexo ni el amor pueden imaginarse sin la materia orgánica como productos necesarios para la reproducción. La curiosidad, también necesaria para la evolución, tampoco se puede entender sin la existencia de un mundo material cuyo campo de investigación es infinito. Fuera de la materia, no tiene sentido indagar, analizar, experimentar, si no hay materia como objeto de estudio.

En consecuencia, la felicidad sólo puede tener sentido dentro del mundo material, puesto que la definimos como la satisfacción plena de todos nuestros deseos que, como hemos visto, sólo son posibles en un mundo material y como producto de la evolución de las especies.

De todo ello, podemos inferir que la perfección implica, o bien no tener necesidades, o bien tener todas las necesidades satisfechas. Si no se tienen necesidades, no se tienen deseos; si no se tienen deseos, no se pueden satisfacer, por lo que tampoco se puede ser feliz. Por lo tanto, para ser feliz, se necesita, previamente, tener el deseo de felicidad.

Si la perfección consiste en tener todas las necesidades satisfechas, eso implica un "antes" y un "después". Un "antes" en el que hay necesidades; y un "después" en el que ya están satisfechas. En consecuencia, el atributo de perfección entra en un bucle de contradicciones irresolubles al coexistir los dos contrarios simultáneamente, como es el tener deseos y la satisfacción de los mismos incurriendo en una paradoja como sería el hecho de que ser eternamente feliz consistiría en una constante aparición de deseos y sus correspondientes satisfacciones, alternándose la imperfección y la perfección de forma continuada "in aeternum"

La razón de ese galimatías es el hecho de que el hombre ha creado el concepto de "perfección" no en base a una posibilidad real de existencia de dicho concepto, sino en base a la máxima felicidad que el mismo hombre puede imaginar. Es, en realidad, un antropomorfismo aplicado a un ser ideal del que ni siquiera puede considerarse como utópico –puesto que no puede ser siquiera factible- sino como entelequia.

La felicidad, por tanto, sólo puede tener sentido en un mundo material. Y la perfección, como la atribución de las máximas cualidades que pueden llevar a la felicidad, no tiene sentido en un ser inmaterial.