2021-10-09

304.- El bautismo de Jesús


Autor: Riskov

El bautismo es el primer sacramento del cristianismo, el cual se practica como un ritual de iniciación en todas las confesiones religiosas que siguen el mensaje de Jesucristo.

La palabra proviene del griego y quiere decir 'sumergir'. La inmersión alude a los rituales de purificación antiguos en los cuales el penitente se sumergía en las aguas y se levantaba de ellas en señal de renacimiento espiritual.

Se cree que por medio del bautismo, las personas expresan el arrepentimiento de sus pecados, el nacimiento a una nueva vida orientada al seguimiento del Evangelio y su incorporación a la comunidad de creyentes, es decir, a la Iglesia correspondiente.

Asimismo, se cree que por medio del bautismo la persona recibe el don del Espíritu Santo, la redención de los pecados y, en consecuencia, la gracia de Dios.

Antiguamente, el bautismo se practicaba en la edad adulta, tal como hoy en día se sigue practicando en las confesiones protestantes.

Marcos lo relata de esta manera (1:9-11):

Aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán.

Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él.

Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.

Mateo lo escribió así (3:13-17):

Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.

Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?

Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.

Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.

Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

También Lucas 3:21-22 cita este hecho. Juan es el único que no lo hace: su evangelio comienza equiparando a Jesús con Dios desde el principio de los tiempos. Por tanto, el bautismo no tiene sentido dentro de este relato.

Podemos observar como Mateo tiene un relato más desarrollado que Marcos, tal como sucede en otros muchos pasajes. Para los estudiosos no cabe duda de que Mateo es posterior a Marcos, siendo este del año 70 o muy poco posterior. Sin embargo, como el canon bíblico lo sitúa como el primer evangelio, la tradición lo imagina anterior a Marcos y al año 70. Esta fecha es importante porque ahí se sitúa la destrucción del templo. Si Mateo fuera anterior al año 70 habría profetizado dicha destrucción. Esta es la razón por la que algunos fundamentalistas insisten en situarlo antes y no después de que sucedieran los hechos. Es común este elemento de situar el relato de los hechos producidos antes de ellos para generar una profecía.

¡Pero, qué rayos, no era este rollo el que quería transmitiros! ¡Vamos a ver, a donde quería llegar… no me acuerdo!

¡Ah, sí! ¿Si el bautismo sirve para recibir el don del Espíritu Santo, la redención de los pecados y la gracia de Dios, que me expliquen los insignes teólogos cómo Jesús-Dios necesitó hacerlo?


Entradas relacionadas

77.- Las volteretas de la Iglesia Católica

164.- La teología

171.- Compatibilidad entre Fe y Razón

214.- Estudio Bíblico (V): Fe y Razón

297.- La Biblia no tiene contradicciones



3 comentarios :

Bernat dijo...

¡Aaaahhhhh, mi querido Riskov...! Son los "caminos inescrutables del Señor.

Pero, tranquilo. Seguro que los teólogos tienen una explicación convincente que nos dejará a todos boquiabiertos.

tic, tac, tic, tac, tic, tac...

Kurqueto Grande dijo...

Hay en estos pasajes un detalle similar al INRI de la cruz. Ninguno de lo evangelistas coincide en la traducción del texto.

En el caso del bautismo el relato es así:
Marcos: Y vino una voz de los cielos que decía: ”Tú eres mi Hijo amado; en
ti tengo complacencia.”

Mateo: Y hubo una voz de los cielos, que decía: ”Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.
Lucas: Luego vino una voz del cielo: ”Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia.”

Marcos y Lucas coinciden textualmente en la frase. La voz de los cielos lo cuenta como un diálogo entre el padre y el hijo.
En cambio Mateo, lo presenta como una afirmación dirigida a la distinguida audiencia.
Pero no importa, yo sigo sosteniendo la inerrancia de la biblia.

WALRUS dijo...

La explicación que los evangelistas insinúan es muy floja. Bautizarse sin necesidad de ello? Para que?
Pero hay otra contradicción y es que , en el ámbito familiar galileo, su propio primo no conoce a Jesús, y después , ya preso, duda de que esté fuese el Mesias. Otro misterio del Señor. Desde luego los teologos si ven estás cosas en otro texto sagrado que no es el suyo dirán que se trata de un vulgar engaño y que las contradicciones demuestran su falsedad. En el único sitio donde las contradicciones de marca mayor demuestran autenticidad es en la Biblia :-))