2020-05-31

263.- ¿Quién creó el Mundo?


Autor: Riskov

Se trata de una pregunta que nos dirige a una respuesta: ¡El mundo fue creado por un ser! No hay otra forma de contestar esa pregunta. ¡Jaque mate, ateos!

Un argumento sencillo para demostrar la necesidad de Dios. ¿Por qué los ateos niegan esa creación y al ser que lo hizo? Pues veamos:

En filosofía (y en sus normas de la lógica) las preguntas y sus planteamientos son muy importantes, incluso más que las respuestas. Así nos enseñaron las bases de la filosofía que, en un principio, me parecieron extrañas. ¿Las respuestas son menos importantes?

No es que la filosofía desdeñe las respuestas, es que ya estableció que el resultado de un silogismo dependía de la veracidad de sus premisas, de la misma manera que la calidad de una respuesta depende de la precisión de sus preguntas.

Vamos a probar a abrir la pregunta en cuestión, de esta manera: ¿Quiénes crearon el mundo? Ahora la respuesta nos dirige al politeísmo: ¡Unas deidades lo crearon! Ya cambia la respuesta; esto nos hace ver la importancia de plantear con exactitud y precisión la pregunta.

¿Cómo debemos plantear la cuestión para abrirla a todas las posibles respuestas razonables? Pues de la siguiente manera: ¿Qué procesos se produjeron para llegar a desarrollar el mundo que nos rodea?

Aquí caben respuestas naturales y sobrenaturales, acto de creación y evolución natural. La pregunta no deja fuera ninguna posibilidad. Las respuestas razonables serán incluidas de acuerdo a su nivel de evidencia y lógica.

¿Y cuales han sido las dos respuestas principales a esa cuestión? Por orden cronológico, la religiosa monoteísta y la científica.

La monoteísta nos dice que el mundo fue creado en un acto de voluntad por un ser perfecto y eterno. El Universo es un efecto de una causa del ser incausado.

La científica sugiere como posibilidad más acorde a los datos encontrados hasta el momento que un punto del tamaño de una cabeza de alfiler, con enorme densidad de subpartículas, se infló generando una gran cantidad de calor y se expandió aceleradamente, perdiendo densidad y calor progresivamente. Pocos cientos de millones de años después se formaron las primeras estrellas por condensación gravitacional de partículas y, cuando llegaron al final de su vida por agotamiento de su energía de fusión, estallaron (no todas pero estoy resumiendo) desprendiendo partículas más pesadas que se generaron en su interior, que se condensarían nuevamente en estrellas de segunda generación. Nuestro sistema solar es de tercera generación.

Se conocen bastante bien los procesos naturales seguidos desde la millonésima de segundo después de la gran expansión (Big Bang), donde no se necesita ninguna intervención sobrenatural. ¿Y el mismo instante del BB? No se tienen datos porque ese pequeño punto de densidad casi infinita de subpartículas es casi seguro que cumple la física cuántica, no la física newtoniana o la de Einstein, siendo su comportamiento no reproducible y diferente a todo lo conocido. Simplemente, desconocido.

¿Y antes del Big Bang? Pues no había ni espacio ni tiempo y, por tanto, no había ni un "antes" ni "un lugar de". Recordemos que espacio y tiempo son dimensiones del Universo que no podían preexistir a este; el BB y su expansión generan espacio y tiempo.

¿Pero había/hay algo fuera de este Universo? Pues se desconoce; solo se puede especular. Quizá una sopa cuántica con oscilaciones energéticas (como una copa de espumoso). Actualmente está fuera de nuestras posibilidades de observación/investigación.

Conclusión: la pregunta inicial es incorrecta; no contempla buenas respuestas. La pregunta más elaborada nos ofrece como mejor respuesta con el conocimiento actual los procesos naturales establecidos por la ciencia. Lo sobrenatural no es necesario, ni siquiera donde la ciencia desconoce, ya que su inclusión es una mala respuesta que no ofrece buena información. Es más, corre el riesgo de hacer desistir en el esfuerzo de investigar.

Sucede lo mismo con el inicio de la vida. La explicación religiosa tradicional dice que fue creada en un acto voluntario por el ser perfecto. La explicación científica defiende la abiogénesis:

255.- El inicio de la vida en la Tierra

La pregunta inicial (¿Quién creó el mundo?), tomada a la ligera, parecía dar razón al dios monoteísta. Analizada minuciosamente aleja a esa deidad y nos devuelve a lo natural.

Con la abiogénesis pasa lo mismo, una respuesta sencilla e intuitiva, propia del conocimiento primitivo, es la creación divina. Un conocimiento más avanzado nos ofrece una respuesta más elaborada y fiel a la realidad.




Entradas relacionadas

231.- "Creyendo en Dios en cinco minutos"

209.- El legado científico de Stephen Hawking

115.- Dios, el Multiverso y la Navaja de Occam

111.- ¿Es posible crear universos?

105.- ¿Cuándo comienza la vida humana?


18 comentarios :

Jack Astron dijo...

Buen punto, Riskov. Esas preguntas con afirmaciones incluidas son muy comunes, especialmente en FB, donde abundan los tristemente famosos "memes".

Un ejemplo que le escuché a Lawrence Krauss: ¿Cuando dejaste de pegarle a tu esposa? :)

Anónimo dijo...

Es que es imposible darle la respuesta correcta a una pregunta equivocada.

Ya que dicha interrogante parte de una premisa no demostrable, como si esta fuera sólida. O sea, se asume demasiado.

La cuestión es que la hipótesis más sencilla y consistente es preferible, porque no demanda la carga de prueba más elevada, sino la más pequeña. Y será así hasta que la evidencia encontrada nos obligue a cambiar de posición.

Y algunos tergiversan de forma absurda, cuando preguntan sobre el problema del origen, uno responde "no sé" y te responden que eso es lo mismo que decir que el universo surgió de la nada absoluta... ¿cómo se llega a ese proceso mental?.

Yo creo que todo al final se reduce a un asunto ontológico para "defender" la existencia de alguna deidad. Unos insisten en que la existencia es una propiedad y otros que es una modalidad.

Yo voy por lo segundo, así, hay existencias concretas y otras abstractas. Luego, la existencia no es inmanente de Dios, o de la perfección, sólo es un modo en que experimentamos las cosas.

Si queremos objetivizar una existencia y no relativizarla, tiene que partir por la experiencia sensible, pero compartida, no por "experiencias místicas".

Si bien es cierto que la ciencia no puede demostrar que el universo no fue creado por una entidad trascendente, la filosofía tampoco puede probar lo contrario.

Porque las deducciones son válidas con respecto a una parte de la realidad, no con el todo porque no lo experimentamos.

La naturaleza es la "causa incausada", no satisface las expectativas de nadie, pero debe ser tomada como una oportunidad para crecer como persona a efectos prácticos, cuando asume la posición del no creyente.

Y es asumir las cosas como son: uno es un producto evolutivo con potencial de transmitir su información por un período finito.

Bernat dijo...

Una de las cosas que me dan más credibilidad a la teoría del Big Bang, es el hecho de que el autor de dicha teoría fue un cura, George Lamaitre, y es de suponer que nadie tiraría piedras contra su propio tejado...

Por otro lado, la ley de causalidad nos sumerge, sí o sí, en una paradoja sin solución: dicha ley surge de la lógica experiencial que nos demuestra a diario que todo tiene una causa previa, pero esa supuesta lógica o bien nos remite a una regresión infinita de causas y efectos, o bien nos lleva al incumplimiento de la propia ley, es decir, a una causa incausada. Por lo tanto, Dios no resuelve en absoluto la paradoja.

Si no podemos admitir que la materia no pudo surgir de la nada, tampoco podríamos admitirlo de Dios. En consecuencia, decir que Dios creó el universo es saltarse la lógica de la ley de causalidad. Que alguien explique qué tiene de especial Dios que pueda surgir de la nada o que sea eterno y no pueda decirse lo mismo de la materia. Esa es la trampa.

Anónimo dijo...

Que la materia es limitada en el espacio-tiempo y dios no lo es?

Digo digo, supongo que eso viene a la mente de los credulines

Riskov dijo...

Dos comentarios sobre las dos últimas intervenciones:

La ley de causa-efecto no tiene aplicación en el nivel cuántico. Si aceptamos que el Big Bang se produjo por una enorme acumulación de subpartículas en un punto, a ese nivel no podemos deducir causa-efecto. Se ha comprobado surgimiento de subpartículas virtuales sin causa; asimismo, la desintegración radiactiva presenta una aleatoriedad sin causa conocida.

El espacio-tiempo en el que estamos fue comenzado a generarse en el Big Bang. Antes no existía ni este espacio ni este tiempo. Aquello de que dios está fuera del espacio-tiempo es como decir fuera de la nada. Una gratuidad, pero suena bien para los ignorantes.

Renzo dijo...

Suscribo el comentario de Riskov. Es un error querer trasladar nuestra experiencia cotidiana del mundo macrocósmico a la mecánica cuántica.

Es importante entender bien esto "Antes no existía ni este espacio ni
este tiempo."

Nótense las negritas.

"Se ha comprobado surgimiento de subpartículas virtuales sin causa;..."

Se ha comprobado de forma más que irrefutable y también que no hay forma de que no lo suceda. La "nada" metafisica, filosofica, teologica, no existe ni, por lo que sabemos con bastante certeza, puede existir fuera de la mente ociosa y calenturienta de quienes creen que especular gratuitamente es lo mismo que saber.

De lo que había antes no tenemos ni idea y además no tiene mucho sentido preguntárselo ya que lo que hubiera queda fuera de lo que nos es accesible para su estudio.

Renzo dijo...

Oops!!!

Quise decir macroscópico, no macrocósmico.

Riskov dijo...

Pues sí. Un dogma creyente con tres premisas gratuitas sin ninguna prueba: "Dios, desde su preexistencia, creó el Universo".

Premisa indemostrada 1ª: existe un ser creador con voluntad.
Premisa indemostrada 2ª: el ser preexiste a este espacio-tiempo formado por el Big Bang, encontrándose "fuera" de él. Por tanto, hay "algo fuera y anterior".
Premisa indemostrada 3ª: el Universo fue creado en un acto voluntario.

Jack Astron dijo...

Según varios especialistas, este universo se "infló" a partir de una mota subatómica de material antigravitatorio. No fue necesario aportar energía, porque la energía positiva de la materia se anula exactamente con la negativa del campo gravitacional. El fenómeno no violó la Ley de la Conservación de la Energía, tal como se esperaría de un evento natural y no de la intervención de un ser omnipotente.

Si estuviera obligado a proponer a un creador de este universo, diría que pudo ser un estudiante graduado de Física de algún otro universo, que puso en marcha el proceso inflacionario como proyecto de curso. Quizás disponía de un súper colisionador de partículas capaz de lograr el efecto. Una vez que la inflación ocurrió, surgió una nueva burbuja espacio tiempo... y el resto es historia. El estudiante perdió inmediatamente el contacto con su creación, pero aprobó el curso :)

Disparatada como pueda parecer, esa explicación es mucho más plausible que la del ser sobrenatural omnipotente interesado en nosotros, que, a pesar su omnipotencia, es incapaz de violar las leyes naturales para crearnos y tiene que esperar miles de millones de años e infinidad de eventos, catástrofes y extinciones masivas impredecibles en el instante inicial para que eventualmente surjan sus amados hijos y le recen el Padre Nuestro.

Jack Astron dijo...

Olvidé algo: y este supuesto ser omnipotente, que nos creó mediante un proceso a todas luces natural, no guiado, pasando desapercibido, castiga por toda la eternidad a quienes no creen en su existencia, pero está definido por los "especialistas" como un juez justo ¿?

Unknown dijo...

Hola, felicitaciones por el trabajo que hacen en el blog!

Soy de Chile y tengo una duda que me sacan cuando hablo del tema con creyentes, (con los que me ha tocado han sido respetuosos así que por ese lado vamos bien), que no cacho y revisando en otros sitios de internet no me queda claro:

Me dicen que el pasado no puede ser infinito, incluso que hayan otros universos antes del Big Bang porque debieron pasar infinitos sucesos para que digamos señores, (y señoritas que nos lean), yo haya podido escribir esto.

Que por fuerza, sea en este universo o en algún universo previo debió comenzar el espacio y el tiempo de forma absoluta, que los modelos que se barajan en física en cosmología o teórica, no sé en realidad, no se da soporte a un pasado infinito sino que todo comenzó a "correr" en un punto determinado, que el pasado "absoluto" si es finito, no se si me explico ja ja ja...

Pero bueno, eso, ¿de verdad eso del pasado infinito que incluso anteceda a nuestro universo pasando por otros previos no va o es sumamente improbable o simplemente hasta eso es incógnita?.

Ahí lo dejo, de antemano, gracias por la oportunidad de preguntar.

Que sigan por mucho tiempo con esta labor que harta falta hace para que la sociedad se libere del yugo de unos magos con sotana que dicen representar a deidades.

Riskov dijo...

Saludos a Chile.

"El pasado no puede ser infinito..." no lo sabemos. Lo único que sabemos (hasta donde llega nuestro conocimiento y a falta de mejores datos) es que nuestro Universo, el único conocido, tiene 13.700 millones de años y que surgió de un punto que se expandió aceleradamente.

¿Y antes? No hay ningún dato para deducirlo. Por tanto, toda alternativa sería gratuita. No sabemos nada del espacio y el tiempo fuera de nuestro Universo. En consecuencia, tampoco sabemos si es infinito el tiempo antes del Big Bang, ni siquiera si había tiempo.

Por no saber, no sabemos si nuestro Universo es infinito o no.

Sin embargo, el creyente que lanza premisas indemostradas y gratuitas a veces se contradice. Si dice que que el pasado no puede ser infinito, ¿por qué defiende a una deidad infinita? ¿Acaso vivía sin espacio y sin tiempo? ¿Qué existencia es esa?

Más que hacerte preguntas ellos (cuyas pocas respuestas las pueden encontrar en la ciencia) eres tú quien tendría que preguntarles sobre la coherencia y solidez de sus propuestas. Y terminaríamos antes...

Unknown dijo...

No entiendo, el comentario está asociado a mi correo, pero me pone como anónimo.

Como sea, gracias de nuevo Riskov.

Es verdad, son ellos los que carecen de respaldo para sus creencias, totalmente ajenas a la experiencia sensible.

Pero me inquieta, ¿cómo fue que llegamos aquí?.

En fin, parece que hay que hacerse a la idea de que nunca se sepa.

Saludos a España!

Pedro Pérez.

Riskov dijo...

Cada vez sabemos más pero nos damos cuenta de los detalles que faltan. Los que más saben también conocen las incógnitas que quedan; los ignorantes desconocen esos detalles.

Hay una interpretación científica que dice, metafóricamente, que el cerebro humano es el producto evolutivo del Universo para poder conocerse a sí mismo. Bueno, sea como sea, vamos a emplearlo.

Lo que ya queda evidente es que los mitos religiosos no nos van a enseñar la realidad; tuvieron su función en un pasado con menos conocimiento y más duro para el hombre pero ahora ya no nos benefician. Hay que buscar en otros métodos.

WALRUS dijo...

Hay un beneficio sobre todo emocional en la pertenencia a una organización a la qué pertenecen vivos y muertos y que otorga perdones y promesas del más allá😉😉, por lo que el debate en definitiva es poco útil. Cualquier seudo razonamiento sirve para apoyar esta creencia. A mí me asombra ver, como hace pocos días, un artículo escrito por un ingeniero en un conocido foro católico español, defendiendo la virginidad de la Virgen antes, durante y después del parto. Hasta el punto en que se niega que haya sufrido dolores de parto. Jesús simplemente pasó a través de puertas cerradas, como después hacia de resucitado. Alguno preguntó cómo entonces se había consumado la redención, si Jesús no nació como cualquier ser humano, pero ya sabemos que la pregunta por el detalle es siempre odiosa al cristianismo, doctores tiene la Iglesia que le sabrán responder. Y si no saben, se lo inventan, caballero.
ICAR tuvo un gran éxito en reescribir la historia. Se hizo pasar por la gran conservadora de la cultura y bla blas, cuando en realidad atropelló a la Filosofía y se apodero de todos los manuscritos que pudo. Unos para retraducirlos, otros para quemarlos.

Daniel dijo...

"¿Quién creó el mundo?" es una pregunta capciosa.
Y monoteísmo o ciencia es una falsa dicotomía.

La dicotomía está entre teísmo vs ateísmo.

El caso del teísmo vs ateísmo se resume en comparar dos modelos contrapuestos de la realidad.

El teísmo sostiene que en última instancia somos producto de una inteligencia.
El ateísmo sostiene que en última instancia somos producto de fuerzas ciegas.

¿Cómo podemos detectar que algo es producto de una inteligencia?

De la misma manera que, normalmente, distinguimos entre un cuadro hecho por un ser humano y un cuadro hecho por un simio. El primero tendrá orden mientras el segundo será caótico.

Así pues el modelo teísta, ya que considera a la naturaleza producto de la inteligencia, predice que ésta tendrá orden.








Riskov dijo...

Daniel, si no hablaras tanto tendrías tiempo de leer biología evolutiva.

Daniel dijo...

Riskov

Podría haber debate si no cambiaras de tema.