2021-08-29

301.- La teleología divina


Autor: Bernat

No recuerdo en qué artículo, un creyente hacía alardes de haber demostrado la existencia de Dios a base de presentar las incoherencias de las teorías de la evolución darwinista. No soy quien para discutir la validez o invalidez de dicha teoría, ya que no soy ni biólogo ni científico. Pero no importa, ya que eso es lo de menos.

En dicho artículo –por aquello de llamarle algo, puesto que hay artículos de pesca, artículos de deporte, artículos de labranza, pues aquello era un artículo de entretenimiento- se burlaba, su autor, de las pretensiones por parte de la ciencia de que la vida hubiera surgido por azar. Se decía, el autor, que cómo es posible que un orden, que se ve tan claro, como el de todos los órganos del cuerpo humano –haciendo hincapié una vez más en el ojo-, como el de los astros, como la colocación "adrede" del sol y de la luna y un largo etcétera de "ajustes", que según él era imposible que sucedieran si no es por una clara intención divina, pudieran haberse producido sin más que por puro azar. Una vez más salió a colación el asunto tan manoseado del reloj y el relojero, pero, una vez más, se cumplió la regla: se olvidó del "diosero" esto es, el creador de dioses. No puede existir un reloj sin relojero. Y es cierto, por ello, se dicen esos pseudofilósofos, no puede haber un universo sin Dios. No vamos a hablar una vez más del principio de parsimonia ni de la navaja de Occam –que, a ese paso, no les vale ni la cuchilla de Guillotine- ya que no sirve de nada. Ya sabemos que los principios de la lógica sólo son válidos cuando benefician al creyente, pero no cuando esos mismos principios son esgrimidos por el ateo en contra de los "argumentos" de los creyentes. Simplemente me dedicaré a quejarme de un dios tan chapucero e impotente como el que resultaría si tal universo hubiera sido hecho con toda la sana intención y sana teleología divina.

Pues bien. Hay algo que no me cuadra. Si Dios hubiera planeado crear al hombre –a saber para qué un Dios quisiera la compañía de un ser tan insignificante como el humano- con todas sus necesidades, no entiendo por qué tuvo que crear a todo un universo como medio de apoyo logístico. Me explico. Está bien que si crea a un bicho orgánico como el hombre, lo haga a partir de barro. Eso está chupado para un Dios todopoderoso. Está bien que para crear a su pareja lo haga a través de una costilla del hombre, al fin y al cabo, para un mago como Dios, la hubiera podido crear de un simple moco nasal, eso es lo de menos. Lo que no acabo de entender es que, para que el hombre tuviera luz, creara una bombilla de enormes dimensiones que llevaba quemando la tira de siglos antes de que apareciera dicho bicho viviente y lo colocara a ciento cincuenta millones de kilómetros de la Tierra, con el consiguiente despilfarro de energía. Si lo hubiera colocado a unos pocos miles de kilómetros, no habría sido necesario que el sol fuera tan bestial. Pero no le bastó con eso, sino que se sacó de la manga otra bombillita –bastante menos potente, claro- para la noche, pero, eso sí, no todas las noches, sólo algunos pocos días al mes, que la energía va cara. A todo eso, hay que decir que no es moco de pavo, quiero decir que el hombre puede estar agradecido a su creador por tanto "detalle de la casa".

Pero sigamos. Quien es capaz de crear a todo un universo de la nada, quien es capaz de crear a un humano del barro, ¿no podía haberle dotado de unos ojos infrarrojos tanto para el día como para la noche? No entiendo tanto despilfarro detrás de un simple e insignificante ser. ¿Y las estrellas? ¡¡De adorno, leche!! ¡Acaso no son bonitas las estrellitas por la noche! ¡Qué detalle! Luego los ateos van por ahí despotricando contra ese Dios. ¡Qué desagradecidos! Millones y millones de estrellas para "hacer bonito". No importa que haya cientos de millones de ellas cuya luz no nos llega, Dios no quiso escatimar nada a su amado bichito.

Bien. Veamos más cositas. No debemos olvidar que ese mago creó al hombre del barro y éste de la nada. Pues no se le ocurre otra cosa que hacerlo venir al mundo desnudo y sin casa, ni automóvil, ni barco, ni avión. El hombre tiene frío, pero, eso sí, el mago le proporciona fieras con piel de oso…que para robar esa piel, primero hay que quitársela al oso ¿cómo? Pues ya sabéis. En aquellos tiempos no existían los "kalasnikof". Así que a afilar cuchillos y a ponerse bien con el Creador porque el abrigo de oso podía salir caro, claro, el oso también lo quería, al fin y al cabo era suyo y le iba bien para el frío. ¿No os suena algo raro eso de que a unos sí y a otros no? ¿Acaso a quien Dios le ha puesto a su disposición todo un astro de helio, una luna y a todo un sinfín de bombillazas enormes repartidas por el firmamento, no podía hacerle un armario lleno de modelos de primavera, verano, otoño e invierno sin que tuviera que ir a joder al prójimo oso? Pues no. A ese dios no le iba bien eso de darle demasiados caprichos al humano, o sea que se dijo a sí mismo: yo lo pongo en el planeta, le doy luz, pero el resto ¡que se apañe! Pues qué bien. Y eso es lo que ha tenido que hacer el hombre: ¡apañarse él solito! Sigamos.

Si no le concedió una piel peluda como al oso, al menos ¿no podía haber hecho un clima primaveral todo el año para poder ir en pelotas? Claro, es que la inclinación del eje de la Tierra con respecto del Sol, dan lugar a las estaciones ¡Y acaso un mago como Dios no podía haber hecho un planeta plano en lugar de esférico y cuya vertical no anduviera alocada como una peonza! Parece ser que ese mago sacó la Tierra de rebajas, o de segunda mano. Con tanto dios, no sería de extrañar que hubiera pillado algún planeta ya usado con varios millones de siglos en su haber. Claro, después de tanto girar, las holguras en los cojinetes se notan y de ahí lo del eje inclinado.

Hablemos ahora de la manduca. ¿No se alimentan las plantas de agua y luz solar y de minerales sólo? Yes, digo sí. Pues al hombre lo jodió vivo. El hombre no puede vivir sólo de la luz solar y del agua, sino que tiene que comer algo más sustancioso. Para ello, Dios, le puso el gusto en la lengua a través de unas papilas gustativas que hacen que al nene le guste el asado de cabra, de ternera, de pollo, de faisán, etc. No se contentó con hacerle vegetariano como a las cabras o a las vacas y, encima, no le proporcionó restaurantes, sino que tuvo que practicar el "self service" corriendo detrás de los conejos, de las cabras o de cualquier otro animalejo que se pusiera a tiro. Bueno, a veces era al revés: empezaba el hombre corriendo detrás de algún bicho, pero como no se habían inventado las gafas graduadas, al estar cerca, era el bicho quien perseguía al hombrecillo, ya que ese mismo dios no tuvo otra ocurrencia que crear a otros animalitos carnívoros, con lo cual, se giraban las tornas y el enchufado de dios era zampado por alguna bestia hambrienta.

No sé. No acabo de entender la intención de ese dios. Por un lado, derrocha ingentes cantidades de energía creando todo un universo para su bichito, pero, luego, le escatima comida o abrigo; le provoca enfermedades, pone en peligro su integridad física al tener que matar a bestias gigantescas, etc. Luego, después de todo eso, no se conforma con seguir creando hombrecillos del barro y mujercillas de sus correspondientes costillas, sino que se echa una siesta y les dice que lo hagan ellos ¿Cómo? ¡A joder tocan! No se le ocurre otra cosa que crear un sistema de reproducción infalible. ¡Vaya si es infalible! Ya no corre detrás de las fieras, sino que corre ahora detrás de todas las féminas y la cabra que se ponga por delante…y, claro, sucedió lo que tenía que suceder, que de tanto "correr" detrás de las hembras, el planeta se pobló y se pobló y se pobló. Ahora somos demasiados. Tenemos problemas muy graves y todo gracias a ese sistema infalible divino. Y, eso, se llama teleología. Sí, esa que con toda intención creó el universo para un bichito insignificante. O sea, que todo el universo fue creado para el ser humano como una gracia divina. ¿Y para qué necesitaba el hombre, antes de nacer, ser creado? ¡Ah! Eso son los misterios de Dios, cuyos caminos son inescrutables.



24 comentarios :

Franco Leal dijo...

No convenía hacer que el humano viera en infrarrojo.

Ningún animal entiendo que ve en ese rango, en el cercano a esa radiación si.

Ya que sería percibir exceso de información. De lo que recuerdo, toda materia que no esté en el hipotético 0 absoluto emite radiación infrarroja.

Pipisfe dijo...

Me encantó. Para guardar y volver a leer siempre.

Riskov dijo...

Algunos negacionistas de la covid han muerto por ella y algunos negacionistas de la evolución biológica están siendo contagiados por la variante delta. Son las paradojas de negacionistas y de los que pretenden demostrar la existencia de Dios por medio del rechazo a la evolución.

Bernat dijo...

Buena observación, Riskov.

Bernat dijo...

Me alegro de que te gustara, Pipisfe.

Mode dijo...

En una ocasión, un amigo devenido pastor me respondió que "Dios nos creó por amor, para que admirasemos su obra y volvieramos a él"
Pues este artículo está genial para desmontar ese argumento. Vaya obra que estamos admirando!!!

Riskov dijo...

La religión tiene una componente poética, con respuestas míticas esperanzadoras. La respuesta de tu amigo así es. La realidad que nos muestra el método científico no es así.

Franco Leal dijo...

Te van a sacar lo de "Dios podría tener razones para crearnos de esta manera" o algo así.

Por lo que considero que esto a lo más es para aquellos que se les pueda producir dudas a partir de lo proporcionado.

Gente joven, por ejemplo.

Bernat dijo...

Mode:

Lo de que Dios creó el mundo por amor, está incluso en el actual Catecismo de la Iglesia Católica, no es nada nuevo.

Dicha institución ha encontrado respuestas para todo. No importa que sean absurdas, siempre habrá quien se las trague. Evidentemente, no tiene sentido. Es más, en ese caso, habría que contestar que Dios necesitaba al hombre par amarlo, por lo que iría en contra del atributo de perfección, que se supone que no necesita de nada.

Por otro lado, si Dios creó al hombre por amor, ¡¡qué hubiera sucedido si lo hubiera creado por odio!!

El cinismo de los teólogos no tiene límites. Decir que Dios nos creó por amor, cuando vemos que la historia del hombre está continuamente acompañada de sufrimiento, desgracias y crueldades, uno se pregunta qué tipo de "amor" es ése.

Franco Leal dijo...

Las religiones "llenan" ese vacío existencial de la consciencia de que todos nos vamos a morir.

La perspectiva atea no proporciona consuelo al respecto, al contrario resulta desalentadora, pero es lo que hay.

Se trata, en la práctica, de hacer lo que podamos con base a la convivencia y del resto... dejarlo a la suerte y no preocuparse por lo que no podemos cambiar.

Mode dijo...

Bernat:

Asi mismo es, por eso los teologos, pastores y religiosos en general se inventan el que vamos a volver a dios si lo aceptamos. Creo que ellos mismos concluyen que este universo no es precisamente el que su dios creo por amor.

A este amigo le hice ademas la pregunta: en el supuesto universo, donde todo es amor (al que va tu alma), sufriria una madre que no ve a sus hijos alla (porque no cumplieron los requisitos para entrar al reino de su dios). Yo esperaba un "no sé, no he estado allá" pero para mi sorpresa tenía una respuesta: La memoria se borrará al entrar al reino de dios. Terminé diciendole que las personas con alzheimer tiene la mitad del camino recorrido jajaja.

Riskov dijo...

Esa ocurrencia, perdón, idea, es nueva. Si se borra la memoria perderemos nuestra identidad. Sería el equivalente a nacer de nuevo: en un nuevo mundo, con un cuerpo diferente y con nuevas vivencias. Como si fuera nuestro único nacimiento.

Cuestionamientos a esta ocurrencia, perdón, idea:
¿Si todo es nuevo y no recordamos nada de lo anterior, por qué no se salva todo el mundo? ¿Qué sentido tendría castigar en un nuevo mundo a pecadores que no recuerdan nada? En estas condiciones seríamos otros.
La teología anterior defendía que uno de los gozos del paraíso era contemplar el sufrimiento de los pecadores en el infierno. ¿Con esta nueva idea qué sentido tendría?

Franco Leal dijo...

Es que tendríamos que ser otros.

Por ejemplo, acá en la Tierra todos tenemos, en diferentes grados y sobre cuestiones diversas, inclinaciones al mal.

Pero los que irían al paraíso no

Kurqueto Grande dijo...

Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Por las dudas, ¿vio?, porque no sé en qué lugar del Orbe usted va a distraerse leyendo este delirio.
¿Escucharon hablar del Diseño Inteligente?
Bueno, empecé a dudar, cuando me enteré que mi tía, cuando tuvo a mi prima, la llenó de excremento en el parto.
¿Así funciona el “diseño inteligente”, poniendo a pocos centímetros la máquina de hacer humanos y la de hacer kk?

Bernat dijo...

Kurque:

No seas exagerado, ¿Acaso pretendes que Dios sea perfecto?

Al fin y al cabo, un poco de "popó" no pasa nada. Se limpia, y listo.

Daniel dijo...

Bernat repite en el texto hasta tres veces nuestra insignificancia. Nada más lejos de la realidad: nuestra existencia es muy importante y relevante, cuanto menos para nosotros si no ya para los fines divinos de los cuales solo cabe especular.

“El hombre no es más que un junco, el más endeble de la naturaleza, pero es un junco pensante. No hace falta que todo el universo se ocupe de aplastarlo. Un vapor, una gota de agua bastan para matarlo. Pero cuando el Universo lo estuviese destruyendo, el hombre sería más noble que aquello que le mata; porque él sabe que está muriendo, mientras que el universo no tiene ni idea de la superioridad que tiene sobre él”.
Blaise Pascal

Riskov dijo...

Yo sí que soy insignificante. Aunque me esfuerzo en presentar argumentos no logro convencer a nadie.

La cita de Pascal es bonita. Un acierto.

Bernat dijo...

Es que, claro Riskov, Daniel no sabía qué decir en ese tema, y buscó y buscó y buscó y, al final, encontró esa frase de Pascal que "hacía bonito"

Si es lo que digo siempre: a Daniel le cuesta mucho no decir la última palabra, je, je.

Renzo dijo...

"¿Así funciona el “diseño inteligente”, poniendo a pocos centímetros la máquina de hacer humanos y la de hacer kk?"

Muy cierto Kurqueto, o como dijo no recuerdo quién, "poner un parque de atracciones junto a una salida de residuos".

Yo también pondré una cita, dedicada con todo afecto a Daniel y a los "Daniel" que nos visitan:

"Nunca discutas con gente estúpida, te arrastrarán a su nivel y entonces te ganarán por experiencia."

Mark Twain

Daniel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Daniel dijo...

Riskov

No eres insignificante y se pone de relevancia cuando aprecias tu propia vida.


Bernat

Tengo que reconocer que eres bueno inventándote historias de ficción. La cita de Pascal la conocía desde hace mucho tiempo.

En cuanto al truco de decir que quiero la última palabra es un truco win-win. Si no contesto ganas tú porque tienes tú la última palabra y si contesto ganas tú porque parece que tienes razón. Claro que acabo de desvelar el truco, por lo que ya no ganas nada.


Renzo

Entonces, ¿he ganado yo la discusión o la has ganado tú y eres el estúpido?

Yo también te dedico una cita:
"Responde al necio según su necedad, no vaya a creerse que es un sabio."
Proverbios 26:5

Riskov dijo...

Esta cita es muy acertada. Del mismo libro he extraído otras tantas no menos acertadas.-

«Si un hombre yace con una mujer durante su menstruación y descubre su desnudez, ambos serán borrados de en medio de su pueblo» (Levítico 20:18).

«Los que adoren a otros dioses o al sol, la luna o todo el ejército del cielo, morirán lapidados» (Deuteronomio 17:2-5).

«Si una joven se casa sin ser virgen, morirá apedreada» (Deuteronomio 22:20, 21).

«Si un esclavo está contento contigo, tomarás un punzón y le horadarás la oreja y te servirá para siempre. Y lo mismo le harás a tu esclava. (Deuteronomio 15:16-18).

«Si alguien tiene un hijo rebelde que no obedece ni escucha cuando lo corrigen, lo sacarán de la ciudad y todo el pueblo lo apedreará hasta que muera» (Deuteronomio 21:18-21).

«El que tenga los testículos aplastados o el pene mutilado no será admitido en la asamblea de Yavé. Tampoco el mestizo hasta la décima generación» (Deuteronomio 23:1, 2).

«Si un hombre yace con otro, los dos morirán» (Levítico 20:13).

«Si un hombre toma a una mujer y a la madre de la mujer, se les quemará a los tres» (Levítico 20:14).

«Saca al blasfemo del campamento y que muera apedreado» (Levítico 24:13-16).

Esta última se me podría aplicar. Presto estoy a que me saquen del campamento.

Renzo dijo...

Daniel, yo no discuto contigo.

Daniel dijo...

Estás discutiendo conmigo, Renzo.