2021-04-12

289.- La vida no puede tener sentido aunque Dios exista


Autor: Bernat

Defino "tener sentido" como el fin con que ha sido creado, fabricado o hecha una cosa o acción; el por qué se ha hecho tal cosa. A partir de dicha definición, nada puede tener sentido por sí mismo, sino que el sentido lo da siempre el creador, el fabricante o el hacedor.

Quiero dejar bien claro que cuando se habla de si la vida tiene sentido, excluyo el significado vulgar que mucha gente le da al interpretarlo como que cada uno "puede dar sentido a su vida". El verdadero sentido de la vida es el teleológico, esto es, el para qué hemos sido creados o para qué hemos venido al mundo. La respuesta no puede ser "para aprender", "para evolucionar" o "para ser felices" puesto que el hombre no tenía necesidades antes de existir. Crear a un ser con necesidades para, luego, satisfacerlas, es un sinsentido.

Se deduce, entonces, que lo creado, lo fabricado o construido sólo y exclusivamente puede ser un medio para un fin, y no un fin en sí mismo.

Con ese razonamiento pretendo matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, ridiculizar todas aquellas aseveraciones procedentes de orientalismos, maguferías y esoterismos en general, cuando se habla de que "estamos aquí para aprender, para evolucionar, o con una meta determinada".

Por otro –y es el que más me interesa- pretendo demostrar que la vida humana no puede tener sentido para el hombre, sino para Dios -si éste existiera- por lo que el ser humano estaría siendo utilizado para un fin que beneficiaría a su creador.

No hay nada más ridículo que crear algo de la nada e imponerle unas necesidades para, luego, satisfacerlas. No hay mejor manera de no tener que satisfacer necesidades que no existiendo. La creación del ser humano y de toda criatura, así como de todo el universo, es un completo absurdo que no tiene ni pies ni cabeza, y sólo puede tener sentido si se acepta a Dios como el ser más soberbio y vanidoso que pudiera existir:

III "El mundo ha sido creado para la gloria de Dios"

293 Es una verdad fundamental que la Escritura y la Tradición no cesan de enseñar y de celebrar: "El mundo ha sido creado para la gloria de Dios" (Cc. Vaticano I: DS 3025). Dios ha creado todas las cosas, explica S. Buenaventura, "non propter gloriam augendam, sed propter gloriam manifestandam et propter gloriam suam communicandam" ("no para aumentar su gloria, sino para manifestarla y comunicarla") (sent. 2,1,2,2,1). Porque Dios no tiene otra razón para crear que su amor y su bondad: "Aperta manu clave amoris creaturae prodierunt" ("Abierta su mano con la llave del amor surgieron las criaturas") (S. Tomás de A. sent. 2, prol.) (Catecismo de la Iglesia Católica).

Está claro que la propia Iglesia me da la razón: el ser humano es un medio para un fin. Y ese fin es glorificar a Dios. En resumen, si existe Dios, y es el creador del universo y de la existencia humana, nuestra existencia es fruto de un capricho de un ser vanidoso y soberbio que utiliza, en contra de su voluntad, al hombre como un medio que sólo beneficia a Dios, ya que el hombre, antes de existir, no tenía ninguna necesidad de venir a ese mundo como ser humano.



2021-04-04

288.- Magisterios No Superpuestos


Autor: Riskov

Los creyentes que no quieren adoptar una posición anticientífica tienen una disonancia cognitiva incómoda entre los postulados de su religión y el conocimiento científico adquirido hasta la fecha. Si desean mantener las creencias religiosas tradicionales al mismo tiempo que mantienen el progreso científico en temas como la evolución, la imperfecta biología de todos los seres vivos, el inmenso universo hostil y poco ordenado, con su cronología, etc, tendrán que justificarse a sí mismos cómo compatibilizar postulados contradictorios.

Para su auxilio llegó Stephen Jay Gould, científico agnóstico que, en su libro de 1999 "Ciencia versus religión, un falso conflicto", presentó una solución al conflicto entre ciencia y religión. ¿Y cómo lo hizo? Veamos.

Gould define el término «magisterio» como «un dominio en el que una forma de enseñanza mantiene las herramientas adecuadas para elaborar un discurso significativo y llegar a una solución». El principio de magisterios no superpuestos (Non overlapping magisteria en el original) establece, por lo tanto, que el magisterio de la ciencia cubre «la esfera de lo empírico: de qué está formado el Universo (hecho) y por qué funciona de determinada manera (teoría). El magisterio de la religión se extiende sobre preguntas acerca del sentido último y asuntos morales. Estos dos magisterios no se superponen, ni abarcan todo lo que puede conocerse».

2021-03-22

287.- Un ser perfecto, todopoderoso, justo, omnisciente y omnibenevolente


Autor: Riskov

El cristianismo predica una deidad absoluta, con características supremas, lo máximo imaginable:
  • Es perfecto.
  • Es eterno.
  • Es infinito.
  • Es todopoderoso.
  • Presenta la suprema justicia.
  • Es omnisciente.
  • Es omnibenevolente.

Es lógico deducir que una religión pretenda que su deidad sea suprema, insuperable, hasta llegar incluso a lo irracional. Vamos a analizar esto.

Es todopoderoso, cualidad por la que puede actuar de manera ilimitada. Sin embargo, es omnibenevolente, por lo que solo puede actuar bien. ¿Puede hacer algo negativo, malo? ¡No, es Dios! ¡Es perfecto, todo lo que hace es bueno! O bien es todopoderoso y entramos en un dilema sobre si puede hacer el mal manteniendo la virtud de la perfección o bien es mediopoderoso y solo puede hacer el bien. Incluso podemos profundizar más: si solo puede hacer lo correcto su capacidad de acción es muy limitada, incluso nula; solo podría tomar la mejor decisión, la cual estaría determinada.

Encarna la suprema justicia, cualidad por la que premia o castiga en exacta correspondencia a las acciones realizadas (y sus intenciones, supongo). Sin embargo, es omnibenevolente, por lo que solo premia. Es inimaginable que pueda castigar mostrando virtud de omnibenevolencia. ¿Pero si todo es benevolencia, como puede ser perfectamente justo? Además, no es menester recordar cada uno de los muchos pasajes bíblicos donde Jehová ordena castigar, incluso con genocidios.

2021-03-06

286.- Dios, el libre albedrío y la imperfección


Autor: Bernat

Cuando se le pregunta a un cristiano, sobre todo católico, por qué Dios no creó al hombre perfecto, se contesta que, si Dios hubiera hecho eso, el hombre sería también Dios, y no puede haber más que un sólo Dios. Según esa contestación, está claro que Dios hizo al hombre imperfecto, por lo que cabe esperar comportamientos imperfectos del hombre.

¿Por qué, entonces, Dios exige el cumplimiento perfecto de las leyes divinas bajo amenaza de castigos eternos? ¿Cómo, Dios, exige perfección a lo imperfecto? La solución está en el libre albedrío. Dicha capacidad, según la teología, permite al hombre elegir libremente entre el bien y el mal, por lo que es responsable y culpable de sus actos. O sea que, por un lado, tenemos a un ser imperfecto, pero, por otro, tenemos una capacidad que le hace responsable de elegir de forma errónea como es elegir el mal. De ello, se deduce que el libre albedrío es una capacidad imperfecta al permitir cometer el error de poder elegir el mal. Pero se objetará que esa elección es libre por lo que es culpable del acto que cometa, y así entramos en un bucle sin fin.

Si el libre albedrío es la capacidad de elegir libremente entre el bien y el mal, por muy libre que sea la elección, dicha elección será errada e imperfecta, por lo tanto, el libre albedrío es imperfecto.

Por otro lado, se dice que Dios, además de perfecto, también tiene libre albedrío. ¿Cómo es posible que Dios tenga un libre albedrío siendo perfecto? Si se define el libre albedrío como la capacidad de elegir entre el bien y el mal, pero Dios no puede elegir el mal, entonces no puede tener libre albedrío. Eso nos lleva a la conclusión de que existen dos tipos de libre albedrío: uno perfecto, que sería el de Dios; y otro imperfecto, que sería el del ser humano. Esas son las paradojas de la teología.

Si el libre albedrío del hombre es imperfecto, no se puede exigir que cumpla con las leyes divinas, por lo que no puede ser acusado ni culpabilizado de su conducta.

Dios, al ser perfecto, no puede errar, por lo que no puede elegir el mal. Si no puede elegir el mal, sino que sólo y únicamente puede elegir el bien, entonces no puede tener libre albedrío y eso lo confirma otro hecho como es que Dios está compelido a hacer bien las cosas por su propia perfección. Es decir, que la perfección es compulsiva, "obliga" a hacer las cosas bien, de lo contrario, no sería perfecto.

En conclusión. Si el libre albedrío humano es una capacidad que permite poder elegir entre el bien y el mal, dicha capacidad está por debajo de otra que le obligue siempre a elegir el bien. Es decir, es infinitamente más preferible tener una capacidad que siempre obligue a elegir el bien que otra que tanto pueda elegir el bien o el mal. Tanto si Dios tiene libre albedrío como si no, lo que está claro es que la posibilidad de elegir el bien o el mal no es voluntad del hombre, quien habría deseado siempre hacer el bien. El libre albedrío, por tanto, no puede responsabilizar al hombre de sus actos.



2021-02-23

285.- Por qué la filosofía oriental no es filosofía


Autor: Bernat

La palabra filosofía apareció en occidente entre el mundo griego hace dos mil quinientos años, significando etimológicamente "amor a la sabiduría" y, por extensión, amor a la verdad.

En occidente, se convirtió en una materia de estudio que empezó abarcando tanto el nivel científico, teológico como filosófico en general. Cuando estudiamos su historia, pasamos de los presocráticos, hasta los tan conocidos Aristóteles y Platón, sobre todo, para más tarde adentrarnos en la teología de la mano de la escolástica. Curiosamente, a partir de las creencias religiosas, salió la auténtica filosofía como crítica a todo aquello que se creyera sin fundamento racional.

Los primeros disidentes de la teología surgieron de entre los mismos creyentes, aunque de forma disimulada, puesto que la Inquisición estaba siempre al acecho. Quizás, uno de los más prominentes pensadores que ocultaban su posible ateísmo, fue Baruch Spinoza, quien negaba el libre albedrío y formuló una idea de "Dios" que apuntaba más al ateísmo que al dios cristiano, de tal forma que podía esconder sus reales pensamientos. Le siguieron insignes pensadores, como Descartes, Leibniz, Kant, Hume, y otros que, más que pensadores, fueron grandes científicos pero que alternaban ciencia y filosofía, como fueron Copérnico, Tycho Brahe, Giordano Bruno, Galileo, Kepler, etc.

2021-02-07

284.- Desmontando la perfección de Dios


Autor: Bernat

Independientemente de lo que diga el DRAE, ese concepto expresa para muchos un estado ideal que es atribuido exclusivamente a Dios, a quien se le adjudican todas las virtudes que el hombre desearía para sí, pero en el grado máximo.

Dios es el desiderata humano por excelencia. El hombre, en su pequeñez, se imagina cómo sería un ser que tuviera todas aquellas propiedades que, elevadas a la máxima potencia, permitirían satisfacer todas las necesidades humanas. Así, la omnipotencia, la omnisciencia, la atemporalidad, la omnipresencia, etc, le permitirían saberlo todo, poderlo todo, ser inmortal... No obstante, hay que preguntar de qué sirve tener el poder infinito sin materia. En la vida real, hay un montón de necesidades que satisfacer puesto que la materia orgánica de la que estamos formados, a través de la evolución de las especies, ha desarrollado unos instintos como “motores” que nos impulsan a actuar. Es la zanahoria atada a un palo colgando delante de un burro. Por lo tanto, no podemos imaginar tener hambre o sed sin un cuerpo orgánico que necesita la energía de los alimentos para sobrevivir. Por la misma razón, ni el sexo ni el amor pueden imaginarse sin la materia orgánica como productos necesarios para la reproducción. La curiosidad, también necesaria para la evolución, tampoco se puede entender sin la existencia de un mundo material cuyo campo de investigación es infinito. Fuera de la materia, no tiene sentido indagar, analizar, experimentar, si no hay materia como objeto de estudio.

En consecuencia, la felicidad sólo puede tener sentido dentro del mundo material, puesto que la definimos como la satisfacción plena de todos nuestros deseos que, como hemos visto, sólo son posibles en un mundo material y como producto de la evolución de las especies.

De todo ello, podemos inferir que la perfección implica, o bien no tener necesidades, o bien tener todas las necesidades satisfechas. Si no se tienen necesidades, no se tienen deseos; si no se tienen deseos, no se pueden satisfacer, por lo que tampoco se puede ser feliz. Por lo tanto, para ser feliz, se necesita, previamente, tener el deseo de felicidad.

Si la perfección consiste en tener todas las necesidades satisfechas, eso implica un "antes" y un "después". Un "antes" en el que hay necesidades; y un "después" en el que ya están satisfechas. En consecuencia, el atributo de perfección entra en un bucle de contradicciones irresolubles al coexistir los dos contrarios simultáneamente, como es el tener deseos y la satisfacción de los mismos incurriendo en una paradoja como sería el hecho de que ser eternamente feliz consistiría en una constante aparición de deseos y sus correspondientes satisfacciones, alternándose la imperfección y la perfección de forma continuada "in aeternum"

La razón de ese galimatías es el hecho de que el hombre ha creado el concepto de "perfección" no en base a una posibilidad real de existencia de dicho concepto, sino en base a la máxima felicidad que el mismo hombre puede imaginar. Es, en realidad, un antropomorfismo aplicado a un ser ideal del que ni siquiera puede considerarse como utópico –puesto que no puede ser siquiera factible- sino como entelequia.

La felicidad, por tanto, sólo puede tener sentido en un mundo material. Y la perfección, como la atribución de las máximas cualidades que pueden llevar a la felicidad, no tiene sentido en un ser inmaterial.



2021-01-22

283.- Por qué el ateísmo no es una doctrina


Autor: Bernat

Ya sabemos que los creyentes consideran el ateísmo como una doctrina. Tal consideración obedece al hecho de que, ya que no pueden eliminar dicho concepto en las religiones, al menos lo aplican también al ateísmo con la intención de "rebajarlo" a una creencia. Pero, hay una diferencia enorme.

Adoctrinamiento religioso infantil
La diferencia entre adoctrinar a un niño en base a una religión o en base al ateísmo, es abismal. Para que un niño crea en Dios y en todas las irracionalidades de una religión, se le tiene que meter en la cabeza todas esas barbaridades acerca de seres espirituales que te vigilan, que te amenazan, a las que tienes que postrarte y adorar, y toda la demás parafernalia de ritos, liturgias, cultos, etc., que incluyen las religiones.

En cambio, para que un niño sea ateo, basta con que no se le hable nunca de dioses. Si a un niño no le hablas nunca de los parajúntelos nunca preguntará por ellos, puesto que no están presentes en la vida. Como mucho, cuando sea mayor, se podrá preguntar de dónde surge el universo o la vida, pero ahí estará tanto la ciencia como la filosofía que, aunque no tendrán respuestas definitivas, al menos le darán una orientación sobre los misterios sin necesidad de inventarse seres inmateriales creadores de la materia.

Por lo tanto, no hablar de dioses a los niños, no es adoctrinar, como tampoco sería adoctrinar en contra de la existencia de los parajúntelos si nunca se le habla de ellos. El adoctrinamiento religioso consiste en una acción: la de hablar de, o sobre, seres invisibles que no se hallan en la vida cotidiana; mientras que para que un niño sea ateo, no hay que hacer nada. No puede haber adoctrinamiento donde no hay una acción orientada a creer o a no creer.



2021-01-13

282.- No soy un robot


Autor: Riskov

Un concepto fundamental en las religiones es el libre albedrío. Se trata de la libre elección, poder elegir y tomar nuestras propias decisiones de forma no condicionada íntegramente.

La ciencia ha puesto en duda que poseamos este concepto planteando, por el contrario, el concepto de determinismo. Este, contrario e incompatible con el mito religioso, ha sido muy atacado por los defensores creyentes. Si no tenemos libre albedrío, ¿qué criaturas ha creado Dios? ¿Qué premio o castigo mereceremos?

2021-01-02

281.- ¿Marxista, Posmoderno? ¡No!, Ilustrado


Autor: Riskov

En entradas anteriores hemos visto que los ateos no constituyen un bloque intelectual monolítico, como tampoco siguen una doctrina determinada. Vimos que el ateísmo es la ausencia de la creencia en la existencia de las deidades, o el rechazo de la creencia de que cualquier deidad exista, o la postura que defiende que no existen las deidades. Esta es la diferenciación en relación a la conclusión obtenida. ¿Pero qué diferenciación podemos hacer considerando el punto de partida?

Un ateo puede partir de una posición intelectual racionalista, por ser seguidor del método científico, por el cual no cree mientras no le presenten pruebas consistentes. O también puede partir del materialismo dialéctico marxista o bien de la filosofía posmoderna. De acuerdo a su posicionamiento inicial (racionalista, marxista o posmoderno) llega al ateísmo por diferentes vías.

El ateísmo racionalista es bien conocido en este blog debido a que es el seguido por la mayoría de los participantes.

2020-12-18

280.- Los Peregrinos del Mayflower


Autor: Riskov

Se cumplen 400 años desde que el Mayflower arribó a lo que hoy es EE. UU. Había zarpado en septiembre de 1620 de Inglaterra. La mitad de los pasajeros escapaba de la persecución religiosa; la otra mitad iba en busca de aventuras y una nueva vida al otro lado del Atlántico.

La nave transportó a 102 personas, más unas 30 de la tripulación, en un muy duro viaje de nueve semanas y media (¿Tendrá alguna relación con la película?).

Los pasajeros fueron los primeros colonos anglosajones que se establecieron en la costa de Massachusetts, formando la colonia de Plymouth; vendrían a denominarse para la historia como los Padres Peregrinos. La historiografía tradicional estadounidense ha presentado a los peregrinos como el embrión de los Estados Unidos aunque los orígenes del país resultan mucho más complejos.

2020-12-07

279.- La banalización del sufrimiento en la religión


Autor: Bernat

La banalización del sufrimiento puede tener consecuencias desastrosas. En el mundo de la psiquiatría se conocen personajes sin empatía hasta el punto que todos, desgraciadamente, conocemos en las noticias. Pueden llegar a ser personas amorales que sienten una total indiferencia hacia el sufrimiento ajeno. Son asesinos despiadados, fríos y calculadores.

Pero, la religión puede también producir una falta de empatía al considerar que muchos sufrimientos son culpa del pecado, castigos divinos, en definitiva, por lo que no sólo se aceptan, sino que se apoyan como acto de justicia. Pero, si el que sufre es alguien que no puede haber pecado, como los niños o los animales, se puede llegar a justificar como "voluntad de Dios".

En esos casos, las creencias irracionales sustituyen la empatía que es necesaria para la sana convivencia y no sólo eso, sino que "la justicia divina" favorece el sadismo, la venganza, el odio y la morbosidad. En tiempos de la Inquisición, se quemaban a los herejes en público convirtiéndolo en un espectáculo abominable en el que el pueblo se regodeaba ante los sufrimientos que "Dios imponía" por desobedecer su voluntad.

2020-11-23

278.- ¡Todos los ateos sois iguales!


Autor: Riskov

El ateísmo es, en su sentido más amplio, la ausencia de la creencia en la existencia de las deidades. En sentido estricto, es el rechazo de la creencia de que cualquier deidad exista. En una definición aún más restringida, el ateísmo es específicamente la postura que defiende que no existen las deidades.

Así abre Wikipedia su entrada sobre ateísmo, apertura que me parece muy acertada y me va a servir para reflexionar sobre si todos los ateos somos iguales y, en consecuencia, seguimos una misma doctrina.

En una primera acepción el ateísmo es la ausencia de la creencia en la existencia de las deidades. Vamos a ver qué posicionamiento siguen los ateos definidos aquí.

Los ateos que no creen en dioses estarían adscritos al ateísmo denominado implícito, o negativo, o débil. Incluso al llamado ateísmo agnóstico. En este grupo el ateo niega la fe religiosa (recordemos que fe es aceptación de una doctrina religiosa sin pruebas). El individuo no cree en ninguna doctrina religiosa, por diferentes razones que no es menester detallar ya que se encuentran bien presentes por todo este blog.

A este tipo de ateos no hay que exigirles pruebas de que las deidades no existen porque ellos no argumentan de esta manera. Es al contrario, mientras no haya evidencias a favor de la/las deidades estas personas no creerán.

Es un posicionamiento intelectual cercano al agnosticismo. El único matiz es que el ateo no cree mientras no le presenten pruebas consistentes y el agnóstico suele expresar que no tenemos la capacidad de analizar la veracidad del gnosticismo (y tampoco cree).

2020-11-14

277.- Religiosa…mente


Autor: Riskov

Uno de los fundamentos de las religiones es el dualismo, que defiende la existencia de dos entidades diferentes e independientes: lo mental y lo material.

¿Pero es la mente una entidad independiente? ¿Qué es la mente? Veamos varias definiciones y explicaciones dentro, como no podía ser de otra manera, del nivel de conocimiento adquirido.

El portal de formación online para profesionales sanitarios psiquiatria.com nos dice que:

La mente es el conjunto de capacidades cognitivas que engloban procesos como la percepción, el pensamiento, la conciencia, la memoria, imaginación, etc., algunas de las cuales son características del humano y otras son compartidas con otras formas de vida.

Hay que reseñar que Wikipedia escoge esta definición para su entrada.

Prosigue este portal de formación con lo siguiente:

Sinónimo: psique. Actividad psíquica de un sujeto. Opuesta al soma.

A lo largo de la historia este concepto de mente ha sido concebido ontológicamente en diferentes categorías (como una sustancia distinta del cuerpo, una parte, un proceso o una propiedad).

2020-11-05

276.- La conciencia del átomo en el New Age


Autor: Riskov

El Universo está interconectado por medio de la conciencia de los átomos; esta conciencia universal está interesada positivamente en aquellas personas que logran sintonizar con ella. Con variantes, esa es la propuesta principal de una nueva corriente religiosa, englobada en la denominada New Age.

¿Y por qué la catalogo como religiosa? Hay que considerar que se diferencia de las religiones tradicionales en varios fundamentos, tales como la figura de su deidad, el libro sagrado en el que la deidad se comunica, la estructura de los pastores y la congregación, el listado de normas y rituales… muchas e importantes diferencias. ¿Entonces?

Sin embargo, el New Age es una espiritualidad moderna, muy adaptada a los tiempos que corren: se trata de una forma de mantener la creencia en una superinteligencia ordenadora con la que se puede conectar y nos puede favorecer pero prescindiendo de estructuras eclesiales, libros sagrados, normas de obligado cumplimiento, etc. Todo muy propio de nuestra cultura libre e individualista, donde cada ciudadano escoge lo que quiere creer sin mayores compromisos; la denominada "religión a la carta".

2020-10-26

275.- Las necesidades de Dios


Autor: Bernat

Está claro que antes de existir no hay necesidades. Las necesidades surgen a partir de la existencia, no antes. Por lo tanto, la humanidad no tenía ningún tipo de necesidad cuando era "la nada". Cuando un ser humano crea o construye artefactos y todo tipo de artilugios, lo hace en su beneficio; esto es, hay una intención detrás de cada invento, y esa intención siempre  está dirigida a satisfacer alguna necesidad  del creador o constructor. Si el ser humano fuera capaz de crear un ser vivo inteligente diferente del mismo ser humano, y lo creara para ponerlo a su disposición, sea como sirviente, como esclavo, para experimentar, o para cualquier otro fin, ese nuevo ser no podría nunca decir que fue creado en su propio beneficio, ya que él, antes de nacer, no tenía ninguna necesidad de existencia. No hay la más mínima duda de que el beneficiado siempre es el creador.

2020-10-12

274.- Esos predicadores de camisa blanca


Autor
: Riskov

Todos hemos tenido oportunidad de ver, y quizá escuchar, a esos jóvenes predicadores que van en parejas, con camisa blanca, pantalones oscuros, una chapa negra en el pecho y mayoritariamente rubios. La chapa contiene la inscripción "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días". Habitualmente se les conoce como mormones, término que ellos no rechazan pero lo consideran vulgar.

Hace exactamente doscientos años el estadounidense Joseph Smith dijo que en la localidad de Palmyra, ubicada a unos ochenta kilómetros al norte de la ciudad de Nueva York, Dios y Jesucristo se aparecieron ante él para decirle que desaprobara y considerara como falsos todos los credos de las iglesias existentes hasta entonces. A este suceso actualmente se le conoce como Primera Visión.

2020-09-27

273.- ¿Qué es el Ateísmo?

Autor: Riskov

Con cierta frecuencia llega a esta comunidad una persona que nos exige argumentos que sostengan su propio concepto de qué es el ateísmo. Y parece que quiere ignorar que el concepto de ateísmo no es unívoco, presenta variantes según el punto de vista de la persona no creyente.

Ateísmos hay de varios tipos; al fin y al cabo lo único que los une es la no creencia en dioses. Pero esta no creencia se defiende con diferentes grados y argumentos.

Es de reseñar que las religiones presentan más variabilidad entre ellas, incluso dentro de la misma fe. ¿Cuántas doctrinas cristianas hay? Incontables. Pues exigir al ateísmo que sea uno y simple no es honesto, sobre todo considerando la gran cantidad de deidades a las que se opone, a cada una con sus argumentos apropiados.

Una primera diferenciación sería: 

- Ateísmo explícito/positivo/fuerte: es la afirmación de que no existe ningún dios. 

- Ateísmo implícito/negativo/débil: es la no creencia en dioses.

Los calificativos expuestos (explícito/positivo/fuerte o implícito/negativo/débil) no son exactamente sinónimos; hay matices entre ellos pero, para la introducción básica al ateísmo que quiero plantear, los tomaremos como análogos. Por tanto, ateo explícito, ateo positivo o ateo fuerte lo tomaremos como aquel que afirma que no existe ningún dios y tiene argumentos para defender su posición.

2020-08-29

272.- La injusticia del castigo divino


Autor: Bernat

El tema del libre albedrío tiene, al menos para mí, una implicación de especial importancia, a saber: la total y completa injusticia de cualquier castigo divino más allá de la muerte. Tanto si existe como si no existe el libre albedrío, ningún castigo que no tenga como finalidad la disuasión, el escarmiento y la protección de la sociedad, tiene alguna justificación. La justicia, por sí misma, no puede explicar el merecimiento de una pena en el inculpado, ya que la justicia es un constructo elaborado por el hombre que no tiene significado más allá de una mera aplicación social dentro de un contexto determinado que revierte en lo anterior: la defensa de la sociedad y la protección de la misma ante las malas obras del propio ser humano.

Mientras que castigar a una persona inocente es una injusticia, no es injusto dejar de castigar a un culpable. En todo caso, sería una posible negligencia del sistema jurídico que -dependiendo de la importancia del caso- podría, o no, tener consecuencias negativas. Desde el momento en que el concepto "merecer" no tiene consistencia más que dentro de la semántica que se le quiera aplicar, nadie merece "per se" ningún castigo. Que sea necesario castigar dentro de la sociedad, no implica que la idea de "merecer" pueda sostenerse más allá de dicha necesidad ya citada de defender la sociedad.

Si se precisa un sistema penal, necesitamos unas bases jurídicas que incluyan toda una terminología creada "ad hoc", esto es, para tal propósito. Y entre dichos términos hallamos los de "responsabilidad", "culpabilidad", "merecimiento", "castigo", "atenuantes", etc. Todo ello sólo tiene significado en su contexto, pero no fuera de él.

2020-08-10

271.- Debate: ¿es razonable la fe? (y VI)


Autor: Riskov

En la serie dedicada a William Lane Craig que voy a terminar hoy hemos podido ver y responder todos los argumentos relevantes que presenta en sus exposiciones (salvo que alguno se me haya escapado a pesar de los muchos debates y entrevistas que he consultado). Y, sin embargo, no nos hemos preguntado por el mismo título del debate con el que comenzamos el análisis: ¿Es razonable la fe?

La respuesta es sencilla y clara: no, no lo es.

¿Y por qué? ¡Porque no podría serlo, sería contradictorio!

Razonable significa que se puede razonar, es decir, que se puede llegar a ello mediante la razón. Esto requiere conducirnos por la razón hacia donde nos lleve.

¿Y qué significa la fe? En el sentido religioso tiene dos acepciones, de acuerdo a sendos diccionarios consultados:
  • Conjunto de creencias de una religión.
  • Virtud teologal del cristianismo que consiste en creer en la palabra de Dios y en la doctrina de la Iglesia.

Ambas acepciones tienen analogía. La fe es la creencia de alguna religión por aceptar la doctrina de su iglesia o sus predicadores.

2020-07-22

270.- ¡Qué bien suena William Craig! (V)


Autor: Riskov

En la primera entrada de esta serie dedicada al análisis de William Lane Craig nos encontramos con tres argumentos novedosos que tienen una apariencia de alto nivel filosófico. Novedad en los argumentos filosóficos es algo interesante que merece una concienzuda reflexión. Veamos el primero:

"Dios es la mejor explicación de la aplicabilidad de las matemáticas al mundo físico. Ecuaciones matemáticas modelan y predicen el mundo físico."

"Las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza; si los objetos matemáticos son entidades abstractas causalmente aisladas del Universo la aplicabilidad de las matemáticas sería una feliz coincidencia. Si los objetos matemáticos son ficciones útiles ¿Cómo es que la naturaleza está escrita en el lenguaje de estas ficciones? (…) Cuando Dios creó el mundo físico diseñó la estructura matemática que tenía en mente."

¡Suena bien! ¿Qué tendrá de cierto en el fondo? Bueno, para un análisis concreto de este argumento os remito al muy recomendable vídeo con el resumen del debate William Lane Craig vs Graham Oppy (matemático ateo).


Se trata de un tema complejo, para verlo despacio. Voy a atreverme a hacer un resumen escueto con los matices que se pierden con ello.