2022-01-15

313.- La Moda Transgénero


Autor: Riskov

Hoy nos vamos a adentrar en un punto que ha generado polémica en la sociedad. No se trata de cuestionar la disforia de género (sentirse de un género diferente al del cuerpo biológico) ni la condición transgénero. Esta es una realidad ampliamente asumida, excepto por una minoría muy conservadora. No, la disertación de hoy va a tratar la polémica surgida por los estudios y alertas sobre el número de casos aparecidos en un colectivo determinado, el de niñas/mujeres adolescentes.

Sobre una muestra de 256 casos de adolescentes con sentimientos trans se establecieron unas conclusiones alarmantes en el Estudio de la Dra. Lisa Littman sobre disforia de género de aparición repentina (ROGD).

El 83 % de los casos eran mujeres al nacer.

En el 37 % de los grupos de amistad la mayoría de las adolescentes se identificaba como trans.

El 62 % había sido diagnosticado con algún tipo de trastorno mental antes del inicio de su disforia de género.

Lisa Littman
La alarma surgió por dos motivos importantes:
  • Estas cifras superan ampliamente lo esperado estadísticamente.

  • La mayoría de estos casos presentaron problemas de bienestar mental y de relaciones con sus padres. Tanto, como que casi la mitad (49 %) intentó aislarse de sus padres. Asimismo, la cuarta parte se separó de personas no trans y el 46 % dejó de confiar en fuentes no relacionadas con el transactivismo. Hay que considerar que estamos hablando de adolescentes, no de personas maduras y estables.
Las estimaciones de la prevalencia en la población varían ligeramente según estudios. Considerando varias fuentes en Europa se puede estimar una horquilla aproximada de un caso por cada diez mil o veinte mil habitantes varones biológicos, mientras que en mujeres biológicas desciende hasta un caso por cada treinta mil (Disforia de género en infancia y adolescencia: Guía de práctica clínica).

A la vista de todo esto la Dra. Lisa Littman dio la voz de alarma y expuso unas conclusiones: la disforia de género de aparición repentina es exagerada en grupos de amistades de niñas/mujeres adolescentes, provoca muchos casos de malestar emocional, aislando a la adolescente de su familia y amistades no trans. Por ello pide a la comunidad científica que amplíe los estudios sobre estos colectivos para ofrecer más información y ayuda en estos casos.

La reacción no se hizo esperar… pero fue de sentido contrario. Activistas (ofendiditos) incendiaron las redes y se presentaron en el centro de salud donde trabaja la doctora Littman para exigirle a su jefe que la despidiera. Es lo que tiene la cultura de la cancelación. Y sí, fue despedida; es el signo de estos tiempos.

¿Cual fue la argumentación esgrimida para apoyar esa petición? Pues las emociones. Muy posmoderno. ¡Lisa Littman es una tránsfoba, insensible al dolor de las personas que nacieron en un cuerpo equivocado! Sus datos provienen de familias ultraconservadoras y ella misma es de extrema derecha.

Ni qué decir tiene que esos presuntos argumentos son falsos. Y digo presuntos porque no pretenden ni siquiera llegar al nivel de argumentos: el posmodernismo no los necesita.

Abigail Shrier
La periodista Abigail Shrier encontró que en su pequeña ciudad de Rhode Island se dieron unos casos de disforia de género de aparición repentina concentrados en unos grupos de amigas adolescentes y se interesó sobre el tema hasta llegar a los estudios de Lisa Littman y cómo había sido cancelada. Por ello escribió el libro: 'Daño irreversible: La moda transgénero que seduce a nuestras hijas', obra que, huelga decir, también fue cancelada (por breve tiempo, gracias a la razón). Lo que no se ha podido evitar es el incendio en las redes pero ya nos estamos acostumbrando a convivir con los ofendiditos que dicen ser activistas de la superioridad moral a favor de los que sufren.

Para escribir el libro Shrier buscó y amplió datos, como que la prevalencia de casos en esos grupos de amigas supera en setenta veces la esperada de acuerdo a las cifras promedio o que la mayoría de casos aparecen tras una inmersión en redes sociales consultando páginas de activismo transgénero.

La polémica tiene dos posturas enfrentadas. Por una parte el activismo transgénero posmoderno, que aplaude cada caso de adolescente que “descubre su verdadera identidad no normativa”, con plena libertad y sin interferencia social ni familiar. Y por otra parte, los que piden un análisis de cada caso particular con el objetivo de establecer el grado de disforia o de posible confusión antes de administrar hormonas o, incluso, cirugía, al tiempo que pide más investigación para comprender mejor este fenómeno, sus implicaciones y alcance.

La paradoja es que el primer grupo no aplica la etiqueta de transfobia a los ultraconservadores, lo cual sería lo lógico, puesto que son estos los que niegan el fenómeno. No, la lucha es entre bandos cercanos, quizá porque es donde duele más la discordancia.

En el caso de España la pugna entre dos miembros del gobierno, la vicepresidenta Carmen Calvo y la ministra Irene Montero, fue acompañada de la etiqueta tránsfoba para la primera. Y ya ha sido cesada, se desconoce si solo por este tema.


Entradas relacionadas

241.- ¿Posmodernismo? ¡No, por favor! (III)

309.- Apuntes políticos sobre transexualidad

310.- Richard Dawkins, cancelado



20 comentarios :

Bernat dijo...

No acabo de entender cuál es el problema para los posmodernos. ¿Qué había de malo en los estudios de la doctora Littman? ¿Qué pretenden esos sesudos posmodernos?¿Qué es lo que no quieren aceptar?

Keywer dijo...

Lo peligroso que es callar estos datos, vi un articulo hace tiempo daban la altisima tasa de suicidio de personas trans y arrepentimientos, mucho supungo se debe deber a esto. Lo mas triste e irrisorio es que a los supuestos defensores de el bien social no les importa el sufrimiento de estas personas, callan a quienes dicen la verdad a pelando a una ferrea censura tan infantil y patetica que parece increible los politicos le den tanto poder a esta gente.

Franco Leal dijo...

Es que los posmodernos en tal sentido defienden la libre autodeterminación del género, mujer u hombre en su concepción social.

Los estudios de la Dra. Littman contradicen tal cosa. Pero es un dogma de esta cerrada ideología, de modo que tienen que descartar tales resultados.

Son negacionistas, las conclusiones ya las tienen, sólo buscan los datos que encajen con estas, y rechazan todo lo demás.

En cuanto a los políticos, bastantes cambiaron una religión por otra. Son gente con necesidad de creer.

Y de hacer que otros crean, manipular.

Riskov dijo...

Bernat, Franco tiene razón.

Los posmos siguen el criterio de Simone de Beauvoir: "la mujer no nace, se hace". De aquí viene la libre autodeterminación de género.

Entonces, aplauden cada "conversión libre". Por el contrario, critican cada obstáculo que se le pone. Aunque provengan de estudios; ya sabemos que los posmitos son mucho de ideales y poco de ciencia.

Keywer dijo...

Franco, hasta donde los gobiernos dejaran ideologias insanas y falsas destruyan vidas y dicten nuestras leyes ahora?

Anónimo dijo...

El ser humano (la mayoria de personas) parece no desear abandonar la religion, en un sentido amplio de esa palabra.

Franco Leal dijo...

Keywer, cuando la gente, en una masa crítica para realizar tales cambios, reprueben la libre proliferación de tales nociones nocivas.

Francamente, no lo veo posible, ni en el corto ni en el mediano plazo como mínimo, dado de que somos una sociedad de técnicos, en el sentido de ser especialistas en nuestra área de trabajo, donde usualmente no tenemos conocimientos de otra índole ni nos interesa.

Productores en desmedro de ser gente con ganas de aprender de diversas cosas, no nos interesa la reflexión.

Podemos tener educación formal, si, pero no buscamos tener educación informal, ello aumenta la probabilidad de ser engañados y de estancarnos en prejuicios.

Ejemplo, mi hermano es en general una buena persona, ingeniero con otros títulos más, inteligente y dedicado a su familia. Sociable. Tiene un trabajo que le rinde buenos ingresos.

Por otro lado, es creyente, opositor a toda forma de aborto y nos dijo en confianza de que piensa de que los homosexuales están enfermos.

Menos mal que no es antivacunas...

Bernat dijo...

Lo que yo me pregunto es por qué, los posmodernos, siendo una pequeña minoría, han podido estar en la palestra como si fueran mayoría. ¿Por qué han podido llegar ten lejos?

Franco Leal dijo...

Considero que se debe a que es atractivo.

Dado de que en el posmodernisno se coloca a la experiencia de primera mano por encima de la evidencia empírica.

Promueve el pluralismo, la diversidad de pensamientos, pero privilegia la opinión de grupos minoritarios en desmedro no sólo del consenso científico, sino que también de la concepción del "deber ser" mayoritario.

Es antisistema, califican a otros de ideologías cerradas e impositivas, pretendiendo deslegitimar tanto a la ciencia como a la filosofía en su vertiente práctica.

No requiere esfuerzo, es una posición cómoda, digo, ¿para que estudiar si con lo que intuyes en tal o cual tema basta para pronunciarte con validez equivalente a la de cualquier otro sin importar los conocimientos?.

Riskov dijo...

Además de lo que dice Franco de modo acertado otro factor de su éxito es que se ha disfrazado de justicia social. En muchos medios de comunicación se ha confundido con la única justicia social. Oponerse es injusto.

Gran parte de la población no está advertida sobre el posmodernismo. Por esto, es fácil ser engañada. Nuestra labor de divulgación es importante.

Bernat dijo...

Ya, pero eso no responde a mi enigma. Si pudiéramos saber estadísticamente hablando cuántas personas están a favor del posmodernismo, dudo mucho que sean más del 20%.¿Por qué, un porcentaje tan pequeño ha influido tanto en tantos países, sobre todo en Europa, hasta tal punto que hay leyes que se basan en ese posmodernismo?

En España, tiene cierta explicación. Supongo que el gobierno de Sánchez ha tenido que bajarse los pantalones ante Podemos porque sin ellos no hubieran gobernado, pero parece que el posmodernismo está presente en casi todo Occidente...

Franco Leal dijo...

Es una oposición a la modernidad.

Si esta última se basa en la madre filosofía y sus hijas la razón y la ciencia, el posmo debe ir en contra de ello.

El conocimiento es poder, si la ciencia y la razón forman parte de la estructura opresora, (así lo ven los posmos), debe ser combatida ferozmente.

El posmodernismo tiene su trasfondo esencialmente tanto político como revolucionario.

No importa lo que se diga sino como lo haces llegar, la emoción que despiertas. Lo escrito no es tan importante como lo interpretado por el lector, incluso en desmedro del autor.

Si quieres hacerte con el poder, (el político lo desea, y si lo tiene, trata de conservarlo todo el tiempo que pueda), debes ofrecer algo distinto a la alternativa.

Como la población no tiene una buena formación cultural, es más fácil cautivar con el asunto de la fuente única de la justicia social, la lucha contra los opresores en favor de los oprimidos y de que la ciencia sólo es un relato del mundo para controlarte y de que tus ideas tienen la validez de ser escuchadas y consideradas con igual valor.

No se necesita reconocerse a uno mismo con ser posmoderno, basta con que sientas sintonía emocional con estas cositas tan lindas que te plantean los políticos abanderados del posmo...

Riskov dijo...

¿Por qué… te preguntas, Bernat? ¡Misterios de la sociología humana!

A ver si lo intento. La población no adopta una cultura, unas tendencias, un modelo de sociedad tras una reflexión racional. El agente social que más éxito tiene es el que logra encaminar a las masas de acuerdo a su mensaje. ¿Y qué mensaje tiene más éxito? Pues el que logra penetrar en las inquietudes de más ciudadanos y les persuade de que es el mejor diagnóstico de la sociedad y el que presenta las mejores soluciones.

Bien, eso parece claro. ¿Pero qué pasa con el posmodernismo? Pues veamos.

En un momento de decadencia de nuestra cultura occidental, bajo un nivel de vida históricamente bueno, tanto económicamente como socialmente (los indicadores al respecto son mucho mejores que en cualquier otra época) pero hemos tocado techo y estamos en dulce y lenta cuesta abajo. El problema es que comparamos con nuestro pasado reciente y nuestro alrededor, siendo la comparación desfavorable. Hoy, los jóvenes no tienen la expectativa de participar en el crecimiento de sus países, ni siquiera en superar el nivel de sus padres. Muchos más síntomas de esta decadencia se pueden citar pero me extendería largamente.

Es decir, que el posmodernismo se aprovecha de esta situación y propone un relato tétrico del presente y esperanzador del futuro.

¿Cuál es el relato tétrico del presente?

Pues escucha a Podemos y tendremos una primera idea. Dos elementos de especial éxito son la desigualdad y el feminicidio. Estos han calado hondo entre la población y se ha hecho bandera de estas reivindicaciones.

Pocos se cuestionan si el problema es la desigualdad o si lo es la pobreza extrema. ¿No es preferible sistemas donde hay desigualdad pero muy pocos pobres extremos (casi toda Europa) que otros (socialistas) donde hay mucha igualdad en el 95% de la población porque son casi todos muy pobres?

Y tampoco se cuestionan el presunto feminicidio. España es el 7º país del mundo con menor índice de violencia y homicidios; es un país bastante seguro. La mayoría de la población no vive nunca un episodio cercano de gran violencia. Sin embargo, el relato es que las mujeres son violadas y asesinadas a diario. ¡Gracias a Papá Estado no mueren todas!

En España son asesinadas de media 50 mujeres al año. Es una cifra muy baja en términos históricos y mundiales. Por ponerlo en contexto, en el mismo periodo mueren 450 hombres (solo hombres) en accidentes de trabajo y más de 3.000 personas se suicidan. ¡Sí, ya sé que el asesinato de una mujer es terrible pero las cifras cantan y lo que nos transmiten es solo la primera parte como si fuera todo!

¿Y cuál es el relato esperanzador del futuro? Pues gracias al análisis interseccional (por identidades) conseguiremos una sociedad muy justa, igualitaria, de elevada moral, donde todos, todas y todes disfrutaremos en primera línea, sin pobreza ni desahucios.

El posmodernismo trabaja con el miedo, el temor, la desinformación y la demagogia, con un relato alternativo a la realidad, el cual atrae a muchos ciudadanos incautos (la mayoría lo son: no cuestionan sus fuentes).

Riskov dijo...

¿Qué es lo que transmiten los principales medios de comunicación en Occidente? ¿Los altos niveles de alfabetismo, quizá? ¿O el muy bajo índice de muerte infantil? ¿El muy bajo porcentaje de población que pasa hambre? ¿O puede ser que la gran disminución de violencia interna?

En términos históricos estos índices son mucho mejores que nunca. Pero son poca noticia. Y para la parte del gobierno a manos de Podemos son, incluso, falsos.

En apenas siglo y medio hemos pasado de una esperanza de vida de 44 años y enterrar a la mitad de nuestros hijos a una esperanza algo superior a los 80 años. También hemos crecido no sé cuantos cm de estatura. Casi todos podemos llevar una vida digna y nuestro propio camino, con recursos económicos, intelectuales, sanitarios y sociales suficientes. No obstante, dice el anuncio de TV del Ministerio de Igualdad: "mujer, no huyas del miedo, el peligro te acecha: Papá Estado te sobreprotegerá".

¿Qué mensajes son los que calan entre la población?

El miedo es poderoso.

Franco Leal dijo...

En el posmo no se destaca lo bueno que hemos logrado en sociedad sino que se enfatiza en lo malo, en lo que nos falta.

Y lo agranda, o miente inclusive.

¿Y qué nos llama más la atención?, lo malo, apela a nuestra inclinación evolutiva, es cosa de ver los noticieros...

Se presenta la sociedad como de un nivel más bajo de lo que en realidad está y por lo mismo en el posmodernismo hay que acabar con el sistema opresor que lo genera: el heteropatriarcado que usa la ilustración para someter al pueblo.

Hay que cambiarlo todo, un estado que te cuide a diferencia del que te aplasta, con sus autoridades que te obligan a vacunarte y cosas así, hay que usar la retroexcavadora.

Deconstrucción, hay que irse por caminos alternativos, porque todo relato que construyamos del mundo tiene el mismo valor... escoge aquél con el que te sientes mejor contigo mismo, olvídate de la ciencia y de la razón que te limitan al decirte lo que hay y buscan que te conformes, te someten con temor, mereces y puedes obtener más por otros lados.

Anónimo dijo...

El posmodernismo va de la mano con el poder, de ahí que las diferentes minorias de ofendidos hayan logrado imponer su discurso con ayuda de los Estados. Los políticos en su afán de obtener mas votos hacen caso omiso a la razón y van al plano emocional y es aquí donde los ofendiditos se identifican.
Los Estados cada vez más grandes necesitan crear problemas (en este caso el género) para mantenerse en el poder con la excusa de luchar para resolver dicho problema.

Yo soy un cubano que me percibo trans-danés pero no me hace ciudadano de Dinamarca(LOL).

Mode

Riskov dijo...

El miedo triunfa sobre los buenos datos. La extrema derecha atiza el miedo a los inmigrantes y los países competidores, mientras que la extrema izquierda hace lo propio con los “opresores”. Entre unos y otros introducen su mensaje mejor que los políticos moderados e ilustrados.

La agenda política, junto con el seguidismo de muchos medios de comunicación, han conseguido introducir mensajes, si no falsos sí distorsionados en buen grado, como que las mujeres occidentales están desfavorecidas, sufriendo una gran violencia de género, que cobran menos por el mismo trabajo por el hecho de ser mujeres, que les prestan menos credibilidad en juicio y, por supuesto, que necesitan de la intervención del Estado para su defensa.

Los populismos de derecha e izquierda están fuertes a costa de los valores del liberalismo ilustrado. Lo que conlleva una mayor polarización. Es lo que tiene la decadencia.

La población está más alertada del peligro de la extrema derecha. La extrema izquierda se aprovecha de ello disfrazándose de “la izquierda que defiende a los débiles”. Yo condeno ambos extremos pero divulgo más el extremo que conspira más inadvertido.

Franco Leal dijo...

El miedo es poderoso."

Es que la fuerza de voluntad de la mayoría de las personas es débil, de modo que es socavada fácilmente por el temor.

Keywer dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=A1vpDWAcYvg

Revisen ese video, breve, pero resume este tema de la gente y el por que dl postmodernismo en actualidad.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.