2014-08-31

102.- Mitos y verdades del ateísmo


1.- Los ateos creen que la vida no tiene sentido.

Por el contrario, son las personas religiosas quienes a menudo se preocupan de la supuesta falta de sentido de la vida y se imaginan que sólo puede ser redimida por la promesa de la felicidad eterna más allá de la tumba.

Pero los ateos tienden a estar bastante seguros de que la vida es valiosa. La vida adquiere significado al ser vivida en plenitud. Las relaciones con las personas que amamos son significativas ahora; no tienen porqué durar para siempre para adquirir esa característica.


2.- El ateísmo es responsable de los mayores crímenes de la historia humana.

Mucha gente de fe afirma que los crímenes de Hitler, Stalin, Mao y Pol Pot fueron producto de la no creencia. El problema con el fascismo y el comunismo, sin embargo, no es que sean demasiado críticos de la religión; el problema es que son demasiado parecidos a las religiones. Esos regímenes son inherentemente dogmáticos, y generalmente originan cultos personales indistinguibles de los cultos a los héroes religiosos.

Auschwitz, el Gulag y los campos de la muerte no son ejemplos de lo que sucede cuando los seres humanos rechazan el dogma religioso; son ejemplos de dogmas políticos, raciales y nacionalistas extremos. Ninguna sociedad en la historia humana ha sufrido porque su gente se haya vuelto demasiado racional.


3.- El ateísmo es dogmático.

Judíos, cristianos y musulmanes afirman que sus escrituras contienen tanta sabiduría que sólo podría haber sido escritas bajo la dirección de una deidad omnisciente, pero los ateos no encuentran fundamento a dicha pretensión. No es preciso ser dogmático para rechazar las creencias religiosas injustificadas.

Como dijo el historiador Stephen Henry Roberts: "Sostengo que ambos somos ateos, excepto que yo creo en un dios menos. Cuando usted comprenda porqué descarta a todos los otros dioses posibles, entenderá porqué descarto al suyo".


4.- Los ateos piensan que todo en el universo surgió por azar.

Dicha afirmación se usa generalmente como una crítica de la evolución darwiniana, pero ello constituye un malentendido de la teoría evolutiva. Aunque no sabemos con precisión cómo la química temprana de la Tierra engendró la biología, sabemos que la diversidad y la complejidad que vemos en los seres vivos no son producto de la casualidad.

La evolución es una combinación de la mutación azarosa y de la selección natural. Darwin llegó a la frase "selección natural" por analogía con la "selección artificial" practicada por los criadores de ganado. En ambos casos la selección ejerce un efecto no aleatorio en el desarrollo de una especie.


5.- El ateísmo no tiene conexión con la ciencia.

A pesar de que es posible ser un científico y creer en Dios, no hay duda de que estar comprometido con el pensamiento científico tiende a erosionar, en lugar de apoyar, la fe religiosa.

Tomando la población de Estados Unidos como ejemplo, la mayoría de las encuestas muestran que cerca del 90 % de la población cree en un dios personal; sin embargo el 93 % de los miembros de la Academia Nacional de Ciencias, no. Esta evidencia sugiere que el pensamiento científico tiene poca afinidad con la fe religiosa.


6.- Los ateos son arrogantes.

Sam Harris debate con un rabino (subtitulado)
Cuando los científicos no saben algo, lo admiten. Pretender saber cosas que uno desconoce acarrea un costo muy grande en la carrera de un científico. Y sin embargo, es el elemento vital de la religión basada en la fe.

Una de las ironías monumentales del discurso religioso es la frecuencia con la que las personas de fe se alaban a sí mismos por su humildad, mientras afirman conocer hechos acerca de la cosmología, la química y la biología que ningún científico sabe.

Al reflexionar sobre la naturaleza del cosmos y nuestro lugar en él, los ateos tienden a basar sus opiniones en la ciencia. Ello no es arrogancia; es honestidad intelectual.


7.- Los ateos están cerrados a la experiencia espiritual.

No hay nada que impida a un ateo experimentar amor, éxtasis y asombro; los ateos pueden valorar esas experiencias y buscarlas con regularidad. Pero los ateos no hacen afirmaciones injustificadas (e injustificables) acerca de la naturaleza de la realidad sobre la base de esas experiencias.

No hay duda de que algunos cristianos han mejorado sus vidas leyendo la Biblia y orando a Jesús. Pero ello sólo demuestra que ciertas disciplinas de la atención y códigos de conducta pueden tener un profundo efecto sobre la mente humana. ¿Sugieren las experiencias positivas de los cristianos que Jesús es el único salvador de la humanidad? Ni siquiera remotamente, porque hindúes, budistas, musulmanes e incluso ateos tienen frecuentemente experiencias similares.

No hay, de hecho, un cristiano en la Tierra que pueda estar seguro de que Jesús tenía barba, y mucho menos que nació de una virgen o que resucitó de entre los muertos. La experiencia espiritual no puede validar esas afirmaciones.


8.- Los ateos creen que no hay nada más allá de la vida humana y del entendimiento humano.

Los ateos pueden admitir los límites de la comprensión humana más que las personas religiosas. Es obvio que no entendemos completamente el universo; pero es aún más evidente que ni la Biblia ni el Corán reflejan nuestra mejor comprensión del mismo.

No sabemos si hay vida inteligente en otros lugares del cosmos, pero si la hay, tales seres debieran haber desarrollado una comprensión de las leyes de la naturaleza muy superior a la nuestra. Los ateos pueden examinar libremente tales posibilidades. También pueden admitir que si existen extraterrestres brillantes, el contenido de la Biblia y del Corán será aún menos impresionante para ellos que para los ateos humanos.

Desde el punto de vista ateo, las religiones del mundo trivializan la verdadera belleza e inmensidad del universo.


9.- Los ateos ignoran el hecho de que la religión es muy beneficiosa para la sociedad.

Quienes enfatizan los efectos positivos de la religión parecen no darse cuenta de que tales efectos no demuestran la verdad de una doctrina religiosa. Es por eso que existen términos tales como "ilusión" y "autoengaño". La ilusión consoladora y la verdad son cosas muy diferentes.

Además, los efectos netos positivos de la religión son debatibles. En la mayoría de los casos, la religión proporciona malas razones para comportarse correctamente, a pesar de que existen buenas razones.

Después de todo, ¿qué es más moral, ayudar a los pobres para reducir su sufrimiento, o hacerlo porque el creador del universo así lo quiere, o porque nos recompensará, o porque evitaremos un castigo?


10.- El ateísmo no proporciona una base para la moralidad.

Si una persona no comprende que la crueldad está mal, no lo va a descubrir leyendo la Biblia o el Corán porque esos libros están repletos de celebraciones de crueldad humana y divina.

No encontramos la moral en la religión. Decidimos lo que es bueno en nuestros "libros sagrados" en base a las intuiciones morales que están (en algún nivel) cableadas en nosotros y que han sido refinadas por miles de años de reflexión sobre las causas y las posibilidades de la felicidad humana.

Hemos logrado un considerable progreso moral en los últimos años, pero no gracias a la relectura de la Biblia o del Corán. Ambos libros aceptan la práctica de la esclavitud, pero cada ser humano civilizado reconoce ahora que la esclavitud es una abominación. Lo que sea que esté bien en las escrituras -como la regla de oro- puede ser valorado por su sabiduría ética sin por eso creer que nos fue entregado por el creador del universo.


Basado en "10 myths and 10 Truths about Atheism", por Sam Harris

3 comentarios :

Voltaire dijo...

Excelente entrada.

Creo que el punto 2 necesita un tratamiento mas amplio, porque es complicado y porque los cristianos siempre lo exhiben como justificación de sus crímenes históricos tales como las cruzadas, la inquisición o las guerras religiosas.

Jack Astron dijo...

Bueno, algunas de las similitudes (a grandes rasgos) que veo entre nazismo, comunismo, catolicismo e islamismo son:

1) No se basan en la evidencia, o entran en contradicción con ella.

- Nazismo: los arios integran una raza superior. No es así. Descienden del mismo grupito que abandonó África y colonizó el planeta hace 60 o 70 mil años, tiempo insuficiente como para que hayan adquirido superioridad genética sobre el resto (Genographic Project).

- Comunismo: los seres humanos son iguales y deben recibir lo mismo. Para evitar la acumulación individual de riqueza, sólo el estado puede ser dueño de los medios de producción. La evidencia muestra que ese sistema fracasa, porque ahoga la creatividad y la disposición a arriesgar en el campo empresarial.

- Catolicismo e Islamismo: existe un dios creador y justiciero, al cual representan. El universo que ha revelado el método científico se parece mucho más a uno que surge y evoluciona en forma natural, que a uno creado y supervisado por un ser superior interesados en nosotros.

2) Sus líderes son vitalicios: dejan de gobernar sólo cuando se mueren, se enferman gravemente, los sacan a patadas, los matan o se suicidan.

Ejemplos: Hitler, Stalin, Pol Pot, Castro, Honecker, los 3 Kim de Corea del Norte, Mao Tse Tung, los Papas católicos y los líderes islámicos.

3) Supresión de información.

- Nazismo: quema de libros, control de la prensa, radios, cine, arte.

- Comunismo: control de la prensa, radios, cine, arte, interferencia de estaciones de radio y TV de otros países, censura de internet.

- Catolicismo: índice de libros prohibidos (Index Librorum Prohibitorum), censura de películas y documentales.

- Islamismo: censura de libros, cine, arte, internet, etc. (los detalles dependen del país).

4) Adoctrinamiento infantil.

Sirve para hacer un copy paste de la ideología en las mentes de la siguiente generación, aprovechando la etapa en la que es más vulnerable al adoctrinamiento.

- Colegios católicos: Jesús "resucitó", la "asunción" de la "Virgen", el "pecado original" de "Eva", la "transubstanciación", y otras fábulas parecidas enseñadas como si fueran verdades comprobadas.

- Madrazas: estudio obsesivo del Corán, plegarias obligadas 5 veces al día con la frente pegada al suelo, sometimiento total a Alá.

- Colegios de estados comunistas: el comunismo es el único sistema político y económico válido, alabanzas frecuentes al "comandante" (Cuba), endiosamiento del "amado líder" (Corea del Norte).

5) La gente que no forma parte del grupo, ya sea por razones ideológicas o étnicas, lo paga caro.

- Nazismo: exilio, campos de concentración, cámaras de gas, crematorios.

- Comunismo: mazmorras, instituciones "siquiátricas" para los disidentes conocidos, trabajos forzados o fosas comunes para los desconocidos.

- Catolicismo: matanzas de moros, quema de herejes, despidos laborales, rechazo a alumnos hijos de "convivientes".

- Islamismo: lapidación para las adúlteras, horca para los apóstatas, degüello para quienes dibujan al "profeta".

Saludos.

Renzo dijo...

Voltaire, que los cristianos tengan que justificarse sus crímenes y tropelías apoyándose en el "y tú más", dice bastante sobre la pobreza de sus argumentos y los sitúa justo donde deben estar, entre los sectarios, los fundamentalistas, los que no aceptan al que es distinto o no piensa como ellos y deja claro lo humano, débil y ridículo que es su supuesto Dios.

Saludos.