2017-10-22

198.- No confiemos tanto en nuestra intuición


Steve Jobs fue un hombre notable que dejó una marca indeleble en el Valle del Silicio y en el mundo en general. Sus ideas sobre los negocios, el enfoque, la sencillez y el diseño han tenido una influencia muy positiva en la tecnología y en la vida de muchas personas.

Una de sus frases famosas fue: Ten el coraje para hacer lo que tu corazón y tu intuición te dictan.

Esa idea pudo ser muy acertada cuando desarrollaba productos en Apple, pero le costó la vida. Su intuición lo llevó a desconfiar de las recomendaciones de la ciencia médica, y cuando finalmente decidió aceptarlas, ya era demasiado tarde.

No siempre es sensato confiar en la intuición.

Nuestra especie ha existido más o menos en la misma forma genética durante los últimos 200 mil años. Es lógico pensar que hemos tenido básicamente la misma intuición durante todo ese tiempo.

¿Y qué sucedió en los 195 mil años previos a la civilización?

En pocas palabras, nada. Vivíamos en grupos relativamente pequeños de cazadores recolectores o agricultores, y pasábamos la mayor parte del tiempo luchando, criando o dibujando pinturas con los dedos.

De hecho, muchos científicos creen que hace alrededor de 70 mil años el número de seres humanos se redujo a tal punto que la especie casi se extinguió.

Entonces, ¿qué fue lo que nos llevó adonde estamos hoy?

Es poco probable que hayamos experimentado un cambio en la intuición. Pero sí experimentamos un cambio hacia un marco más racional de pensamiento, conocido como ciencia.

En cierto modo, la ciencia es lo opuesto de la intuición.

La ciencia se puede definir como "el estudio sistemático del mundo a través de la observación y la experimentación".

Y la intuición sería "la capacidad de comprender algo de inmediato, sin necesidad de razonamiento consciente".

Así que, básicamente, la ciencia implica razonar, y la intuición implica no razonar.

Se han identificado muchos sesgos cognitivos en los seres humanos, probando que nuestra intuición se equivoca sistemáticamente.

Entonces, si sabemos que nuestra intuición produce frecuentemente información falsa, y si sabemos que el pensamiento racional es probablemente un factor importante en el desarrollo de la civilización humana, ¿por qué habríamos de confiar tanto en nuestra intuición?



Basado en el artículo "Steve Jobs Was Wrong - Stop Trusting Your Intuition" de Tom Long.


20 comentarios :

Bernat dijo...

La intuición es una de tantas excusas de muchos creyentes, tanto en religiones como en esoterismos, para validar sus absurdas posturas. Es continuo el ir y venir de la "intuición" por parte de creyentes a la hora de presentar como válidas sus creencias.

Recuerdo que una vez, en una tertulia sobre los ángeles, una mujer dijo que ella se basaba en su intuición para creer en ellos. Si aceptáramos dicha actitud, caeríamos en el "todo vale".

En realidad, lo que ocurre es que la gente no sabe exactamente qué es la intuición, que de hecho, existe. La intuición es un proceso abreviado de alcanzar un conocimiento pero, eso sí, siempre y cuando el procesador -la persona en cuestión- tenga los datos suficientes en su cerebro para llegar a una conclusión.

Creo que fue Roger Penrose, u otro científico de su nivel, quien andaba hacía tiempo buscando una solución a un problema matemático de alta envergadura. Un día, subiendo al autobús urbano, se le iluminó la bombilla y dio con el resultado correcto. Pues bien, la gente vulgar cree que se puede tener intuición sobre cualquier cosa aunque se tengoa un total desconocimiento sobre ello, algo completamente erróneo.

La intuición sólo sirve y es eficiente cuando se disponen los datos en el cerebro y éste los procesa de forma rápida y abreviada. Sin datos previos, no existe la intuición.

Jack Astron dijo...

Gracias por tu aporte, Bernat.

Efectivamente, quienes están acostumbrados a resolver cierto tipo de problemas pueden solucionar uno nuevo en segundos sin necesidad de razonar en forma consciente.

Su red neuronal ya está bien entrenada en esa clase de problemas, y responde de inmediato con una alta tasa de aciertos.

Riskov dijo...

La frase "ten el coraje para hacer lo que tu corazón y tu intuición te dictan" es un eslogan comercial no racional. Queda bien en una sociedad individualista en la que el ciudadano medio no quiere hacer esfuerzos para conocer lo que le rodea, ciudadano al que le dicen que lo que su intuición le dicta es garantía de éxito. Es adulador, aunque irreal.

Tenemos la tendencia a buscar atajos; lo vemos en la medicina, con los productos milagro y lo vemos en el conocimiento. Mi intuición es más certera que tu sabiduría desarrollada por un lote de libros... piensan algunos. Un atajo falaz.

El mensaje "tú eres una persona de éxito sin necesidad de esforzarte" ya forma parte de la cultura comercial en la que estamos inmersos. Y no pocos se lo creen.

Fermin Barajas Pazos dijo...

La emisión de un juicio intuitivo sobre determinada situación, sólo tiene sentido si se dispone de la suficiente información real al respecto. En caso contrario, estaríamos hablando del atrevimiento de la ignorancia.

Kamu Syldeck dijo...

Hola:

La intuición no es más que la facultad de buscar con velocidad sobre un cuerpo de conocimiento que se posee y que se domina muy bien. Es como tener una valiosa base de datos, pero con además una excelente indización. Funciona para resolver sin dificultad asuntos en los que uno esté bien enterado, y casi siempre resulta. Bueno, nada es perfecto.

He leido que Jobs era una persona entre cuyos deseos frustrados que tenía era conversar con Sócrates, imaginando, pienso que le hubiera hecho bien. Este filósofo promovía la duda como punto de partida y de ahí haciendo uso de la lógica, en general de la razón buscaba llegar a las conclusiones correctas.

Sócrates creía que se podía conocer la verdad, pero sólo después de un arduo trabajo, no ciertamente sólo con lo intuitivo.

Saludos.

Jack Astron dijo...

En relación al tema del blog, la intuición ha llevado al hombre a cometer errores gigantescos.

Por ejemplo, el filósofo y teólogo William Paley afirmó en 1802:

Al observar un mecanismo tan sencillo como un reloj a nadie se le ocurre dudar que éste es el producto de una creación, que es el resultado de un trabajo intencional. A ninguna persona en su sano juicio se le puede ocurrir pensar que un mecanismo como el del reloj, con sus engranajes dentados, su solenoide y su bobina dispuestos de manera precisa entre sí para funcionar y medir el tiempo es consecuencia de una sucesión de casualidades que, progresivamente, han ido dando forma a sus partes y que, además, han dado con el acople entre sí de dichas partes para dar con la función deseada. ¡Nadie que no esté loco puede pensar que un reloj es consecuencia del azar!

Así pues, ¿quién puede pensar que un organismo como el humano, mucho más complejo que el de un reloj, es producto del azar? A ninguna persona razonable se le puede ocurrir negar que todo ser vivo, con sus partes dispuestas entre sí idóneamente, cada una cumpliendo su función, su finalidad, interdependientes entre sí es el producto de un artesano sumamente hábil y poderoso que nos concibió. Nadie en su sano juicio puede dudar que somos criaturas de Dios.


Muy lógico, pero completamente equivocado.

La respuesta correcta habría de llegar medio siglo después, de la mano de Charles Darwin.

Atilio dijo...

La intuición, en cuanto a juicio hecho instantáneamente, es una manera de pensar diseñada por la evolución y con aspectos positivos y negativos, dependiendo de las circunstancias.

El clásico ejemplo del sobresalto al percibir el movimiento de un arbusto es anterior a ponderar si se trata de un animal salvaje o no y debe haber salvado la vida de muchos de nuestros ancestros y por ello estamos aquí hablando.

Es el "circuito 1" de Kahneman cuya obra "Thinking fast and thinking slow" recomiendo pues es fundamental en estos temas.

La intuición como palabra mal usada, el "ver" con la mente, por ejemplo, la obra de dios en todo, no es intuición sino sesgo cognitivo y pensamiento mágico.

Así pues podríamos decir que el post contiene un error al definir la conducta de Jobs como "intuitiva".
En realidad seguramente Jobs pensó en el tema y mucho antes de decidir erradamente por tratamientos alternativos y demás brujerías. Su pensamiento fue irracional y sesgado al atribuir propiedades y efectos mágicos a las pócimas y demás requisitos de su dieta salvadora mortal.
También algún proceso de juicio negativo en contra de la ciencia médica debe haber estado presente para ponerla en segundo plano y todo ello constituye una seguidilla de errores de juicio irracionales pero no intuitivos, simplemente sesgados y mágicos por ignorancia y rechazo. Malos juicios y no malas intuiciones.

Es posible también que otros tipos de problemas psicológicos hayan estado presentes tales como un narcisismo bastante pronunciado que hizo que él crea que podía curarse a sí mismo.

Lamento ser tan crítico del autor pero hay otro error en el post.
La humanidad existe con las mismas características genéticas de humanos modernos hace entre 315.000 y 100.000 años dependiendo de la postura académica.
Pero antes de ello sí que había cultura, como hay cultura en ciertos grupos de chimpancés y otros primates superiores.
Cocinar alimentos, por ejemplo, comenzó hace más de 500.000 años.

Qué es lo que ha hecho que surja la intuición? La evolución biológica y el entorno. Muchos animales también tienen intuición y se sorprenden cuando la misma es contradicha, por ejemplo en los recientes trucos de magia practicados de frente a primates que se ven en vídeo virales.

La intuición consciente, es decir la que no es verdadera intuición sino sesgos cognitivos y que llevó a Jobs a la muerte, surge a partir de la capacidad del cerebro de formular hipótesis.
Se dice que el cerebro es un aparato predictor del futuro (y también regulador de funciones corporales). El cerebro siempre formulará una hipótesis explicativa aunque no tenga suficientes datos. Si es necesario los inventa, como se nota en la historia de las religiones y demás charlatanerías.

Harari, el historiador, lo pone de manera diferente diciendo al fin lo mismo cuando dice que la cultura humana avanzó mucho a partir de la capacidad de crear mitos.
Los mitos son la reificación de las hipótesis explicativas.
Y así nacieron los dioses y el pensamiento mágico fatal de Jobs.

La frase de Jobs no debe ser tomada literalmente. Es una exhortación a seguir las convicciones propias y a creer en sí mismo.

Pero es cierto que su muerte nos alerta que, tal vez, se olvidó de agregar que hay que filtrar esos deseos y ansias con pensamiento crítico.

Jack Astron dijo...

Creo que podría tratarse de un problema semántico.

En https://acepciones.com/intuicion/ dice:

Intuición

1) Forma de conocimiento individual inmediato que no recurre al razonamiento.

Lo supo por intuición, pues carecía de los datos necesarios.

2) Sentimiento o convicción de algo de lo cual no se tienen pruebas o de lo que no se ha manifestado aún.

Tengo la intuición de que son padre e hijo.

Sinónimos: presentimiento, sensación, corazonada.

La primera acepción implica una respuesta inmediata, pero la segunda no.

Cuando traduje el artículo entendí que el autor usaba "intuición" como opuesto a "razonamiento basado en la evidencia", al método científico, no como respuesta inmediata.

Vi una relación con el tema del "mundo intermedio" en el cual evolucionamos, lo que vuelve inútil a la intuición cuando examinamos fenómenos a escala cósmica o subatómica.

Y ahí podemos relacionarlo con el ateísmo, ya que la evidencia científica es consistente con un universo que arranca desde una entidad subatómica sin aporte de energía, sin necesidad de un creador.

Esa era mi idea cuando lo publiqué. No pensé que la palabra "intuición" iba a ser interpretada como "conclusión inmediata".

Mi culpa por ser tan telegráfico.

Saludos.

Voltaire dijo...

Mis dos centavos de contribución (y relacionado con Kahneman)

Algo que tenía en archivo, no se de donde (probablemente de la wiki):

"Los científicos han descubierto que los humanos parecen tener dos "sistemas operativos" muy diferentes. El sistema 1 es nuestra manera de operar rápida, instintiva ya menudo inconsciente; está controlado por nuestro cerebro derecho y por otras partes de nuestro cerebro que han estado alrededor. desde tiempos prehistóricos, conocidos como las partes "límbicas" y "reptiles" de nuestro cerebro. El sistema 2 es nuestra forma de operar más lenta, más analítica y consciente: está controlado por nuestro cerebro izquierdo y por las partes más nuevas de nuestro cerebro que solo se han desarrollado desde tiempos prehistóricos (también conocido como el "neocortex"). Los investigadores han descubierto que la intuición es parte del Sistema 1, por lo que se produce con tanta rapidez y, a menudo, no tiene sentido racional para nosotros. En otras palabras, las decisiones intuitivas no son algo que hayamos pensado cuidadosamente con la razón, sino más bien elecciones que han surgido rápidamente por instinto.

Pero, ¿por qué exactamente deberíamos confiar en nuestro instinto? Una razón sería porque los investigadores han descubierto que el Sistema 1 a menudo conoce la respuesta correcta mucho antes de que lo haga el Sistema 2. Por ejemplo, en un estudio, los investigadores pidieron a sus sujetos que jugaran un juego de cartas donde el objetivo era ganar la mayor cantidad de dinero. Lo que los sujetos no se dieron cuenta, sin embargo, es que el juego fue manipulado desde el principio. Había dos montones de cartas para elegir; uno fue amañado para proporcionar grandes ganancias seguidas de grandes pérdidas, mientras que el otro mazo fue creado para proporcionar pequeñas ganancias pero casi ninguna pérdida.


Se necesitaron alrededor de 50 cartas antes de que los sujetos dijeran que tenían una corazonada sobre qué baraja era más segura, y unas 80 cartas antes de poder explicar la diferencia entre las dos barajas. Sin embargo, lo que es más fascinante es que después de solo 10 cartas, las glándulas sudoríparas en las palmas de los sujetos se abrieron ligeramente cada vez que alcanzaron una carta en el mazo peligroso. También fue alrededor de la décima carta que los sujetos comenzaron a favorecer la baraja más segura, sin ser conscientes de que lo estaban haciendo. En otras palabras, mucho antes de que el cerebro analítico pudiera explicar lo que estaba sucediendo, la intuición corporal de los sujetos sabía dónde había peligro y los guiaba hacia la seguridad."

De mi propia cosecha:

La frase en el párrafo anterior según la cual "los investigadores han descubierto que el Sistema 1 a menudo conoce la respuesta correcta mucho antes de que lo haga el Sistema 2."
hay que tomarla con precaución, porque si bien a menudo la intuición da respuestas correctas, también a menudo se equivoca.

En todo caso la intuición es un hecho y ha funcionado bién en el caso de la ciencia porque cuando no acierta, el método científico descarta esas intuiciones.

Nuestro Santo patrón, San Albert Einstein decía:

La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un servidor fiel. Hemos creado una sociedad que honra al servidor y ha olvidado el regalo.

Voltaire dijo...

Otro centavo, ahora que tengo tiempo:

La intuición siempre me ha parecido curiosa. Casos comos los de Arquímedes (Eureka!) y Kekulé (el Euroboros) llaman la atención. Hace ya mas de una década la envié a Toledo (el de Razón Atea) un artículo sobre el tema. Recuerdo que la definición de Intuición era algo asi como "conocimiento paralelo, no consciente, no estructurado, ni filtrado a través de la razón". En este caso, conocimiento paralelo se entendía como las experiencias de la vida diaria mas allá del conocimiento que obtenemos sistemáticamente y seguramente en buena parte de caracter instintivo. Un ejemplo: Las madres se atormentan si el rorro llega tarde en la noche, y ellas intuyen que "puede estar usando drogas". Y de dónde sale esta preocupación? pues de la vida diaria. Los jóvenes se reunen en la noche y cualquier cosa puede pasar, no? Hay mucha testosterona por medio. Pues bién, las madres algunas veces aciertan y algunas veces no: el crío puede estar en una muy sana actividad: follando.

Atilio dijo...

Jack:

No creo que haya un problema semántico pues una corazonada, si bien puede ser permanente, es inmediata en cuanto a que no tiene un proceso lento de emergencia. aparece y ya está.
Un presentimiento lo tiene escrito en el nombre; es anterior a un sentimiento entendido lo último como una `postura o una conclusión (usando el vocablo de manera errada pero común).
Y la sensación es una variación sobre lo mismo.

Concuerdo contigo y así lo comprendí que la palabra "intuición" estaba para representar a todos eso medios de toma de decisión espontáneos o "instintivos" pero no razonados.
Inclusive dije que era una manera de pensar, solo que no racional en sentido de razonamiento.

En cuanto a mi, si que comprendí el significado y por eso hice referencia al pensamiento mágico de la medicina alternativa que usó Jobs.

No tienes ninguna culpa.

Saludos.

Atilio dijo...

Voltaire:

Muy buenas las informaciones que ofreces sobre el trabajo de Kahneman. Sus experimentos son fascinantes y hay docenas de ellos en su libro.

Un comentario que querría hacer es que la intuición, corazonada, sensaciones, instinto, presentimientos, etc., como se los quiera llamar a los productos del "sistema 1", son las causas de los profetas, los médiums, los brujos en general, las supuestas comunicaciones con el más allá o barbudos espaciales, sus enviados, demonios y hasta muertos parlanchines, etc. El mismo rezo es un producto del sistema 2 pero basado en racionalizaciones de los fenómenos del sistema 1.
Cuando la gente dice sentir la presencia de alguien, si bien muchos de estos son fenómenos complejos que implican otros sistemas y factores, hay una relación con la percibida eficacia del sistema 1.

Digamos que un alucinado dice que siente que algo malo sucederá y algo malo sucede. El sistema 2 se ocupa de dar una respuesta racional a lo que se presenta como sin dudas una evidente capacidad de predecir eventos. Y hace eso porque no hay otra opción, eso es lo que hace el cerebro consciente: producir explicaciones del mundo.
No se consideran las casualidades, las probabilidades o el diseño creado por la Evolución Biológica durante millones de años.
Así nacen los charlatanes auto convencidos.

En cuanto a la frase de Einstein, el gran científico siempre defendía la importancia de la imaginación.
Es una pena que su exaltación de la intuición y de la imaginación sea interpretada por ignorantes como una autorización a dejar libre la máquina de decir estupideces que tienen entre las orejas.
Una epifanía de tipo "Eureka!" o el día que Einstein "vió" en su mente la flexibilidad del espacio-tiempo no son meros actos de imaginación o intuición. Son más parecidos a cuando partes de un rompecabezas imprevisible se unen y forman algo coherente. Se manifiesta como un flash y es un fenómeno de la misma naturaleza que "el sentimiento oceánico" de Freud, el Satori del Zen, la Iluminación, la inspiración en un compositor de música sería, la resolución de un problema intratable que sucede durante la noche, etc.

En todos los casos la actividad cerebral inconsciente produce una "Mayéutica" socrática, un dar a luz pero no en forma de conclusión solamente sino también como constructos complejos, resolución de problemas o visiones nuevas.

Si bien no es lo mismo que el sobresalto por el proverbial arbusto que se mueve, sí implica actividades cerebrales inconscientes y son ejemplos de puntos de contacto entre los sistema 1 y 2.

Me viene a la mente cuando Dirac solucionó problemas considerados imposibles por siglos en física cuántica y predijo la existencia del Positrón simplemente porque "le vino a la mente" una matriz de ingeniería que había estudiado en su curso de ingeniería antes de volverse un físico.
En ningún momento Dirac se dijo que iba a probar solucionar esos problemas usando tal herramienta. simplemente su cerebro inconsciente hizo ello y al funcionar correctamente emergió a su mente consciente como una epifanía o revelación de la solución buscada. A veces es menos que eso, una mera sugerencia que tal vez por ahí "un siente" que podría haber algo...

Efectivamente, todos esos aspectos del sistema 1 son muy eficaces. Pero también producen desastres como cortar más y más árboles para transportar m´qas y más cabezas gigantes y asçí precipitar la destrucción de la cultura Rapanui en las islas de Pascua.

Saludos.

Voltaire dijo...

Intuyo que no tenemos muy claras las diferencias entre imaginación e intuición. Me incluyo entre los que no las tienen claras.

Atilio dijo...

Concuerdo.

No son los vocablos los que tienen la prioridad aquí, ergo, no es que por cada palabra hay un fenómeno u objeto diferente sino que diferentes palabras, a la sazón "imaginación", "intuición" y las otras usadas arriba, se refieren a procesos cognitivos que pueden o no ser conscientes.

Así que no es demasiado importante.

Lo que sí es el objeto del post es establecer claras diferencias entre la toma de decisiones por vía racional y aquellas dominadas por pensamientos y sensaciones difusas que podríamos llamar mágicas o sesgadas e ilustramos con palabras tales como intuición, corazonadas y demás.

No obstante lo dicho, las epifanías, la imaginación libre, la casi infantil del joven Einstein, la serendipia, los momentos "eureka!", etc. son también medios de descubrimiento e inspiradores de tomas de decisión.
Precisamente de ahí deviene la importancia de verificar lo que se cree correcto y que, en definitiva, es el método científico.

Voltaire dijo...

Dice Atilio

"El cerebro siempre formulará una hipótesis explicativa aunque no tenga suficientes datos. Si es necesario los inventa, como se nota en la historia de las religiones y demás charlatanerías."

Cierto. Siempre queremos una explicación para ya, y si es posible para ayer. Y si no podemos construir una buena explicación construiremos la mejor que podamos a partir de lo que conocemos incluyendo nuestros sesgos.

Pero a partir de lo que conocemos, y esto nos da una pista de porqué surgió dios como una explicación. En tiempos de máxima ignorancia, digamos los prehistóricos, dios era una explicación inevitable y yo diría que intuitiva, y puesto que el conocimiento avanzó muy lentamente, no es extraño que no fuera sino hasta el siglo XVIII cuando realmente comenzamos a tener buenos argumentos contra esas creencias. No creo que en esos tiempos postular a dios como explicación fueran charlatanerías, porque era la única explicación posible dadas las condiciones. Y esas condiciones no variaron mucho hasta el siglo XVII. Por otra parte no hay que perder de vista que para no necesitar a dios como explicación hay que estar bien informado y mucha gente no tiene el interés, ni el tiempo ni los recursos para estar bien informado, razón por la cual tenemos que tener paciencia con nuestros creyentes.

Kamu Syldeck dijo...

Es cierto, así como los seres humanos primitivos eran causa de las acciones hacia sus semejantes y al entorno, de igual forma llegaron a la conclusión "lógica" de que las cosas que ocurrían en la naturaleza, las tormentas, el día, la noche, el movimiento de los astros, las estaciones en los climas templados, entre otras, también debían ser causadas por "alguien" en vez de algo.

Aún así, conozco gente muy inteligente y culta que es creyente en Dios, ¿en cúal? pregunto, en el único, me suelen contestar, el creador del mundo sensible. Dicen que él los inspira en sus vidas.

En fin... supongo que es la disonancia cognitiva en acción.

Voltaire dijo...

"Aún así, conozco gente muy inteligente y culta que es creyente en Dios"

No hay mucha data para apoyar la idea que a mas conocimiento menos creyentes. Sin embargp algo hay: están los estudios clásicos del pensamiento religioso de los científico en la Academia de Ciencias de USA (AAS), y los de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS). También la correlación entre nivel académico y creencia religiosa en algunos paises.

Por otra parte, cuando tu te refieres a gente "inteligente y culta", en lo referido a cultura me permitiré hacer algunas observaciones. Hace varias décadas ser culto era haber pasado por la universidad, conocer los grandes museos del mundo, haber leído y visto los libros clásicos y las grandes películas, hablar otra lengua, estar al tanto de la política, la historia y la geografía de las grandes civilizaciones, y el cúlmen: tener un curso de filosofía y poder decir algo sobre Platón y aristóteles. Yo creo que este concepto ha cambiado radicalmente. En mi opinión, eso de ser culto hoy requiere imprescindiblemente tener alguna familiaridad con las ciencias duras y sus avances y sin esa familiaridad no hay manera de ser ateo. Cuando mas se puede ser irreligioso, que es lo que son la mayor parte de las personas cultas como las definíamos antaño.

Kamu Syldeck dijo...

Si, como requisito lo puedo considerar, pero ciertamente no como condición.

Francisco José Ayala, por ejemplo, ha llegado a decir que el catolicismo y el evolucionismo son compatibles. Él está en biología, en donde tengo entendido que suele haber mayor números de incrédulos en Dios.

Y es que hay gente para todo... debe ser el caso no común.

Un saludo.

Voltaire dijo...

Estamos de acuerdo y creo que me entendiste correctamente.

Francisco J. Ayala es un tipo interesante.

Aquí dejo un artículo sobre él.

http://www.nytimes.com/2008/04/29/science/29prof.html

Jack Astron dijo...

Los creyentes que aceptan las teorías científicas tienden redefinir a "dios" constantemente, buscando mantener su creencia a flote.

En medio del debate se cambian del dios personal, omnipotente, omnisciente, bondadoso, que creó el universo para sus amados hijos y los creó a ellos a su imagen y semejanza, a un dios indefinido que creó el universo, definió ciertas leyes y lo dejó evolucionar sin intervenir en él.

En el diseño divino estaba contemplado nuestro surgimiento por medio de la evolución biológica, alegan. Dios lo había planificado así. No hay incompatibilidad entre su creencia religiosa y la evolución.

El tema se trató en una entrada anterior:

136.- Porqué no se puede reconciliar a Dios con la Evolución

Saludos.