2020-07-14

269.- William L Craig, la Gran Arrogancia (IV)


Autor: Riskov

En el argumentario presentado por William Lane Craig en las entradas anteriores pudimos ver lo siguiente (resumido), extraído de la doctrina cristiana: este mundo fue creado por Dios para poder salvar al mayor número de personas, destinadas a glorificarlo eternamente en el paraíso. El mal en el mundo es la mejor forma para llegar al conocimiento de Dios y ser objeto de salvación.

Sabemos que esta es la doctrina tradicional de las iglesias cristianas, con ligeras variantes según la denominación eclesial. ¿Y cómo se compatibiliza esta idea con el conocimiento adquirido a día de hoy? Veamos. Primero una introducción de donde estamos y de donde venimos.

El Universo tiene entre 13.700 y 13.800 millones de años. Cuenta con unos 2 billones de galaxias, con cerca de 100.000 millones de estrellas cada una, alrededor de las cuales orbita un número variable de planetas. Nos encontramos en un sistema solar de unos 5.000 millones de años de antigüedad, orbitando alrededor de una estrella de tercera generación.

La vida se desarrolló en un estadio temprano de la Tierra, probablemente hace algo más de 3.000 millones de años. La vida superior tardó en llegar, mediante procesos de evolución muy lentos; apenas tiene 1.000 millones de años, redondeando.




La Tierra se pobló de vida animal hace varios cientos de millones de años, hasta que el impacto de un gran asteroide hace 66 millones de años produjo un cataclismo que acabó con la vida de los animales mayores, incluyendo a todos los dinosaurios no emparentados con las aves. Los animales más pequeños, con menores necesidades alimenticias y mayor facilidad para encontrar refugio, también bajaron de población pero después, una vez recuperada la vegetación, pudieron multiplicarse con menor competencia; nuestro antepasado era un mamífero de unos 25 a 30 centímetros de altura, que vivía más tiempo entre las copas de los árboles, pero con menor competencia pudo pasar más tiempo en el suelo.

Hace cuatro millones de años evolucionó el australopithecus, género intermedio entre el hombre actual y su antepasado común con los chimpancés. Dos millones de años tuvieron que pasar hasta que evolucionó el Homo erectus.

Hay que hacer notar que ese periodo de tiempo, cuatro millones de años, leyéndolo rápido nos puede parecer poco, pero contiene unas 250.000 generaciones de padres-hijos.

Finalmente, el Homo sapiens hace su aparición en el periodo 150 - 200.000 años antes de nuestra era. Es decir, hace algo más de 10.000 generaciones.

Durante todo este tiempo, millones de especies animales han competido y evolucionado de manera paralela, y más del 99 % de ellas se ha extinguido.

¿Y por qué se han extinguido tantas especies? Por la necesidad de recursos alimenticios y de refugio dentro de unas condiciones cambiantes, en el seno de una fuerte competencia. La denominada Ley de vida impone una supervivencia de depredadores y de presas en continua lucha. Esta ha sido fuente de constante dolor en tantos animales y en nuestros antecesores. Y cuando hablamos de depredadores podemos también incluir los muy pequeños predadores: virus y bacterias, los cuales han sido protagonistas de tantas enfermedades y de la muerte de la mitad de los niños pequeños.

Este sería un resumen del lugar que ocupamos en el Universo y de donde venimos. Pues bien, todo esto forma parte del plan de Dios, según el cristianismo, para salvar hacia la eternidad a un grupo de personas que acepten a Cristo. Concretamente, según Craig, todo esto es la lección que les ofrece Dios para salvarle solo a él y a los que piensen como él. ¿No es una doctrina arrogante?

Yo entiendo que esta doctrina tuviera éxito en épocas anteriores, con unas condiciones de vida más duras y menos cultura entre la población. Ofrecía un sentido y una esperanza a gentes sufridoras. Sin embargo, predicarla hoy día debería avergonzar a cualquiera que tenga un mínimo de cultura y de sentido común. ¿En qué cojea Craig? En cultura no.

O falla en sentido común, si cree lo que predica, o es un manipulador, si no se lo cree pero forma parte de su profesión. Lo cierto es que tiene éxito. Por ejemplo, en el debate que seguimos desde la primera entrega de esta serie "¿Es razonable la fe en Dios?" de William Craig vs Alexander Rosenberg, Craig ganó con amplio resultado: el equipo de jueces dio la victoria a Craig por 4 a 2. El resultado local, desde Purdue, dio 1.390 votos a Craig y solo 303 a Rosenberg. Y la votación online internacional dio la victoria a Craig por 734 a 59.

Es cierto que Rosenberg fue el oponente más débil que he podido ver en varios debates contra Craig. Incluso un profesor musulmán, que defendía la humanidad no divina de Jesús en un debate sobre ese tema, me pareció mucho más preparado para ese debate y con tono más convincente. No obstante, los resultados tan a favor de Craig entre la población, no tanto entre los jueces, me "hace perder fe" en el Homo sapiens estadounidensis y me explica el éxito de un manipulador profesional con mucha más forma que fondo.



Entradas relacionadas

255.- El inicio de la vida en la Tierra

237.- Un universo sin propósito

56.- Existimos debido al impacto de un asteroide


14 comentarios :

Anónimo dijo...

¿Quieren más arrogancia?, pues esto me parece tal:

"La mayoría de los filósofos en el Occidente no piensan que alguna versión del argumento cosmológico o, de hecho, algún argumento a favor de la existencia de Dios, sea sólida. ¡Por el contrario, ellos no fueran ateos! Pero aunque el ateísmo es una filosofía en retractación entre los filósofos estadounidenses, todavía es un punto de vista dominante. De modo que obviamente, ellos rechazan todas las formas del argumento cosmológico. En respuesta a tu pregunta de que por qué este es el caso, no puedo hablar de las motivaciones sicológicas de esas personas pero que sí debemos considerar a pie de la letra los argumentos que ellos dan para su perspectiva. He intentado interactuar responsablemente con los argumentos que ellos proponen y me encuentro que la mayoría de ellos son muy mediocres y los otros no son insuperables. Véase mis obras publicadas sobre los argumentos en sus diferentes versiones. Simplemente ellos están siendo negligentes en hacer la tarea de considerar los puntos a favor y en contra de los argumentos."

Bernat dijo...

este mundo fue creado por Dios para poder salvar al mayor número de personas, destinadas a glorificarlo eternamente en el paraíso. El mal en el mundo es la mejor forma para llegar al conocimiento de Dios y ser objeto de salvación.

¿Cómo es posible que se diga tamaña barbaridad en cuanto a que el mundo fue creado para salvar al mayor número de personas, si dichas personas no existían antes de crear el mundo?

Es decir, Dios, en su eterna sabiduría, primero crea a los humanos y, luego, los quiere salvar. Si no los hubiera creado, entonces no habría nada que salvar. A eso le llamo yo crear necesidades innecesarias.

Realmente absurdo.

Jack Astron dijo...

Este sería un resumen del lugar que ocupamos en el Universo y de donde venimos. Pues bien, todo esto forma parte del plan de Dios, según el cristianismo, para salvar hacia la eternidad a un grupo de personas que acepten a Cristo. Concretamente, según Craig, todo esto es la lección que les ofrece Dios para salvarle solo a él y a los que piensen como él. ¿No es una doctrina arrogante?

Vaya que lo es.

Otra evidencia de la arrogancia cristiana es la absoluta indiferencia por las tragedias que seguramente ocurren a diario en el universo.

La explosión de una supernova tiene el potencial de esterilizar sistemas solares completos en su cercanía.

En una galaxia como la nuestra, estas explosiones ocurren cada 50 años más o menos, y lo hacen a suficiente distancia de la Tierra como para no causar daño en la gran mayoría de los casos.

Pero en la región visible del universo, dado el enorme número de galaxias contenido en ella, explota una supernova en cada segundo.

https://www.space.com/6638-supernova.html

Cada explosión extermina probables formas de vida básica y posibles formas de vida sensible.

¡Pero eso qué importa!

Dios creó el universo pensando en los cristianos. Los demás, que se jodan...

Anónimo dijo...

A mí lo que me ha gustado siempre es constatar como el buen Dios entra siempre por el aro en las apuestas. Es más, el dice "no tentaras al Señor tu Dios" porque sabe que las apuestas le pueden. Que otra cosa hace el demonio que apostar con Dios a qué el destruye la fe de Job, (y de todos los pobres sucesores espirituales de Job)? Que otra cosa vio León XIII que la apuesta del demonio con Cristo a qué destruía la Iglesia si le daba tiempo y "autorización"??
Por eso sin dudar afirmo que Dios apostó a qué igual iba a aparecer el ser humano a pesar de los dinosaurios. Claro, algunos pueden decir que hizo trampa con el meteorito, pero... Cómo contesto Dios: está dentro de lo probable que caiga un meteorito en este planeta.
:-))
Otra cosa que sienpre es regocijante, es constatar como siempre hay alguno que sale a "defender a Dios". No considera este Craig que Dios es grandecito y puede defenderse solo?
Walrus
:-))

Anónimo dijo...

Terrible! Sienpre y siempre, además repetido. Dios me castigó por mencionar sus vicios favoritos ;-))
Walrus

Anónimo dijo...

“¿Cómo es posible que se diga tamaña barbaridad en cuanto a que el mundo fue creado para salvar al mayor número de personas, si dichas personas no existían antes de crear el mundo?”
El dr. Craig no tiene sustento bíblico para esa afirmación, lo que demuestra que inventó esa parrafada solamente por marketing religioso. Jesús mismo, según los evangelios, admitió que “estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son POCOS los que la encuentran.” (Mateo 7:14). Más adelante recalca: “Y si aquellos días no fueran acortados, NADIE SE SALVARÍA; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados.” (24:22).

Entonces, habrá más perdidos que salvos. Vaya plan divino… con razón dicen sus adeptos que sus caminos son “misteriosos”.

“Dios, en su eterna sabiduría, primero crea a los humanos y, luego, los quiere salvar. Si no los hubiera creado, entonces no habría nada que salvar.”
Totalmente de acuerdo. Parece que el creador de miles de millones de galaxias cada una con miles de millones de elementos sufre del síndrome de Munchausen.

Es evidente que el dr. Craig y sus colegas se aprovechan de los baches del conocimiento para cubrir los agujeros con el dios de los huecos. Como no se sabe con certeza por qué estamos acá, entonces dios. Fin de la discusión. Y así con cada tema que se desconoce. Para reforzar sus argumentos, suelen mover el blanco a conveniencia: si tal teoría e hipótesis científica es favorable, la utilizan, si no les conviene, la desechan, desvirtúan o manipulan[1].

Cuando el apologista cristiano induce a su dios particular (que a diferencia del dios deísta tiene nombre propio, apellido, sexo, nacionalidad, y rasgos de conducta antropomórficos bastante cuestionables como los celos) suelta una ristra de argumentos que tomaría horas abordar cada uno de ellos, cosa que en un debate formal es imposible y de todos modos resultaría terriblemente tedioso hasta para la audiencia. Así “pierde” cualquiera. Este proceder (deshonesto) se conoce en el mundo angloparlante como “Galope de Gish”[2].

Por supuesto, implicaría que el oponente sea experto en crítica textual, teología, formación del canon bíblico, historia eclesiástica, hebreo antiguo, griego koiné y arameo entre otras materias además de su carrera profesional. Por otro lado, el apologista – con la audiencia generalmente a su favor – no necesita ser cosmólogo, biólogo, antropólogo, físico, químico ni nada de eso para opinar respecto a materias que no son de su dominio, total, ya “saben” la respuesta (o creen saberla) como indica el “faith statement”.

Sobre lo infinito como algo abstracto o concreto, no tengo idea. No opino al respecto sino para destacar que los creyentes (deístas y teístas) se enfrentan al mismo problema, pues si dios es eterno y siempre existió, infinitamente, en algún punto de esa recta infinita tuvo que iniciar la creación, lo que les devuelve como un búmeran el problema del tiempo infinito vs tiempo limitado. El solo hecho de pensar en algo, planificar y ejecutar la obra (como el universo), son actividades que implican irremisiblemente un tiempo definido.

El ad hoc que dicta que dios está “fuera del tiempo” no resuelve el problema, porque de todas maneras, en algún “momento de su eternidad” (oxímoron, si los hay) tuvo que ponerse a planificar y crear cosas. No va a ser que lo hizo todo sin darse cuenta, como expresó Dan Barker en Cosmological Kalamity: “¡Oh, creé un universo…!”[3], para luego decidir crearlo. En un momento no existía el universo, luego sí. En un momento no había vida en este planeta, luego si.



Referencias:
[1] https://www.preposterousuniverse.com/blog/2014/02/24/post-debate-reflections/
[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Gish_gallop
[3] https://infidels.org/library/modern/dan_barker/kalamity.html

Anónimo dijo...

"El ad hoc que dicta que dios está “fuera del tiempo” no resuelve el problema, porque de todas maneras, en algún “momento de su eternidad” (oxímoron, si los hay) tuvo que ponerse a planificar y crear cosas. No va a ser que lo hizo todo sin darse cuenta, como expresó Dan Barker en Cosmological Kalamity: “¡Oh, creé un universo…!”[3], para luego decidir crearlo. En un momento no existía el universo, luego sí. En un momento no había vida en este planeta, luego si."

Los creyentes te dirían que estás antropoformizando a Dios.

Dios no necesita planificar, por ejemplo, porque tal cosa requiere de tiempo y esta entidad se le supone atemporal.

De todas maneras, si el Universo, (todo lo material y espacio-temporal), tiene una causa incausada inmaterial, esta no tiene que ser Dios necesariamente.

Podría ser un "generador aleatorio abstracto", si lo quieres, un software que no depende de un hardware.

Así como Dios es una mente que no depende de un cuerpo.

Anónimo dijo...

"Los creyentes te dirían que estás antropoformizando a Dios."
Los dioses teístas como el de Craig son justamente... antropomórficos: se regocijan, se arrepienten, se enojan, se vengan, intervienen en nuestros asuntos, "bajan" para ver personalmente en qué andan sus polluelos, son celosos, castigan y recompensan a los mortales por sus obras, juzgan (conste que fuimos creados con esta naturaleza porque a él se le pegó la gana crearnos así para después juzgarnos por ser como somos. Espectacular.) Jesús como hombre de carne y hueso pero dios a la vez es el colmo de antropomorfismo. - Ese es el dios de Craig.

En cuanto a los esquivos dioses deístas, comparten algo con los teístas: se ponen a crear cosas en algún momento determinado (pese a ser "atemporales"), son tan invisibles como cualquier otra deidad y requieren apologistas para "demostrar" su existencia, pues parecen incapaces de defenderse por sí mismos, o son exageradamente hábiles para jugar a las escondidas, o no le interesa en lo más mínimo si creemos o no en él/ella/eso. O en todo caso... no existe.

Reunamos las cualidades menos antropomórficas de ese hipotético dios:
- Invisible
- Atemporal / eterno pero interviene en un tiempo definido
- Aespacial pero interviene en el espacio desde la creación
- Inmaterial pero crea e interactúa con la materia desde la creación

A estas alturas, se parece más al dragón invisible de Sagan que a un ser existente en la realidad, como tú, los integrantes del foro, mis vecinos, mi gato y yo.

"Dios no necesita planificar, por ejemplo, porque tal cosa requiere de tiempo y esta entidad se le supone atemporal."
Entonces, según ese extraño razonamiento, dios hace las cosas sin planificarlas, porque sí. (¿Debería pedir fuente de información sobre esta racionalización, o sería una pérdida de tiempo porque no hay ninguna, más allá de la imaginación?)

De todos modos, planificado o no, la ejecución (creación) de la obra está sujeta irremisiblemente al tiempo, lo que nos devuelve a la primera casilla una y otra vez: el universo no estaba, ahora si. Antes no había vida aquí, ahora si. Así sucesivamente. De esto no zafan ni los deístas, ni hablar de dioses teístas con nombre, apellido y nacionalidad como el del Dr. Craig.

"Podría ser un "generador aleatorio abstracto", si lo quieres, un software que no depende de un hardware. Así como Dios es una mente que no depende de un cuerpo."
Si damos rienda suelta a la imaginación y proponemos hipótesis ad hoc como "tiempo fuera del tiempo", "mente inmaterial" y "causa incausada" cualquier bache del conocimiento puede ser llenado con afirmaciones gratuitas. Generalmente, este es el proceder de los deístas y teístas, que constantemente apelan al viejo "dios de los huecos", reformulando el planteamiento: como no se sabe algo, fue dios. Punto.

Anónimo dijo...

Mas bien, si no se sabe algo, podría ser Dios.

Y no es un razonamiento extraño tocayo, Dios no necesita planificar porque eso es propio del limitado intelecto humano.

Dios creó el universo de una. Bajo la idea, se entiende.

Y lo de "afirmaciones gratuitas", no va, porque superan la prueba de la lógica abstracta.

Anónimo dijo...

"Dios no necesita planificar porque eso es propio del limitado intelecto humano."
Este es un alegato especial. Primero, debe demostrar la existencia de "dios" (macho, singular), mientras no puede utilizarlo en sus conclusiones.

"Dios creó el universo de una. Bajo la idea, se entiende."
Pues presente la fuente de información de esto, acompáñela con la debida evidencia y Ud habrá resuelto un problema milenario "de una". Afirmaciones extraordinarias requieren evidencia extraordinaria.

".. lo de "afirmaciones gratuitas", no va, porque superan la prueba de la lógica abstracta."
Mientras no se evidencie los dos puntos anteriores, se mantiene en afirmaciones gratuitas y cumple a rajatabla con el dios de los huecos. El problema del "tiempo antes del tiempo" también persiste (y en mi primera respuesta explico por qué.)

Saludos!

Anónimo dijo...

Me encanta hablar conmigo mismo... por así decirlo... bueno

No tengo por qué estar de acuerdo conmigo mismo.

No lo entiendes, ese es el punto en el que no topan entre creyentes y no creyentes.

Que los primeros apelan a la metafísica y los segundos al fisicalismo.

Tú, (¿o yo?), no estás pidiendo demostración de la existencia de Dios, lo que esperarías es evidencia empírica, y eso no te lo van a proporcionar.

Los creyentes buscan demostrar que la existencia de Dios es necesaria para que el universo sea.

Siendo el cosmos limitado, pues "requiere" de una explicación que lo complemente.

Para ellos, Dios es lo mejor para dar cuenta de la realidad material, aunque violan el principio de economía.

Te lo digo porque hay ateos que les siguen "el juego" a los teístas, de ahí que les dicen, por ejemplo, que si hay una causa incausada inmaterial, un supuesto, no tiene por qué ser obligatoriamente Dios, de ahí lo de "software sin hardware" que fue mi interpretación de la réplica del no creyente.

No sigo, gasta tus comentarios con un creyente.

Bernat dijo...

Los creyentes buscan demostrar que la existencia de Dios es necesaria para que el universo sea.

En el caso de que Dios fuera necesario para explicar el mundo, uno ser pregunta: si Dios no hubiera creado nunca el mundo, sólo existiría él. En ese caso, si pudiéramos observarlo desde la perspectiva de un humano, diríamos que Dios no tendría ninguna necesidad de existir. La existencia de Dios como única existencia no tiene sentido ni lógica. Quizás sería más plausible la nada absoluta antes que la existencia de Dios.

Dios podría -sólo "podría"- ser necesario para explicar el mundo, pero Dios no puede explicarse a sí mismo.

Riskov dijo...

Acertada reflexión. Y podríamos añadir: las religiones que dicen que Dios creó al ser humano para que lo glorifique deben reconocer que Dios tiene una necesidad, algo que le dé sentido.

Bernat dijo...

Efectivamente. Pero la teología, como ya sabemos, es una artista en malabares. Ahora, para explicar la creación del mundo por parte de Dios, y eximirle de esa más que evidente necesidad, se contesta con algo realmente nauseabundo: "Dios creó el mundo en un acto de amor"

Si "en un acto de amor" creó ese mundo donde el dolor, el sufrimiento, la injusticia, etc. están por todos lados, ¿qué habría sido de una creación "en un acto de odio"?