2012-04-11

40.- ¿Ha refutado la Ciencia a la Religión?


Recientemente, en el Instituto Tecnológico de California (Caltech), se llevó a cabo el debate denominado ¿Ha refutado la Ciencia a la Religión?

Apoyaron la moción el físico y cosmólogo Sean Carroll y el escéptico Michael Shermer. En contra argumentaron el escritor cristiano Dinesh D'Souza y el ingeniero nuclear Ian Hutchinson.

Panelistas
A Carroll le correspondió abrir la presentación de las ponencias. Traduje su discurso a continuación, agregando algunas ilustraciones y enlaces.



Discurso inicial de Sean Carroll

Enlace al discurso inicial de Sean CarrollAntes de comenzar con el debate quisiera reconocer que, si bien tenemos puntos de vista diferentes acerca del tema en discusión, estamos aquí motivados por razones similares: compartimos intereses, hacemos el mismo tipo de preguntas respecto de la naturaleza fundamental de la realidad, del rol de la humanidad en el Cosmos, y por eso siempre seré optimista acerca de que por medio del debate y de la racionalidad podamos progresar al menos hacia la comprensión, aunque no lleguemos a un acuerdo.

Habiendo dicho lo anterior, afirmo que religión y ciencia han seguido caminos separados. Hace 500 años, este debate no habría tenido lugar. No había demarcación entre lo que ahora llamamos ciencia y lo que ahora llamamos religión; eran sólo intentos por comprender el mundo.

Pero la ciencia surgió desarrollando técnicas y metodologías para obtener un conocimiento confiable acerca del mundo, y parte del conocimiento que obtuvimos era incompatible con algunos de los postulados de las creencias religiosas.

Lo esencial que hemos aprendido desarrollando ciencia durante 400 años es el naturalismo, la idea de que existe sólo una realidad, que no existen planos separados (natural y sobrenatural) sino sólo una existencia material, y de que somos parte del universo, que no estamos fuera de él de ninguna forma.

Y la ciencia llegó a esa idea básicamente percatándose de que los seres humanos no somos tan inteligentes. Ustedes no son vulcanos, no son Mr. Spock, no son perfectamente lógicos. Los seres humanos estamos afectados por toda clase de prejuicios y de defectos cognitivos. Tendemos a ilusionarnos y a ver patrones inexistentes.

Carl Sagan En respuesta a dichos defectos la ciencia desarrolló técnicas para proporcionarnos verificaciones de la realidad, para no aceptar afirmaciones que no están respaldadas por la evidencia. Una de ellas es simplemente el escepticismo. A los científicos se les enseña que deben ser sus más duros críticos. Los científicos pasan buena parte de su tiempo tratando de refutar sus ideas favoritas. Esa es una forma notable de hacer las cosas, en cierta medida contraria a la intuición, pero que nos ayuda a resistir la atracción de las ilusiones.

La otra técnica es el empirismo: nos hemos percatado de que no somos tan inteligentes como para conocer el mundo simplemente pensando en él. Debemos salir y observar el mundo.

Y durante los últimos 400 años nos hemos dado cuenta de que los seres humanos no están separados, de que el mundo es una sola entidad y de que el mundo natural puede ser comprendido. Esto es muy contra intuitivo, no es para nada obvio. Cuando se habla con una persona, ella tiene pensamientos, sentimientos y respuestas. Cuando se habla con una persona muerta, con un cadáver, no se obtienen esas mismas respuestas, pensamientos o sentimientos. Es natural, de sentido común, pensar que una persona viva posee algo que un cadáver no tiene, una especie de espíritu, de alma o de fuerza vital. Pero esa idea no resiste un escrutinio detallado.

Ya en el siglo 17 una de las personas que se percató de lo anterior fue una mujer notable llamada Isabel Estuardo, quien mantuvo correspondencia durante un año con René Descartes, el famoso inventor de la teoría del dualismo mente - cuerpo. Isabel le señaló: no entiendo lo que dice, porque si realmente cree que la mente está en una realidad separada del cuerpo… es mi mente la que decide levantar mi brazo pero es mi cuerpo el que lo hace, entonces ¿cómo puede una mente inmaterial que no existe en algún lugar del espacio actuar causalmente en el cuerpo? ¿Cómo interactúa con la materia de la cual estamos hechos? Descartes nunca pudo proporcionar una respuesta confiable y creíble a esa objeción.

Actualmente, la objeción es mucho más fuerte. Estamos hechos de átomos, y como físicos sabemos cómo se comportan los átomos. Las leyes físicas que gobiernan el comportamiento de los átomos se conocen en su totalidad. Si ustedes colocan un átomo en ciertas circunstancias y me dicen cuales son esas circunstancias, yo como físico les diré lo que el átomo hará. Si ustedes creen que los átomos que están en vuestros cerebros y en vuestro cuerpo actúan en forma diferente porque están en un cuerpo viviente en lugar de una roca o de un cristal, están diciendo que las leyes de la física están equivocadas, que necesitan ser alteradas debido a la influencia de un espíritu, de un alma o de algo así.

Lo anterior podría ser cierto, la ciencia no puede negarlo, pero no existe evidencia al respecto, y se obtiene una estructura explicativa mucho más sólida asumiendo que son sólo átomos obedeciendo las leyes de la física. Ese tipo de razonamiento es un gran paso hacia el naturalismo.

Ejemplo de la conservación de la cantidad de movimiento Otra gran idea surgió también en el siglo 17, cuando Galileo llegó al concepto de la conservación de la cantidad de movimiento. Ustedes podrían preguntarse: ¿por qué la conservación de la cantidad de movimiento interfiere con la existencia de Dios? ¡Pero lo hace! Porque antes de que Galileo apareciera, la física era descrita por Aristóteles, quien expresó algo obvio y de sentido común: para que un objeto se mantenga en movimiento es necesario empujarlo, ya que los objetos se detienen en forma natural; pero si se observa el mundo, se aprecia que las cosas se están moviendo por todas partes, así que Aristóteles en forma muy lógica concluyó que se necesitaba invocar un primer motor inmóvil, el cual se identificó naturalmente con Dios.

Pero luego Galileo afirmó que el comportamiento natural de la materia es mantenerse en movimiento a una velocidad constante. El movimiento es perfectamente natural, y cuando los objetos se detienen es porque se está actuando sobre ellos por medio de la fricción.

Luego llegó Isaac Newton y desarrolló una mecánica que explica el mundo en forma hermosa y en términos puramente materialistas. Eso es muy interesante, porque uno se percata de que el argumento del primer motor inmóvil no funciona bien, y se puede de hecho ver un cambio en la literatura teológica de la época. Antes de Newton y de Galileo se ponía énfasis en las ideas del primer motor inmóvil, de la primera causa, de los argumentos cosmológicos de la contingencia, etc. Después de Newton y de Galileo, se enfatizaban los argumentos basados en el diseño. La gente decía: por supuesto que se puede explicar el movimiento de los planetas, eso es fácil, pero todas esas formas de vida, la maravillosa diversidad de la vida en la Tierra, eso tiene que ser obra de alguna inteligencia externa. En el siglo 18 todavía no había aparecido un Isaac Newton capaz de explicar una brizna de hierba.

Evolución biológicaPero por supuesto en el siglo 19 apareció el equivalente de Isaac Newton para una brizna de hierba, y su nombre era Charles Darwin. Darwin mostró cómo la materia por sí sola, sin guía, sin propósito, sin objetivo, sólo en base al movimiento natural de elementos comunes, puede llegar a la maravillosa diversidad de la vida orgánica que vemos aquí en la Tierra. Fue otro gran paso en la dirección del naturalismo.

Ciertamente podría continuar. Podría hablar de la cosmología moderna y del origen del universo, podría hablar de neurociencia, de qué es la consciencia y así sucesivamente, pero no quiero entrar en eso ahora. Podemos hacerlo más tarde, básicamente porque es (en cierta medida) aburrido.

Y la razón por la cual es algo aburrido es porque la discusión ha terminado. El debate terminó. Hemos llegado a una conclusión: el naturalismo ha ganado. Si van a cualquier Departamento de Física de una universidad y escuchan las conferencias que ahí se presentan, leen los artículos que se escriben… vayan a cualquier Departamento de Biología, de Neurociencia, de Filosofía, donde trabaja gente cuya actividad profesional es explicar el mundo mediante teorías que coinciden con lo que observamos, nadie menciona a Dios. Nunca se apela a una esfera sobrenatural por parte de la gente cuyo trabajo consiste en explicar lo que ocurre en el mundo. Todos saben que son las explicaciones naturalistas las que funcionan.

Y sin embargo, aquí estamos. Estamos teniendo un debate. ¿Por qué? Porque claramente, la religión llega a las personas por vías diferentes a las de las teorías que explican el mundo. Muchos de los que abrazan la religión no lo hacen porque piensan que proporciona la mejor teoría cosmológica o biológica. Lo hacen porque la creencia religiosa aporta propósito y significado a sus vidas, un sentido del bien y del mal, de comunidad, de esperanza.

Así que si afirmamos que la ciencia ha refutado a la religión, tenemos que sostener que la ciencia tiene algo que decir acerca de esos temas... Al respecto les tengo buenas noticias y malas noticias.

Universo indiferente: futura fusión de nuestra galaxia con Andrómeda La mala noticia es que el universo no se preocupa por ustedes. El universo está compuesto de partículas elementales que no tienen inteligencia, no emiten juicios, ni poseen un sentido del bien y del mal. Y el miedo, o la ansiedad existencial provienen de la percepción de que si el universo no proporciona significado y propósito, entonces no pueden existir.

La buena noticia es que esa teoría está equivocada, que existe otra opción, que nosotros creamos propósito y significado en el mundo. Si aman a alguien, no es porque ese amor ha sido colocado dentro de ustedes por algún ente externo, es porque lo han creado en vuestro interior. Si ayudan a alguien, no es porque hayan recibido instrucciones de hacerlo, es una elección que ustedes hicieron.

Este es un mundo temible. Debiera afectarnos el hecho de que el universo no se preocupa, que no nos juzga. Pero también es desafiante y liberador, ya que podemos crear vidas que vale la pena vivir.

Yo nunca he conocido a Dios. Nunca me he topado con espíritus o con ángeles. Sí he conocido a seres humanos extraordinarios, y creo que si aceptamos el universo tal como es, si nos aproximamos a la realidad con la mente abierta y con el corazón abierto, podemos crear vidas que bien vale la pena vivir.

Gracias.

15 comentarios :

genetticca dijo...

Hola Jack.
Ya sabes que me encanta leer tus entradas,siempre encuentro en ellas una realidad libre,pero no ausente de polémica.
Yo,que estoy de acuerdo en todas las demostraciones científicas fiables,siempre me quedo con la alternativa de que al ser humano nunca llegará a conocerlo todo más allá de lo que le está permitido. Porque razón? ni idea.

La necesidad de "ser" proviene del "estar". Cuando no somos no necesitamos, desaparecemos sin más, no existe nada más allá del movimiento, cuando éste cesa cesa la vida.
No existe un diós que dicta ni crea, todo existía antes que la idea de él. El universo no es inteligente,la inteligencia es también un factor humano?
Podemos entonces pensar que toda inteligencia es nula? Si el universo no es inteligente,no actua con premeditación...es pues la necesidad lo que nos obliga a ser inteligentes para subsistir?
Podemos alterar un ápice el universo con nuestra inteligencia?
De que nos sirve el conocimiento a no ser en beneficio de la humanidad como mejora de aquello que hemos deteriorado con nuestra ignorancia?
Son preguntas que me mueven a la curiosidad, pero aunque obtenga respuestas científicas todo seguirá su curso. Y es que hay algo que se nos escapa y no es precisamente un dios,es algo más complicado.
Un abrazo, sigo en mi blog, gracias al ánimo de los amigos

Sr Cincuentón dijo...

Este análisis deja de lado TODO EL PESO DE LAS RELIGIONES COMO METODOLOGIAS DE CONTROL DE LAS MASAS ... ¡no se trata solo de un debate sobre "las formas de conocer el mundo", también hay que pensar en la ideología implícita, su uso para la conservación del poder y el control de las multitudes (manejo de expectativas, "moralidad", etc.)

Jack Astron dijo...

Hola Genetticca

Gracias por tus reflexiones. Intentaré responder tus preguntas desde mi perspectiva.

El universo no es inteligente,la inteligencia es también un factor humano?

Entiendo que algunas especies de animales también la poseen, aunque en menor grado.

Podemos entonces pensar que toda inteligencia es nula?

No comprendo esa pregunta.

Si el universo no es inteligente,no actua con premeditación...es pues la necesidad lo que nos obliga a ser inteligentes para subsistir?

Creo que sí, porque los animales que competían con nuestros antepasados remotos por comida y refugio los superaban en fuerza, velocidad, visión nocturna, etc. Gracias a la evolución de un cerebro más grande (combinada con la capacidad física de elaborar armas y herramientas) los homínidos se impusieron.

Podemos alterar un ápice el universo con nuestra inteligencia?

Creo que ya lo hemos hecho. Hemos alterado nuestro planeta, que es parte del universo. (Nosotros también lo somos).

De que nos sirve el conocimiento a no ser en beneficio de la humanidad como mejora de aquello que hemos deteriorado con nuestra ignorancia?

De acuerdo, el ser humano ha provocado un gran daño a este planeta, el cual sirve de hábitat a muchas otras especies de seres vivos, pero también ha logrado corregir algunos de esos errores, o está en vías de hacerlo. Por ejemplo, hemos debilitado significativamente la capa de ozono (que protege a muchos seres vivos de la radiación ultravioleta del sol) pero estamos revirtiendo ese daño.

El conocimiento del mundo natural nos ha permitido (por ejemplo) duplicar nuestra expectativa de vida, al identificar las causas de muchas enfermedades y dotarnos de los medios para combatirlas (vacunas, antibióticos, etc.). Gracias a la ciencia vivimos el doble de nuestros antepasados, lo que nos permite acumular más sabiduría.

Actualmente dependemos totalmente de la ciencia, nos guste o no. Este planeta no podría sostener a 7.000 millones de seres humanos si no fuera por los avances científicos en la producción de alimentos, y las perspectivas futuras son preocupantes. Si no encontramos pronto alguna forma de desalinizar agua de mar y bombearla hacia el interior de los continentes usando energía barata, limpia y renovable, se producirán migraciones masivas y quizás hasta guerras para obtener agua dulce.

Pero el conocimiento no sólo tiene un beneficio práctico. El ser humano es curioso por naturaleza, y para muchos de nosotros la comprensión del mundo natural, la diferenciación entre la realidad y la fantasía, proporciona una sensación de satisfacción intelectual análoga a la que entrega el alimento al cuerpo.

Un abrazo, y qué bueno que no cerraste tu blog como habías avisado.

Jack Astron dijo...

Hola Sr. Cincuentón,

Concuerdo con tu observación acerca del uso de las religiones para controlar a las masas, pero parece que en este debate denominado "¿Ha refutado la Ciencia a la Religión?" interesaban más bien tópicos tales como:

- ¿Por qué existe algo en lugar de nada?

- ¿Cómo surgió el universo?

- ¿Cómo surgió la vida?

- ¿Cuál es el fundamento de la moral?

Saludos.

genetticca dijo...

Conclusión; la intreligencia es útil para reparar lo que dañamos.
La capa de ozono, la restauramos después de provocarla.
Las enfermedades;producto de nuestros malos hábitos. Alargamos la vida,pero somos tantos que deterioramos el medio. Resultado...más enfermedades y mayor negocio para las farmacéuticas.
Lo de más sabiduria, puede ser, pero no la empleamos con sabiduria, la malgastamos en ingeniar métodos para destruir.Después de destruir inventamos para restaurar.
Todo se resume en un control de natalidad. algo tan simple como el preservativo reduciria sin daños ni perjuicios el mantenimiento en el planeta. Los transgénicos, otro invento negativo, pero claro, hay que dar de comer a un numeroso ganado; ganado que motiva las guerras para ser reducido. Después se prohibirá el aborto, para parecer más humanos.

De ser cierto que el cerebro se desarrolló por la necesidad,a los del tercer mundo les saldría el cerebro por las orejas.El ser humano ha avanzado pero ha retrocedido con la misma intensidad, no hacia los origenes si no, hacia su propia destrucción.
De aqui, en resumen,la pregunta que no has entendido.
"Podríamos pensar que toda inteligencia es nula?"

De que nos sirve la sabiduría si no sabemos prevenir antes que curar.

un abrazo

Jack Astron dijo...

De ser cierto que el cerebro se desarrolló por la necesidad,a los del tercer mundo les saldría el cerebro por las orejas.

JaJa. Podría ofenderme ya que pertenezco al "tercer mundo", pero sé que no lo dices con mala intención. En todo caso el cerebro se desarrolló en una escala de tiempo muy extensa; la separación con el antepasado común que compartimos con los chimpancés ocurrió hace más de 5 millones de años. Todos los seres humanos (excepto los africanos del oeste) provenimos del mismo grupo que abandonó África hace 70.000 años aprox., y poseemos la misma capacidad cerebral. (Ref: proyecto Genográfico).

Pasando al tema de fondo… Comparto en parte tu visión negativa. Hemos dañado la biósfera de la Tierra, consumido en décadas recursos que el planeta acumuló durante millones de años, contaminado el aire, la tierra y el agua, etc. Nos multiplicamos como conejos: para el 2050 se supone que vamos a ser 10.000 millones en lugar de los 7.000 actuales. Como consecuencia del calentamiento global, muchos glaciares que actualmente proporcionan agua dulce a decenas de millones de personas van a ser sólo un recuerdo en fotografías antiguas.

La inteligencia de nuestros cerebros nos sirvió para imponernos sobre los animales, pero ese dominio descontrolado nos ha llevado también a una situación de sobrepoblación y de sobreexplotación de recursos que amenaza nuestra supervivencia y la de muchas otras especies.

Mientras tanto la Iglesia Católica sigue contribuyendo a la sobrepoblación al oponerse dogmáticamente al uso del preservativo, de la píldora del día después y al aborto en la etapa embrionaria, y algunos evangélicos que toman decisiones de impacto mundial en Washington siguen pensando que se pueden aumentar las emisiones de CO2, porque, después de todo, Jesucristo Superstar va a bajar pronto del cielo y se va a llevar a los justos a pasar la eternidad en compañía del creador del universo...

Sí, tienes razón, la inteligencia nos ha perjudicado bastante. Los animales son más tontos que nosotros, pero al menos no se inventan dioses y viven en armonía con la naturaleza.

Un abrazo.

Enrique Arias Valencia dijo...

Excelente material. La ciencia no puede partir de dogmas, y la religión no quiere aceptar que el estudio del universo no revela creación alguna. Por lo tanto,después de 500 años de ciencia, sabemos ya que es falso lo que dice el dogma de la existencia de Dios:

"La idea de Dios no es innata en nosotros, pero tenemos la capacidad para conocerlo con facilidad, y de cierto modo espontáneamente por medio de Su obra".

Lo que el dogma quería decir era que había que partir del supuesto de que el universo había sido creado, y así la conclusión era inevitable: había un creador, y ese creador era Dios. Sin embargo, el estudio del universo sin tal prejuicio ha arrojado otra conclusión: el universo no persigue propósito alguno, pues los propósitos los creamos los seres humanos, y nadie más. No es que toda inteligencia sea nula, es que el universo no prueba la existencia del diseño inteligente. Luego, el universo no es obra de Dios.

¡Salud e inquieta alegría!

Jack Astron dijo...

Enrique: ¡Amén!

c. oriental dijo...

Eso equivale a decir que el universo es obra del azar.

No obstante, observamos que el patron del universo es ir de lo simple a lo complejo, de la piedra al cerebro humano, etc...

Si fuera obra del azar, su patron de conducta no seria el que tenemos (ir de lo simple a lo complejo), sino caótico, imprevisible, y no vemos que el universo se comporte así.

Asi que pienso que es evidente que hay una inteligencia y voluntad creadoras, y que su creacion va de lo simple a lo complejo y sofisticado, por tanto transparenta una teleologia, finalidad.

Sin finalidad no se daria esa pauta de ir de lo simple a lo complejo.

El comportamiento de la vida es evidentemente el mismo, de seres simples unicelulares, a complejos. Asi desde la primera célula observamos una finalidad: sofisticarse, crear cosas cada vez mas sofisticadas.

La inteligencia humana tambien sigue ese patron de la vida y de la obra: de la niñez a la adultez.

Yo veo obvia la intervencion de una voluntad inteligente, aunque no lo pueda probar, sur marcas os va dejando...

Jack Astron dijo...

c.o.

En la evolución del universo, desde sus primeros tiempos hasta ahora, han actuado fuerzas tales como la nuclear fuerte, la nuclear débil, la electromagnética y la de gravedad (agregándose la de la energía oscura con posterioridad) que siguen patrones rigurosos, matemáticos. La evolución cósmica no es puro azar.

Otro punto: no le asignes al universo los atributos del planeta Tierra. La evidencia de la que disponemos actualmente apunta a que la Tierra es una excepción, un caso especial, un planeta tremendamente afortunado (al menos hasta que los seres humanos iniciamos la depredación en la cual estamos enfrascados actualmente).

Todos los planetas y lunas que conocemos (excepto la Tierra) carecen de vida inteligente. Durante varias décadas hemos explorado el espectro radioeléctrico buscando señales provenientes de civilizaciones extraterrestres y no hemos captado nada. Podríamos estar solos en la galaxia, incluso en el universo. O bien, con una perspectiva optimista, podría existir vida inteligente en 1 de cada millón de planetas o algo así.

Desde una perspectiva temporal, la hipótesis de un universo creado para alojar vida tampoco es plausible. Durante 2/3 de la edad del universo este planeta no existió. Después de que se formó y se enfrió sólo alojó vida microbiana, careciendo de vida animal durante la mayor parte de su existencia. Si la edad de la Tierra se escala a 1 año, la vida inteligente aparece en los últimos minutos del mismo.

Además el destino de la Tierra en el largo plazo es negro. En unos cuantos miles de millones de años será tragada por la gigante roja en la cual se habrá convertido nuestro sol. Antes de eso recibirá múltiples impactos similares al de hace 65 millones de años y destellos de rayos gamma provenientes de supernovas cercanas, todos los cuales tienen la capacidad de extinguir la mayor parte de la vida.

Supongo que un universo creado para alojar vida la contendría desde el principio y en forma abundante. Este universo no se parece en absoluto a ese edén.

Somos la excepción, no la norma.

Enrique Arias Valencia dijo...

C. Oriental:

Falta probar que la Conciencia del Creador obra de lo simple a lo complejo.

Tal vez la materia sola, por sí misma, actúa de lo simple a lo complejo.

También, la materia sola, por sí misma, parece que obra sin la intervención del azar, y sin necesidad de un Creador Divino...

¿Por qué? Y bien, ¿Y por qué no?

Anónimo dijo...

La religión siempre ofrece flecos (o frentes enormes) que la ciencia contradice sin problemas pero siempre sabe escaparse en los aspectos fundamentales porque el concepto de Dios como el de la misma nada (que quizás en el fondo son lo mismo) son muy sutiles y escurridizos. Por ello no me parece una táctica inteligente contraponer ciencia y religión. Creo que más bien hay que contraponer los aspectos más "prácticos" de la religión (la confianza en una vida sobrenatural en la que se premia a unos y castiga a otros según la obediencia a ciertos preceptos revelados, por ejemplo) a la simple lógica o intuición personal y confiar en la creciente capacidad de los individuos para discernir la verdad sobre las mentiras. Cualquier adolescente que consigue arrancar de su mente las creencias religiosas a la vez que las represiones sexuales que las acompañan me parece igual o más digno de llamarse ateo que el más sesudo de los pensadores ateos modernos.

Anónimo dijo...

Creo que la ciencia no tiene la capacidad para descalificar la religión, ni opinar sobre su validez. La ciencia tiene como función principal DESCRIBIR los mecanismos por los cuales funciona nuestro universo y nada mas. La ciencia no tiene la capacidad de obtener información sobre las razones últimas que escapan del materialismo al que ella está aferrada, ni siquera es capaz de imaginar otro universo regido por otras leyes diferentes a las que rigen el nuestro.
Aquellos que se acogen a los descubrimientos de la ciencia para intentar descalificar a Dios están muy equivocados puesto que la ciencia nunca podrá demostrar la no exitencia de Dios. Así pues, les pediría que con la misma rigurosidad que no desmienten una hipótesis en una investigación hasta que no sea demostrado lo contrario, no se utilizaran argumentos basados en descubrimientos científicos (que no aportan ningún veredicto claro e indiscutible) para la demostración de la no existencia de Dios.

Anónimo dijo...

Para Enrique Arias Valencia:
Creo que tu argumento de que la materia por si sola obra de lo simple a lo complejo carece de sentido puesto que CIENTÍFICAMENTE está demostrado mediante la teoría de la entropia que el universo tiende al desorden.

Jack Astron dijo...

Anónimo de los dos comentarios anteriores (supongo que eres el mismo)

Aquellos que se acogen a los descubrimientos de la ciencia para intentar descalificar a Dios están muy equivocados puesto que la ciencia nunca podrá demostrar la no exitencia de Dios.

Modifico tu frase así:

"Aquellos que se acogen a los descubrimientos de la ciencia para intentar descalificar a Poseidón están muy equivocados puesto que la ciencia nunca podrá demostrar la no exitencia de Poseidón."

"Aquellos que se acogen a los descubrimientos de la ciencia para intentar descalificar a Chaac están muy equivocados puesto que la ciencia nunca podrá demostrar la no exitencia de Chaac."

Supongo que no es necesario que siga poniendo ejemplos. En la medida que la ciencia avanza explicando los fenómenos naturales sin requerir de la intervención de agentes, el dios cristiano (Dios) se debilita pasando a acompañar a Poseidón y a Chaac en la lista de más de 1000 dioses que el ser humano ha inventado motivado por la necesidad de explicar lo que no entiende y por el miedo a la muerte.

Sobre la Entropía

Es probable que Enrique no vea tu comentario, así que respondo por él: en un sistema cerrado la entropía debe aumentar, cierto, pero en partes de ese sistema puede disminuir. Por ejemplo, la disminución de la entropía asociada a la evolución biológica se paga con un aumento de la entropía del Sol. No se requiere la intervención de un agente.

Saludos.