2017-06-16

185.- Necesidad de laicismo


Autor: Riskov

Laicismo sí, laicismo no… es un debate a pie de calle. Un debate que no tiene mucho sentido si consideramos lo siguiente: un sistema político democrático será menos libre si existe una confesión religiosa que influye en el Estado para todos los ciudadanos, introduciendo puntos de su doctrina en el ordenamiento jurídico.

Un ejemplo de ello, y no el único, lo encontramos en España. Un país en teoría aconfesional y libre, donde los únicos ciudadanos que tienen bien financiada a su iglesia son los católicos, los cuales son los únicos que pueden llevar a sus hijos a centros escolares de primaria, secundaria, bachiller y universidad (es decir, toda su carrera estudiantil) de su ideario religioso y donde la directiva eclesial pretende influir en las leyes que atañen a todos los españoles. Un país donde esa iglesia (y sólo esa iglesia) tenía la potestad hasta hace muy pocos meses de inscribir a su nombre todo tipo de bienes terrenales e inmuebles con su sola firma y sin publicidad (es decir, en secreto) hasta amasar un imperio formado por decenas de miles de propiedades, por las cuales ni siquiera paga el impuesto de bienes inmuebles que todos los demás sí pagamos. Recordemos, además, que la Unión Europea multó a España por no cobrar el IVA a la iglesia católica.

En este estado de cosas, en España hay una teórica libertad religiosa donde una iglesia acumula un poder terrenal y económico inmenso, lo cual nos hace diferenciar entre dos clases de ciudadanos: los que tienen bien financiada su iglesia "del gran poder" y todos los demás.

Entremos al detalle de algunas injusticias que se dan en España:

a) El responsable del mantenimiento de los muchos monumentos catedralicios existentes es Patrimonio Nacional, con los impuestos de todos. Sin embargo, la ICAR (Iglesia Católica, Apostólica y Romana) gestiona las entradas, por las cuales cobra donativo obligatorio para acceder a ciertas dependencias culturales, dinero con el que se queda la propia ICAR. Recordemos que ésta es la única iglesia en el mundo que tiene a todos sus predicadores a sueldo.

b) En la enseñanza, la ICAR (y sólo ella, en la práctica) tiene la potestad de elegir profesorado de religión católica en régimen de proselitismo en todos los centros, pagado por el Estado. Si despide indebidamente a un/a profesor/a, tal como se ha dado el caso al convivir fuera del matrimonio, el Estado se hace cargo de las indemnizaciones: la ICAR sólo se debe preocupar de elegir a los docentes que se encargan de propagar su doctrina en toda la enseñanza oficial. Es de destacar que esos docentes no tienen la necesidad de ninguna titulación, ya que el Estado no los controla. Y también es de destacar que ellos "ofrecen generosamente" a la ICAR el 6 % de su sueldo público.

c) Existe toda clase de facilidades para el establecimiento de centros concertados católicos (subvencionados por el Estado), y no tantas para dotar a los centros públicos de presupuesto digno para hacer su labor. La doctrina gubernamental es "la libertad de elección de centro por parte de los padres"; la realidad es que en muchos sitios los centros públicos están saturados y se recomienda a los padres llevar a sus hijos al concertado más cercano, de los cuales el 95% son católicos.

d) En la declaración de la renta, cada contribuyente puede dedicar el 0,07 % de sus impuestos a la ICAR y otro 0,07 % a fines sociales tan sólo marcando una casilla. Estas fracciones se detraen del total de impuestos, por lo que los católicos no tienen que pagar ni un euro más para financiar a su iglesia. Es de reseñar que en los fines sociales también se encuentra la ICAR.

Esta situación crea una desigualdad a la hora de elegir confesión. Por tanto, una elección desigual: una libertad "light".

Una vez que ha quedado bien establecido que el laicismo es necesario para una democracia libre y no dirigida, los lobbies que están interesados en la tradicional unión Iglesia-Estado han desarrollado el concepto de laicismo positivo. En este, el laicismo no es tal, sino un reconocimiento a la mayoría religiosa por parte del Estado, con privilegios para ella y solamente ella. Algo muy similar al ejemplo mencionado de España.

Sin embargo, hemos visto que este concepto no es verdadero laicismo; además de desigual, impide que el Estado sea neutral en lo religioso. Reminiscencias del nacional-catolicismo español.

Y lo contrario de laicidad es teocracia, con ejemplos bien señalados en un buen número de regímenes islamistas árabes. En ellos no existe el concepto de libertad religiosa, y no es menester explicarlo. Tampoco es necesario, creo yo, debatir si ese sistema político es mejor que el nuestro.

Lo que sí es reseñable es la problemática integración de los ciudadanos originarios de esa cultura en la nuestra. Les cuesta mucho adaptarse a un sistema de libertades; la mentalidad teocrática marca las mentes de por vida.

En conclusión, si queremos un sistema de libertades, debe ser necesariamente con una neutralidad estatal y libertad religiosa a nivel privado.


7 comentarios :

Renzo dijo...

Riskov, y a pesar de los privilegios que indicas en tu artículo, y algún otro más, los crédulocreyentes siguen proclamando que en España hay persecución religiosa contra los católicos. Y es que no aceptarán jamás un estado laico, ya les cuesta tragar lo de que sea aconfesional...y eso que sólo lo es sobre el papel.

Fernando Cuartero dijo...

En todo estado y en toda situación, si hay un grupo detentador de cuantiosos privilegios, y existe un interés de poner fin a esa anómala situación de privilegio, es natural que los privilegiados denuncien una persecución. La persecución de pretender restaurar la normalidad, o lo que debería ser la normalidad.

Riskov dijo...

Todo colectivo se aferra a sus privilegios porque los considera naturales. El "poder divino" sobre la tierra, también.
Es la sociedad la que debe dirigirse hacia un modelo justo, aunque ese colectivo diga sentirse "perseguido".

Atilio dijo...

En el imaginario del crédulo fantasioso, no solo existen viejos barbudos en el espacio, vírgenes palestinas con caras de españolas, bebés gordos en el desierto del medio oriente hace 2.000 años, palomas capaces de embarazar a una mujer y maridos sumisos que consideran eso normal. No, además de la enorme lista de ridiculeces no mencionadas también hay una relación dinámica entre el mundo espiritual y el real con actos de magia constantes, transmisiones telepáticas de pensamientos, pases de magia y gestos que modifican las leyes de la naturaleza.
Y todo eso es el mundo normal para ellos.

Es así entonces que ellos se sienten como si viviesen en un mundo "normal" que es simplemente desconocido por los ateos y los creyentes en otras fábulas, aunque los últimos son ecuménicamente más cercanos.

La laicidad es entonces una irracionalidad para ellos porque: ¿porqué cambiar lo que es bueno?

En el fondo, la lucha entre los crédulos y los seculares es una lucha por la civilización, la paz, el humanismo y el futuro optimista contra la oscuridad, el rechazo del descubrimiento, la condena, el lloro y la plegaria.

Es por eso que los jóvenes son más seculares que sus malolientes y corruptos antecesores.

Es de esperar que así continúen y siga avanzando la humanidad gracias a ellos.

Lamentablemente, el mensaje ahora es hacerse rico a todas costas y los pobres crédulos ignorantes esperan como los mansos la promesa de Jesús que "llega pronto" mientras los ricos crédulos aprueban el plan divino que en sus imaginaciones les confirman en su privilegio.
Yo tengo muchos amigos ricos y los observo, así como a las masas ignorantes pobres y crédulas que, lógicamente, rezan con más fervor.



Anónimo dijo...

No se puede tener una constitucion laica e ir a la vez por ahi haciendo acuerdos y concordatos con la sede vaticana.

Lo mejor, bajo mi parecer, es separar Estado de toda confesion religiosa o denominacion. Pero sucede una cosa, muy a mi pesar, la sociedad española da la victoria a fuerzas politicas como los consercadores católicos del PP, y de alguna manera parece ser que la mayoria social es la que valida que en España no exista una real separacion entre iglesia y Estado.

Así que como no echemos a los conservadores con nuestro voto, parece que va a haber connivencia con el Vaticano para tiempo... Aqui protestamos mucho pero luego siempre mandan los mismos y es que apestan tanto los partidos que suelen haber que ya ni vota la gente de izquierdas (o "no conservadora"). Con la entrada a saco de Podemos en el panorama español tal vez cambie un dia todo esto, pero para eso no basta aplaudirles, hay que salir de casa y votarles.

c.o.

Riskov dijo...

¡Por fin un comentario razonable de nuestro crédulo!

No como el comentario de la entrada 183 el mismo día...

Anónimo dijo...

Riskov:

Si este fuera un foro de politica española, estariamos en el mismo bando, jeje

Pero claro, eso no garantiza coincidir todo, como en gustos sobre mujeres, ni en motos ni en futbol, ni en gastronomia, ni en creencias, jjajaja...

salu2

c.o.