2021-02-23

285.- Por qué la filosofía oriental no es filosofía


Autor: Bernat

La palabra filosofía apareció en occidente entre el mundo griego hace dos mil quinientos años, significando etimológicamente "amor a la sabiduría" y, por extensión, amor a la verdad.

En occidente, se convirtió en una materia de estudio que empezó abarcando tanto el nivel científico, teológico como filosófico en general. Cuando estudiamos su historia, pasamos de los presocráticos, hasta los tan conocidos Aristóteles y Platón, sobre todo, para más tarde adentrarnos en la teología de la mano de la escolástica. Curiosamente, a partir de las creencias religiosas, salió la auténtica filosofía como crítica a todo aquello que se creyera sin fundamento racional.

Los primeros disidentes de la teología surgieron de entre los mismos creyentes, aunque de forma disimulada, puesto que la Inquisición estaba siempre al acecho. Quizás, uno de los más prominentes pensadores que ocultaban su posible ateísmo, fue Baruch Spinoza, quien negaba el libre albedrío y formuló una idea de "Dios" que apuntaba más al ateísmo que al dios cristiano, de tal forma que podía esconder sus reales pensamientos. Le siguieron insignes pensadores, como Descartes, Leibniz, Kant, Hume, y otros que, más que pensadores, fueron grandes científicos pero que alternaban ciencia y filosofía, como fueron Copérnico, Tycho Brahe, Giordano Bruno, Galileo, Kepler, etc.

Ya, entre el siglo XIX y el XX surgieron otros grandes pensadores que entre todos posibilitaron la erradicación del pensamiento mítico gracias a lo cual, el mundo occidental pudo avanzar hacia las libertades democráticas y la reivindicación de los derechos humanos, metas logradas gracias a ese pensamiento basado en la razón y en la crítica hacia todo el mundo irracional.

Nadie duda de la gran labor de la filosofía occidental, la cual elaboró un método para descartar lo verdadero de lo falso, condición "sine qua non" para avanzar hacia un mundo mejor.

La mal llamada filosofía oriental nunca se destacó por intentar saber la verdad, sino que se ha basado siempre en la tradición cultural que ya, de por sí, constituía un cúmulo de creencias más próximas a la religión que a una filosofía auténtica al estilo occidental.

¿Qué ha conseguido dicha "filosofía"? ¿Qué beneficios ha proporcionado a la humanidad?

Una filosofía que no está orientada al bien común, no merece ser llamada filosofía. Alguien se podrá rasgar las vestiduras ante tal aseveración, pero lo cierto, es que la filosofía oriental tan sólo está encaminada a la consecución de una paz interior a título individual sin encontrar soluciones a los ingentes problemas de los que adolece tanto la humanidad. Pero no sólo busca la paz individual, sino que hay que poner en duda que lo consiga. Sólo los llamados "maestros" parece que lo logran y, aún así, podríamos compararlos con los místicos cristianos, como Santa Teresa o San Juan de la Cruz que llegaban – siempre, según sus propios testimonios- a una especie de éxtasis que nadie sabía lo que era. El nirvana es su equivalente en oriente, pero prácticamente nadie de entre la población oriental consigue ese estado de felicidad, sino que lo intentan día tras día como también lo intentan todos los monjes y monjas, curas o sacerdotes en el cristianismo.

"Muchos son los llamados, y pocos los elegidos". Triste bagaje para una filosofía milenaria que pretende tener la "sabiduría".

Todas las materias que se necesitan para dar soluciones a esos graves problemas, surgieron progresivamente del pensamiento occidental. La arqueología, la antropología, la historia científica, la psicología, la psiquiatría, la neurología, la sociología y todas las ciencias gracias a las cuales el mundo ha mejorado, tienen su origen en la indagación de la problemática que envuelve al ser humano con el objeto de encontrar soluciones. Hoy en día, todos esos estudios forman un sistema holográfico y sinérgico imprescindible para el estudio del hombre en toda su amplitud.

No puedo creer, por tanto, en una filosofía que sólo persigue el bienestar individual escondiendo la cabeza bajo el ala ante los problemas colectivos, y es que dicha filosofía no ha tenido nunca como base la verdad, sino "su verdad" emulando las religiones monoteístas todas ellas poseedoras de la "Verdad" en mayúsculas.

Lo que en occidente llamamos curas o sacerdotes, rabinos, imanes o ayatolas, son los equivalentes a los "grandes maestros" orientales cuya imagen es la de un anciano con barba sentado en el suelo, a modo ascético, y meditando todo el día en solitario, quizás en una cueva. Es cierto que sus mensajes están llenos, la mayoría de veces, de una gran humanidad, lo mismo ocurre con las religiones monoteístas, pero una filosofía no puede basarse en el "debe" sino en el "cómo", es decir, en el cómo lograr que el hombre sea un ser honesto, pacífico, justo, en definitiva, lo que llamamos "una buena persona".

Ninguna religión ni filosofía oriental ha podido presentar un método eficaz para conseguir tal objetivo por la sencilla razón que se olvidan de todas las circunstancias de toda ralea que mueven al hombre a obrar de una manera o de otra, algo que sí hace la filosofía occidental a través de la ciencia y sus diferentes métodos.

Los buenos consejos son siempre bienvenidos, pero no basta. La filosofía oriental está llena de consejos, normas o prescripciones, pero de nada valen si no te dicen cómo conseguir que toda la humanidad llegue algún día a ser una sociedad en paz y justa.



22 comentarios :

Daniel dijo...

Ninguna religión ni filosofía oriental ha podido presentar un método eficaz para conseguir tal objetivo (cómo lograr que el hombre sea un ser honesto, pacífico, justo, en definitiva, lo que llamamos "una buena persona")

Tampoco lo ha hecho ninguna filosofía occidental vistos los resultados.

Bernat dijo...

Si hoy, en los paises democráticos occidentales, tenemos los derechos y libertades que tenemos, es gracias a la filosofía occidental quien apartó el oscurantismo de la Iglesia y sus irracionalidades del ámbito político y social.

Las creencias religiosas y todas aquellas que no están basadas en la razón, son una enorme barrera para avanzar socialmente e individualmente. La filosofía occidental, junto con la ciencia, ha dado múltiples resultados positivos para la mejora de la humanidad tanto a título individual como social. Es más, en los países orientales donde predomina esa llamada filosofía oriental, se miran al mostrador occidental copiando los logros conseguidos por ésta.

No lo olvides: la democracia es fruto de la filosofía occidental gracias a un montón de pensadores que poco a poco arrinconaron el pensamiento mágico que impedía el bienestar social y el respeto hacia los derechos más elementales del ser humano.

Daniel dijo...

El caso es que la filosofía occidental no ha cumplido el objetivo que mencionas.

Riskov dijo...

En el área de influencia cultural de la filosofía griega nació la democracia y, posteriormente, el método científico, la ilustración, los derechos humanos... Parece que Daniel piensa como los manifestantes antisistema de Barcelona que dicen luchar contra un Estado fascista.

Daniel dijo...

¿Desviar la atención del punto que señalo es honesto?
Lo dicho: la filosofía occidental no ha cumplido el objetivo que menciona Bernat.

Bernat dijo...

Tus mezquinas ganas de desacreditar por desacreditar denuncian continuamente tu deshonestidad.

Yo no he hablado de un objetivo concreto respecto de la filosofía occidental, sino que ha cumplido con creces con la ayuda para conseguir un mundo mejor no sólo a nivel colectivo sino individual.

¿Acaso no te basta el hecho que tanto Riskov como yo insistimos respecto del surgimiento de la democracia y los derechos humanos?¿Te parece poco bagaje?

Vuelvo a repetir: Nadie duda de la gran labor de la filosofía occidental, la cual elaboró un método para descartar lo verdadero de lo falso, condición "sine qua non" para avanzar hacia un mundo mejor.

¿Acaso no es deseable saber distinguir la verdad de la falsedad?¿Acaso, con ese método, no se han conseguido muchísimas cosas en occidente?

Claro, entiendo, el problema para los creyentes es que esa filosofía occidental les jodió el chiringuito de la irracionalidad con el que podían adoctrinar por doquier. Pero la filosofía occidental derribó la mitología y la metafísica infalsable de las estúpidas creencias religiosas. Ahí está la animadversión hacia la filosofía occidental.

Daniel dijo...

"Yo no he hablado de un objetivo concreto respecto de la filosofía occidental"

"Ninguna religión ni filosofía oriental ha podido presentar un método eficaz para conseguir tal objetivo"

Contradicción en estado puro.

Bernat dijo...

Si yo presento dos candidatos A y B para cumplir una tarea concreta, y el A no lo logra, pero el B lo logra a medias, yo puedo decir tranquilamente que el A no ha conseguido su objetivo, aunque el B lo haya hecho a medias.

O sea, que tu supuesta contradicción que me achacas, se va al carajo y metes la pata por enésima vez.

Daniel dijo...

La contradicción sigue puesto que sí hablas de objetivo cuando dices que no, tal y como he expuesto en el mensaje anterior.

Respecto a tu comentario, yo puedo decir que B no cumple el objetivo. Tu deshonestidad al no admitir tu contradicción es un claro ejemplo en contra del objetivo.

Bernat dijo...

¡Ah, bueno! O sea, que el problema es que yo hablé de un objetivo concreto según tú, y yo he dicho que no. ¿Eso es todo lo que tienes que decir respecto del artículo? Vale, lo acepto, pero eso no tiene nada que ver con el asunto principal que es el hecho de que la mal llamada filosofía oriental no ha conseguido nada positivo; mientras que la filosofía occidental se ha acercado mucho a varios objetivos planteados como son el discernir lo verdadero de lo falso, indagar en lo que es ciencia y lo que no lo es, en erradicar el pensamiento mágico e irracional, en formular métodos para avanzar socialmente y conseguir mejor bienestar, etc.

Y resulta que, ante todo eso, a Danielito, lo único que ve es que yo he hablado de objetivos en el artículo y luego digo que no. En fin, pobre y patético bagaje.

Daniel dijo...

Es un hecho que has hablado de un objetivo y luego dicho que no, contradiciéndote.

Eso ha ocurrido después de que yo mencionase mi objección a tu artículo realizada en el primer mensaje.

Y extiendo esa objeción puesto que "si de nada valen si no te dicen cómo conseguir que toda la humanidad llegue algún día a ser una sociedad en paz y justa." de nada vale la filosofía occidental.

Bernat dijo...

((Y extiendo esa objeción puesto que "si de nada valen si no te dicen cómo conseguir que toda la humanidad llegue algún día a ser una sociedad en paz y justa." de nada vale la filosofía occidental))


Bueno, tu desfachatez no tiene límites. Hemos dicho por activa y por pasiva que la filosofía occidental y en conjunción con la ciencia ha erradicado la irracionalidad de las religiones occidentales y las ha apartado de la política convirtiendo a los diferentes Estados en Estados laicos. Ese hecho solo, ya es un gran avance para el bienestar social, puesto que ese hecho ha posibilitado las libertades democráticas y los derechos humanos antaño pisoteadas por la religión cristiana en sus diferentes versiones.

Además, esa misma filosofía se extiende a muchos campos como la psicología o la sociología que estudian las formas de comportamiento humano a nivel individual y social, con lo que mejoran la calidad de vida y del propio comportamiento humano.

Hoy en día, la ciencia no puede desligarse de la filosofía por eso mismo, a principios del siglo XX, se inició lo que hoy conocemos como filosofía de la ciencia, y eso nos permite también mejorar muchos aspectos de los desarrollos científicos.

La filosofía occidental entra de lleno en discusiones sobre el aborto, eutanasia, suicidio, y otros temas que pertenecen a la ética, una rama de la filosofía.

En resumen, la filosofía occidental sí te dice cómo conseguir una humanidad en paz y justa. Eso lo sabe de sobra, el problema es que no se cumple por culpa de los intereses de muchos políticos, capitalistas etc. Pero, lo que está claro, es que si algún día conseguimos mejoras sustanciales, será gracias a la filosofía occidental antes que con la filosofía oriental.

Ahora veremos cuál será tu próxima manipulación o estupidez

Daniel dijo...

"En resumen, la filosofía occidental sí te dice cómo conseguir una humanidad en paz y justa. Eso lo sabe de sobra, el problema es que no se cumple por culpa de los intereses de muchos políticos, capitalistas etc."

Si no se cumple no dice como conseguirla.
Si falla no es una explicación válida. Esto está dentro de la propia filosofía occidental.

Riskov dijo...

Los derechos humanos son laicos y sustituyen a "las leyes de Dios".

La democracia es el poder electivo del pueblo. Sustituye al líder "por la gracia de Dios", al intermediario de Dios en la Tierra.

La igualdad de todos los individuos sustituye a la clasificación que hacen los libros sagrados. En el caso de la Biblia hay que diferenciar a judíos, gentiles, samaritanos, mujeres...

La libertad individual sustituye la obediencia a Dios y a sus intermediarios.

El cuestionamiento sustituye a la fe.

Es lógico que los creyentes tradicionalistas abominen de estos valores.

Daniel dijo...

También es lógico que los ateos marxistas abominen casi todos estos valores.

Riskov dijo...

Ya has identificado un aspecto común que tienes con los ateos marxistas.

Bernat dijo...

Ese tipejo ponzoñoso no sabe cómo desacreditar nuestros argumentos. En ese tema, se ha demostrado una vez más que se mete en atolladeros innecesarios de los que luego no sabe salir. Pero, además, lo hace de forma mezquina, eso sí, muy taimada pareciendo que presenta argumentos en contra, cuando lo único que hace es el ridículo, somo siempre.

Al final, sus dos únicas críticas han sido:

-Que yo he incurrido en una contradicción. Falso. Le hemos presentado todos los logros de la filosofía occidental que han supuesto una considerable mejora para la humanidad y un bienestar tanto social como individual.

-Y, al final, como ya no sabe qué responder, dice: “También es lógico que los ateos marxistas abominen casi todos estos valores. “ Supongo que como no tenía qué decir, tenía que decir algo. No podía mantenerse callado, puesto que siempre tiene que decir la última palabra, pero, en ese caso, es que mea fuera de tiesto.

¿Y a nosotros qué nos importa si los ateos marxistas abominan de esos valores?¿Acaso se cree que los ateos de ese blog somos ateos marxistas?

Si lo ha dicho para atacarnos, se irá con el rabo entre piernas. Yo, al menos, nunca he sido marxista ni comunista.

Ahora veremos cuál va a ser la próxima metida de pata.

Por cierto, muy ágil tu respuesta, Riskov. Así se demuestra que se identifica con los “no valores” del marxismo ateo. El tiro se ha salido por la culata.

Daniel dijo...

"Ya has identificado un aspecto común que tienes con los ateos marxistas."

Falso. Yo no tengo ese aspecto común con los ateos marxistas.

"Así se demuestra que se identifica con los “no valores” del marxismo ateo."

Falso. Una afirmación no demuestra nada por sí misma.


"-Que yo he incurrido en una contradicción. Falso. Le hemos presentado todos los logros de la filosofía occidental que han supuesto una considerable mejora para la humanidad y un bienestar tanto social como individual."

Falso. La contradicción está en que en un sitio hablas de objetivo y en otro lo niegas.



En fin, parece que vuestra deshonestidad no tiene límites.

Bernat dijo...

no alimentar al troll

zzzzzzzzzzzzzzzzzz

Anónimo dijo...

El problema es que el cristianismo se apoderó de la Filosofía Grecolatina en lo que le convenía, generando una seudo filosofía al servicio de la teología. Fueron tan sinvergüenzas esos padres de la Iglesia (padres en un sentido muy propio, se la inventaron ellos), que decían que la Filosofía tenía muchas cosas buenas pero le faltaba su revelación divina, de ellos... Hay que ser cretino!!
Walrus

Anónimo dijo...

Hombre, por lo menos haces una distinción.

Daniel

Anónimo dijo...

Hay técnicas para mejorar tu capacidad de estudiar.

Pero igual hay malos estudiantes.

¿fallan las técnicas o será asunto de la actitud de los estudiantes?.

Se entiende que la idea no es la manipulación, sino influenciar.

Daniel.