2013-11-15

80.- ¿Existe el alma?


Niño versus teólogos.




7 comentarios :

Atilio dijo...

Un hermoso ejemplo de como van las cosas y del optimismo que debemos tener.

Lo que es normal para muchos jóvenes, la mayoría sin dudas en países desarrollados, es lo que era osado para muchos de nosotros y un escándalo para los más ignorantes.

Crédulos! Es hora de dejar de perder el tiempo y unirse al mundo moderno y a la celebración de la existencia de niños como éste.

Felicitaciones al niño y a sus padres!

Jack Astron dijo...

Me sumo a las felicitaciones.

Al ejemplo del sujeto que cambia de personalidad se podría agregar el que presentó el neurólogo Vilayanur Ramachandran en la conferencia Beyond Belief 2006.

http://www.youtube.com/watch?v=PFJPtVRlI64

Traduzco.

Entonces, ahora vamos a la moralidad. Un grupo de pacientes al que hemos estudiado, son los pacientes con el cerebro separado, personas cuyo cuerpo calloso ha sido cortado, en esencia como si hubiesen recibido un golpe de karate en la cabeza, creando dos seres humanos en un cuerpo, en un cráneo, dos esferas de consciencia.

Ahora, muchos experimentos se han desarrollado en esta gente y me hago preguntas muy simples… hemos creado a dos personas aquí. ¿Qué hay de las personalidades? ¿Existen diferentes personalidades? ¿Qué hay de las preferencias estéticas? ¿Le gustan a uno las rubias y al otro las morenas, por ejemplo? ¿Le gusta a uno el chocolate y al otro la vainilla?

Así que intentamos estos experimentos, y lo que hicimos primero fue entrenar al hemisferio derecho para comunicarnos con él. De hecho el hemisferio derecho puede leer comandos simples, palabras simples, frases simples, y entonces le hago una pregunta y le digo apunta a una caja: SI, NO, NO SÉ, porque no puede hablar, el hemisferio derecho no puede hablar, pero puede comprender semántica sencilla, preguntas simples.

El hemisferio izquierdo puede hablar, así que puede responder SI, NO, NO SÉ.

Así que preguntamos, por ejemplo, ¿está Ud. en el Caltech? y el hemisferio derecho apuntó SÍ.

¿Está Ud. en la Luna? Dijo NO.

¿Está Ud. en California? Dijo SI.

¿Está Ud. dormido? Dijo NO.

Entonces pregunté ¿es Ud. una mujer? (el paciente era varón) y apuntó SI y luego comenzó a reírse entre dientes. Así que al menos el hemisferio derecho tiene sentido del humor [risas].

Bueno, luego hice la gran pregunta: ¿cree Ud. en Dios? y el hemisferio derecho fue directamente a SI; hice la misma pregunta al hemisferio izquierdo (SI, NO, NO SÉ) e indicó ¡NO!

Así que aquí teníamos a un ser humano que con el hemisferio derecho era un ateo y con el hemisferio izquierdo creía en Dios, y este descubrimiento debería haber enviado un tsunami hacia la comunidad teológica, pero escasamente produjo alguna perturbación, a pesar de que genera toda clase de profundas preguntas teológicas… si esta persona muere… [risas] ¿se irá un hemisferio al Cielo y el otro al infierno? No sé la respuesta a eso.

Atilio dijo...

Que grande que es Ramachandran!

Todos los lectores deberían leer todos sus libros.
Hay tanto que ya se sabe que si los crédulos habladores supiesen, se callarían la boca, aumentando la calidad de vida mundial en un instante.

Excelente, Jack!

Voltaire dijo...

Jack

Algo pasa con el texto de Ramachandran. Si el hemisferio izquierdo no cree en dios entonces ese hemisferio es ateo y a la inversa con el derecho. Eso esta modificado erróneamente al comienzo del último párrafo.

Me di cuenta porque trataba de ver "cual hemisferio era mas inteligente" :-)

Jack Astron dijo...

Voltaire, efectivamente, Ramachandran se contradice.

Yo lo traduje tal cual lo dijo, porque no sé si estuvo bien la primera o la segunda vez.

Naturalmente su error no afecta al punto.

Saludos.

Atilio dijo...

Por supuesto que es un simple error de cita del experimento.

Otro asunto muy interesante es que la separación de dos "órbitas de consciencia" indican que en el cerebro hay una gran cantidad de estructura redundante, algo que siempre ha dicho Kurzweil. Si uno puede ser consciente y tener opiniones tan abstractas y complejas como evaluar si dios existe o no, ello indica que con mucha menos masa encefálica se puede lograr lo mismo.

Por supuesto que puedo estar equivocado pero eso es lo que me hace pensar el experimento citado.

Jorge dijo...

En 5 minutos este niño le da una leccion de inteligencia y criterio a miles de teologos despistados que han desperdiciado sus vidas estudiando textos escritos por otros soñadores más despistados que ellos.

Genial.